Reconciliare | Las Edades del Hombre

Reconciliare
Reconciliare

Reconciliare

En la localidad de Cuéllar (Segovia) la XXII edición de Las Edades del Hombre. la Exposición titulada “Reconciliare”, se inagura el 24 de Abril de 2017 y su clausura será el 12 de Noviembre.

Durante la restauración de las yeserías mudéjares que adornan los enterramientos existentes en el presbiterio de la Iglesia de san Esteban, en Cuéllar, se descubrieron unas bulas en la tumba perteneciente a Isabel de Zuazo, señora importante de la época, pero sobre todo mujer piadosa y temerosa de Dios. El referido hallazgo llevó tanto a los párrocos como a las autoridades civiles de Cuéllar e, incluso, a la delegación Diocesana de Patrimonio de Segovia, a proponer el tema de la Reconciliación como elemento guía de esta edición. Aunque desde la Fundación se barajaron otros temas, finalmente optamos por la sugerencia ofrecida pero con un matiz que para nosotros es importante, poner el acento en la necesidad que el mundo tiene de reconciliación, es decir, RECONCILIARE en latín (infinitivo presente del verbo reconcilio), en castellano: RECONCILIAR. A pesar de que en el trasfondo histórico esté el hecho del hallazgo de las bulas (para después de la muerte) en la tumba de Isabel de Zuazo, quien las guardaba cerca de su corazón hasta el momento de ser descubiertas, hecho indicativo del deseo que esta mujer tenía de poner toda su vida, después de la muerte, ante Dios buscando de Él su reconciliación. Lo que definitivamente nos anima a elegir este tema es pensar que podría ser una buena consecuencia al año jubilar de la MISERICORDIA, impulsado por el papa Francisco, que se termina de cerrar, y de un modo especial queremos representar plásticamente la necesidad que nuestro mundo tiene de reconciliación. Esta nueva edición quiere ser, por tanto, una presentación con mirada positiva (la misericordia de Dios es más grande que nuestro pecado). Pero también realista (no podemos ocultar el mal, la división, el odio existentes). Se juega, pues, con esta doble realidad. Además, no queremos quedarnos en una pura visión del pasado. Por eso en el relato que se propone siempre hay una mirada al hoy de la sociedad y la persona humana, en paralelo con la historia sagrada que, mediante las obras de arte sacro que se exponen, se representa.

 

Su majestad la Reina doña Sofía en el acto de inaguración.
Fotografía: Reconciliare.es

SEDES

IGLESIA DE SAN ANDRÉS.  Preámbulo y Capítulo I.  Se sitúa extramuros de la ciudad y se tiene conocimiento de que ya estaba construida en 1277. La iglesia se decora con ladrillo y su portada principal se levantó sobre otra anterior románica.

 

Iglesia de San Andrés de Cuéllar

 

IGLESIA DE SAN MARTÍN.  Capítulos II y III.  Se encuentra junto al castillo y en la actualidad alberga el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar. Fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1931 y es una de las mejores muestras de la arquitectura de la villa.

 

Iglesia de San Martín de Cuellar.
Fotografía: Cuellar.es

 

IGLESIA DE SAN ESTEBAN.  Capítulo IV.  Situada en el centro de la ciudad, fue declarada en 1931 Monumento Artístico Nacional. En su interior se encuentra la yesería mudéjar y las tumbas en las que han aparecido las mencionadas bulas.

 

Iglesia de San Esteban de Cuéllar.
Fotografía: Cuellar.es

 

LOS CAPÍTULOS

PREÁMBULO.  “IN PRINCIPIO – PARA EMPEZAR”.

“Reconciliare”, No se trata, como podría suponerse a primera vista, de hablar de algún concilio, ni el amable personaje del cartel es un obispo. Su sonrisa serena, el gesto inclinado hacia el visitante y la mano abierta y en actitud de ofrecerse, hablan del tema de nuestra exposición. Reconciliare en latín es tanto como reconciliar, que significa “volver a las amistades o atraer y acordar los ánimos desunidos”.
Primero, nos habla de guerras, dolores y crímenes recientes entre los hombres, desde la primera guerra mundial, ahora hace cien años, hasta la guerra actual de Siria, con millones de muertos y refugiados, de miles de niños sin escuela y sin esperanza, de crímenes y de dolor, de hambrunas como la que afecta a más de veinte millones de hombres, mujeres y niños en África.
Nos muestra audiovisual que presenta el punto de partida, un mundo dividido en pedazos.

