Experiencias

ExperienciasLeyendo, leyendo, uno lee cosas asombrosas y en ocasiones me cuesta encontrarles sentido, vamos que el porque alguien hace algo determinado se convierte en mi misterio de sus intenciones.

Un señor reportero, embutido en un traje especialmente diseñado, tiene la extrañísima intención de dejarse comer por una anaconda, y por supuesto grabarlo todo ¡ole! Ya hay que tener ganas…, pero ¿porque? Los motivos comerciales de quien patrocina/promueve el invento son claros, habrá bofetadas por ver el programa, pero ¿y los el del reportero? Concluyo que simplemente  es “experencial” “palabro” de cosecha propia que simplemente quiere decir: es prioritario vivir esa experiencia; otra explicación no encuentro.

Por mucho que lo intento, no logro adivinar la satisfacción de ser devorado por semejante animalillo, no atisbo la fantástica experiencia que eso supone, ni entiendo que beneficios reporta para nadie, salvo para el promotor, no creo que naturista alguno vea esto como un hito en el estudio de estos reptiles, fríamente, se han unido el hambre con las ganas de comer, uno se forrara y el otro pasara a otra experiencia incalificable, y nosotros a cotillear, que para estamos.

Gente “experiencial” existe, sin ir mas lejos conozco una persona que tenía un deseo, pienso que ni se permitía reconocer, de vivir la experiencia de problemas matrimoniales serios, y a lo tonto a lo tonto, consiguió cargarse su matrimonio; y quien no tiene un amigo, conocido o similar que su deseo mas persistente es viajar a tal o cual sitio, vamos que es el viaje de su vida, y tras la resaca del regreso afirma sin pudor ni rubor que si, que era algo que tenia  ganas de hacer pero de ningún modo era el viaje de su vida, viaje de su vida es el que esta por realizarse, y ese anhelo lo mantiene en un sin vivir.

Las personas “experenciales” son un arma de doble filo, por un lado son fantásticas, llenas de ideas e ilusiones, son imaginativas, alternativas, optimistas y contagiosas (que miedo las encuestas recientes, cuanto “experencial” anda suelto), pero por otro son personas permanentemente insatisfechas, nunca encuentran aquello que realmente les llene, cuando consiguen algo, ese algo empequeñece hasta difuminarse y se marcan un nuevo sueño, que realmente creen es la meta de toda su vida, su felicidad, es mas, incluso su vida, depende de esa nueva experiencia, son una dicótoma entre la mas pura inocencia y la mas absoluta de las insatisfacciones.

Puestos a divagar, que hoy estoy especialmente proclive a ello, mi sueño “experencial” podría ser convertirme temporalmente en vampiro, pero un vampiro de los clásicos, no estos modernos que van al cole, mas que nada para verificar que efectivamente estos seres no toleran los espaguetis, siendo este desde mi punto de vista el mayor handicap para la conversión vampírica, la vida sin espaguetis es otra cosa, aunque quizás siendo vampiro esa cosa no sea tan terrible.

Bueno, bueno, pensándolo mejor, tal me incline por los hombre lobos, tengo necesidad urgente de cambio de vestuario, ya se sabe, la esclavitud de la moda, y dado los destrozos de la transformación, esa necesidad estaría plenamente justificada, …y la finalidad? Ya esta, ver si es posible ser domesticado, perdería un poco de misterio el tema, y habría bofetadas por domesticar hombres lobos, pero reconozcan ustedes que ser hombre lobo domesticado y macho alfa, para saltarse la domesticación cuando le plazca a uno debe ser una pasada, encontrar un amo suicida también tiene lo suyo, pero ¿para que estamos los “experiales”?

Señores productores si ustedes ponen los medios, yo me apunto a protagonista, eso si, vamos a medias que la vida esta muy achuchada, y mientras ustedes publicitan el evento, yo les espero por aquí, vagueando y divagando.

divagancia-texto