Agunas obras expuestas:

“Calvario del Cristo de la Encina”.  Extraordinario Calvario gótico de madera policromada fechado alrededor del año 1300. Es conocido como el Calvario del Cristo de la Encina pues procede de la ermita homónima, dentro del término de Cuéllar. La imagen de Cristo es de tres clavos -por tanto ya gótico- con el perizonium o paño de pureza anudado en la cadera derecha. Los brazos forman una “Y” con relación al tronco. Tanto los músculos pectorales como abdominales están marcados, aunque de forma esquemática.

Calvario de El Cristo de la Encina.
Fotografía: arteguias

“Padre Eterno”. Majestuosa escultura de Narciso Tomé, fechada en el siglo XVIII en madera tallada, dorada y plicromada. Procede del Convento de Sancti Spiritus de Toro (Zamora).

Padre Eterno.
Fotografía: domuspucelae

 

CAPÍTULO I. “HERI – ANTAÑO”.  Un Dios reconciliador de los humanos en los tiempos primordiales.

Dedicado a los primeros personajes del Génesis, con el Dios reconciliador de los tiempors primordiales como protagonista.

Parece extraño abrir un libro muy antiguo para intentar comprender el presente más actual. Pero, si este libro es la Biblia, la cosa cambia. Porque es el libro básico de Occidente, que ha generado los mejores valores de nuestra cultura, los símbolos capaces de ayudarnos a entender la vida y la muerte, dos coordenadas fundamentales del hombre de todos los tiempos.
Las relaciones entre Dios y el hombre se cuentan en una interesante clave, que es válida para ayer y para hoy:
– La vida del hombre no es lineal.
– Dios ofrece siempre a los hombres el don de la vida y la esperanza.
– Los seres humanos rechazan a Dios y apuestan por la violencia y la muerte.
– Dios aplica entonces su justicia a los hombres, dejándoles con su dolor, con la muerte.
– Pero Dios, que es lento a la ira y rico en misericordia, deja siempre una puerta abierta a la reconciliación, a la esperanza, a la nueva vida.

Agunas obras expuestas:

“Cristo del Perdón”.  Del escultor Luis Salvador Carmona (siglo XVIII). Procede del Hospital de Santa Ana en Atienza (Guadalajara). Pertenece a una serie de esculturas con el mismo título (La Granja y Paredes de Nava) que juegan un curioso juego iconográfico.
En un primer nivel el Cristo rememora el del Monte de los Olivos, con la mirada alzada, suplicante,  gesto que se refuerza con la actitud implorante de los brazos. El Cristo tiene las manos perforadas y la herida del costado ya abierta. Por tanto, Cristo ya ha sido crucificado, por lo que la imagen (históricamente) es imposible. La imagen es alegórica. Cristo muestra sus sufrimientos y los ofrece a Dios Padre como una forma de purificación de los hombres. La idea se refuerza con la bola del mundo sobre la que se apoya su rodilla y en la que está pintado el pecado original de Adán y Eva, esa mácula que la muerte de Cristo limpia.

Cristo del Perdón.
Fotografía: reconciliare

 

“Abraham dormido”.  De Juan Picardo (Siglo XVI), procedente de la Catedral de El Burgo de Osma (Soria). Talla policromada on unas dimensiones de 102x 170 x 77 centimetros, datada hacia 1550. La obra forma parte del programa iconográfico realizado para el retablo mayor que fue ejecutado por Juan de Juni, Pedro Andrés, y propio Picardo. Todo el conjunto es de claro signo inmaculista, centrándose especialmente en la calle central con la dormición, asunción y coronación de la Virgen. Este impresionante Abraham dormido se halla a los pies del retablo de la catedral burgense y destaca por la sorprendente forma de resolverlo, disponiendo el cuerpo dormido de Abraham sobre el mismo suelo del retablo y dejando su pierna resbalar, al igual que el manto.
Abraham está acompañado por Jesé, ambos representados en tamaño natural, el primero se retuerce sobre sí mismo, generando un remolino de pliegues, donde el autor muestra su dominio de la materia. El virtuosismo también se encuentra en la excelente labor de policromía y dorado.

 

Abraham dormido:
Fotografía : reconciliare

 

“San Miguel expulsa del paraíso a Adán y Eva”. Óleo sobre tabal del Maestro de Becerril (Siglo XVI). Procede de la localidad de Ventosa de la Cuesta (Valladolid). Se encuentra en el retablo de San Miguel Arcángel de la Iglesia de Santa María de la Asunción de dicha localidad.

 

San Miguel expulsa del paraíso a Adán y Eva.
Fotografía: el norte de castilla

“La muerte de Abel”.  Piedra policromada de 1524 y de autor anónimo que forma parte de la Capilla Dorada de la Catedral de Salamanca.

 

La muerte de Abel.
Fotografía: la gaceta de Salamanca

 

CAPÍTULO II.  “IN FIGURA – POR EJEMPLO”.  La historia sagrada de Israel y nuestra historia profana..

Para intentar descubrir las relaciones entre Dios y los hombres, y poner de relieve la oferta constante de reconciliación por parte de Dios, nos valemos ahora de la historia del antiguo Israel en el desierto. Lo hacemos siguiendo el modo de contar esta historia que encontramos en una salmo bíblico, un apasionante poema donde aparece de nuevo la oferta de vida por parte de Dios, el rechazo por parte del ser humano, la justicia de Dios en acto, y siempre una oferta de misericordia y reconciliación como palabra final de un Dios que quiere la vida, no la muerte del hombre pecador.
Toda la historia, contada aquí en bellas imágenes antiguas y modernas, puede condensarse en estos pocos versos del salmo 78:
Hizo portentos en la tierra de Egipto… Pero ellos se rebelaron contra el Altísimo… Entonces la ira de Dios hirvió contra ellos… Él, en cambio, sentía lástima, perdonaba la culpa y no los destruía, acordándose de que eran de carne, un aliento fugaz que torna.

Agunas obras expuestas:

“Moisés y la serpiente de bronce”. Óleo sobre cobre (Siglo XVII) de los Talleres de Frans Francken. Procede de la Catedral de Segovia.

Moisés y la serpiente de bronce.
Fotografía: reconciliare

 

“Moisés”. Talla en madrea policromada de Felipe Vigarny y Taller (Siglo XVI). Pertenece al retablo mayor de la Catedral de Palencia.

 

Moisés-
Fotografía: el norte de castilla

CAPÍTULO III.  “HODIE – HOY”.  Dios sigue ofreciendo a todos la reconciliación por medio de Jesucristo.

Demuestra como sigue plenamente vigente la reconciliación entre Dios y los hombres conseguida por la intermediación de Jesucristo.
Hasta aquí nos hemos movido en la evocación y la historia, una historia singular, que nos ha descubierto que el Dios de la Biblia es justo pero no vengativo, paciente pero no indiferente, amigo de los hombres pero no ciego ante sus fechorías, sabedor de sus pecados pero misericordioso siempre, consciente de nuestras traiciones aunque abierto en todo momento a la reconciliación.
Pero sobre todo hemos descubierto que el camino del Dios de la Biblia nos conduce hasta Jesús de Nazaret, el nuevo Adán, el liberador decisivo, el hijo de David, el hijo de María, el Hijo de Dios. En Jesús Dios hace presente su amor por los hombres:
Dios nos demostró su amor en que, siendo nosotros todavía pecadores, Cristo murió por nosotros. (Carta a los Romanos 5, 8).
Jesús mismo se ha encargado de mostrarnos como Dios está abierto a la reconciliación: perdonando a la pecadora que le enjuga los cabellos con sus lágrimas, porque tuvo mucho amor, liberando de la muerte a la mujer adúltera hipócritamente acusada por hombres, buscando a la oveja perdida, hablándonos de Dios Padre misericordioso.

Agunas obras expuestas:

“Trípco del Descendimiento”.  De Ambrosius Benson (Siglo XVI). Óleo sobre tabla procedente de la Capilla de San Andrés de la Catedral de Segovia.

Tríptico del Descendimiento.
Fotografía: Sira Gadea

 

“El Buen Pastor”. Obra de Lucas Gutiérrez y la policromía de Damián Gómez de Luaces. Talla de madera policromada  que data de 1659-1660, perteneciente a la Iglesia Parroquial de El Salvador de La Bañeza (León).

 

El Buen Pastor.
Fotografía: astorgadigital

 

“Calvario”. Óleo sobre tabal de Pedro Berruguete (Siglo XV). Procede del Museo Diocesano de Palencia.

 

Calvario.
Fotografía: el norte de castilla

 

“Cristo, homo Pietatis”. Obra de Gil de Siloé (SigloXV) en madera policromada. Procede de la Capilla de Santa Ana, de la Catedral de Burgos.

 

Cristo, homo Pietatis.
Fotografía: Burgos noticias

 

 

CAPÍTULO IV.  “SEMPER – SIEMPRE”.  El ministerio de reconciliación encomendado por Dios a la Iglesia.

En 2009, durante la restauración de las yeserías mudéjares que adornan los sepulcros del prebisterio de la Iglesia de San Esteban, emergió una colección de cuarenta y siete bulas de indulgencia, datadas entre 1484 y 1536, algunas de ellas inbcunables. Estaban en una de las tumbas, la perteneciente a doña Isabel de Zuazo, señora relevante de la época, mujer piadosa y temerosa de Dios. En cierto modo este hecho extraordinario influyó en la elección de la temática de la reconciliaciónpara la edición de Las Edades del Hombre.

En la última etapa de la visita a la exposición Reconciliare miramos a la vida de cada día, y nos preguntamos: ¿cómo experimenta y vive el cristiano de a pie la reconciliación con Dios y con los demás de manera concreta?.
Jesús quiso hacer visible, experimentable y palpable la misericordia sin límites de Dios, su perdón siempre disponible, sus brazos tendidos para el abrazo reconciliador.
Desde entonces, la Iglesia cumple el mandato de Jesús perdonando los pecados. Lo hace mediante el sacramento de la reconciliación o sacramento de la penitencia. Un signo externo, el encuentro del penitente con el sacerdote, que hace realidad el encuentro del cristiano con Cristo. Nuestra exposición muestra ahora ejemplos de penitencia y de reconciliación, así como la fe sencilla de los cristianos en el perdón de Dios mediante el ministro de la Iglesia y mediante la reparación del mal hecho. Las bulas de indulgencias aquí encontradas son un ejemplo de la fe sencilla del cristiano en la eficacia del perdón de Dios, así como del esfuerzo por reparar el daño de los pecados mediante obras de misericordia.

Agunas obras expuestas:

“San Jerónimo Penitente”. Obra de Alonso Berruguete (SigloXVI). Procede de la Iglesia de Ntra. Señora de la Soterraña de Santa María la Real de Nieva (Segovia).

San Jerónimo Penitente.
Fotografía: reconciliare

 

“Oración en el Huerto”. Óleo sobre tabla de El Greco (Finales Siglo XVI). Procedente de la iglesia parroquial de Las Pedroñeras, donde fue descubierta por Elías Tormo en 1928. Actualmente en el Museo-Tesoro de la Catedral de Cuenca (antiguo Diocesano).

 

Oración en el Huerto.
Fotografía: reconciliare

 

“Sepulcro de un caballero del Linaje de Rojas”. Obra anónima (Siglo XIV). Madera de roble y pino. Sarcófago de don Dia Sanchez de Rojas procedente de la abadía de Santa María la Real de Vileña, de Burgos. Rícamente adornado con varias escenas, entre las que figuran muchas de perdón entre Sánchez de Rojas y sus enemigos.

 

Sarcófago de don Dia Sanchez de Rojas.
Fotografía: wikipedia

 

MÚSICA

David Rivas Domínguez

La Música, acompañan las exposiciones en un equilibrio entre la narración y obras, con ese deseo callado de conmover al espectador y mimetizarlo con el entorno.
David Rivas Domínguez, plasma en música el mensaje contenido en cada uno de los capítulos. Por ello nos lleva de la inestabilidad musical del inicio, fiel reflejo de un hombre enfrentado con sus semejantes que espera la intervención de un Dios reconciliador, a un Dios desconsolado, descrito con un tema muy lírico y lleno de tristeza, que poco a poco irá tornándose en esperanza y luminosidad. Lo que dará pie, siguiendo la narración del discurso, a melodías más solemnes, triunfantes, intercaladas con temas basados en elementos más folclóricos, que nos acercarán a la historia del pueblo de Israel, para finalizar con un potente tema in crescendo que describe el triunfo de Dios y del hombre en la Reconciliación.

En este video se puede escuchar un fragmento que corresponde al inicio de la obra:

INFORMACIÓN Y HORARIO

Horarios:

Los lunes permanecerá cerrada, salvo el 1 de mayo, 14 de agosto y 6 de noviembre de 2017.

Iglesia de San Andrés
Martes a viernes:
de 10 a 14 h. y de 16 a 20 h.
Sábados, domingos y festivos:
de 10 a 20 h.
La admisión terminará 30 minutos antes del cierre.

Iglesia de San Martín
Martes a viernes:
de 10.15 a 14.15 h. y de 16.15 a 20.15 h.
Sábados, domingos y festivos:
de 10.15 a 20.15 h.
La admisión terminará 30 minutos antes del cierre.

Iglesia de San Esteban
Martes a viernes:
de 10.30 a 14.30 h. y de 16.30 a 20.30 h.
Sábados, domingos y festivos:
de 10.30 a 20.30 h.
La admisión terminará 20 minutos antes del cierre.

Fuente de información: renconciliare.es

RECONCILIARE en latín (infinitivo presente del verbo reconcilio), en castellano, RECONCILIAR.
Esta edición número 22 de Las Edades del Hombre reúne, bajo el título de ‘Reconciliare’, 96 piezas artísticas (sobre todo pintura y escultura) que muestran la riqueza patrimonial de la Iglesia en Castilla y León, con la premisa de una actualización del concepto del perdón y de la reconciliación, una vez clausurado el año de la Misericordia.
A pesar de que en el trasfondo histórico esté el hecho del hallazgo de las bulas (para después de la muerte) en la tumba de Isabel de Zuazo, quien las guardaba cerca de su corazón hasta el momento de ser descubiertas, hecho indicativo del deseo que esta mujer tenía de poner toda su vida, después de la muerte, ante Dios buscando de Él su reconciliación. Lo que definitivamente nos anima a elegir este tema es pensar que podría ser una buena consecuencia al año jubilar de la MISERICORDIA, impulsado por el Papa Francisco, que se termina de cerrar, y de un modo especial queremos representar plásticamente la necesidad que nuestro mundo tiene de reconciliación.
Esta nueva edición quiere ser, por tanto, una presentación de una doble realidad: con por una lado, la mirada positiva (la misericordia de Dios es más grande que nuestro pecado), pero también la realista (no podemos ocultar el mal, la división, el odio existentes).
Además, no queremos quedarnos en una pura visión del pasado. Por eso en el relato que se propone siempre hay una mirada al hoy de la sociedad y la persona humana, en paralelo con la historia sagrada que se representa mediante las obras de arte sacro que se exponen.

Cristo de la Agonía.
Fotografía: Rumbao

Anunciación.
Fotografía: reconciliare

Bula de difuntos.
Fotografía: reconciliare

El Buen Pastor.
Fotografía: reconciliare

Virgen de la Esperanza (Juan de Juni).
Fotografía: reconciliare

Post Nubia Phoebus.
Fotografía: reconciliare

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies