Aniceto Marinas García

Actualizado el viernes, 31 julio, 2020

Aniceto Marinas García

Aniceto Marinas García

Aniceto Marinas García

Aniceto Marinas García escultor español, nacido en Segovia el 17 de abril de 1866 y muerto en Madrid el 23 de septiembre de 1953. Fue uno de los más representativos escultores europeos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Sus obras adornan las calles de las principales ciudades de España.

Nació en él la inclinación por las bellas artes de muy joven, cuando era miembro del coro de la catedral y también tocaba el violín. Con estas dos ocupaciones infantiles aportaba unos pequeños ingresos a la economía familiar. Realizaba numerosas figurillas en cera que llamaron la atención de Fernando Tárrago, encargado de las obras de restauración del Alcázar. Gracias a las gestiones de Tárrago, Marinas se trasladó en 1885 a Madrid pensionado por la Diputación de Segovia para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Tres años después de su llegada a Madrid obtuvo una Segunda Medalla en la Exposición Nacional, premio que recibió por una estatua de San Sebastián. Poco después marchó a Roma para completar sus estudios gracias a una pensión estatal.

Las obras que realizó Aniceto Marinas García en Italia fueron premiadas en toda Europa. Desde la capital italiana envió el grupo escultórico El 2 de Mayo de 1808, que tras ser modificado se colocó frente al hospital de la Princesa de Madrid. En 1890 obtuvo la Primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, por su grupo escultórico titulado Descanso del Modelo. Con esta misma obra obtuvo ese mismo año una medalla de oro en la Exposición de Múnich. Poco después de su regreso a España realizó por encargo del obispo de Salamanca, Fray Tomás de la Cámara, los relieves El milagro del pozo amarillo y la Pacificación de los bandos, que fueron situados en la iglesia de San Juan de Sahagún. Una de sus obras obtuvo en 1893 la única Medalla de Oro de la exposición Internacional de Chicago. Posteriormente en 1897 realizó el monumento dedicado a José Moreno Nieto ubicado en la plaza de Minayo de Badajoz.

En las calles de Madrid se encuentran numerosas esculturas realizadas por Aniceto Marinas: la estatua al héroe de Cascorro, Eloy Gonzalo, la estatua de Velázquez, ubicada frente a una de las puertas del Museo del Prado y por la que obtuvo la Primera Medalla de la exposición Nacional de 1899, y el conjunto escultórico titulado La Libertad en el monumento a Alfonso XII en el Retiro. Obtuvo por oposición en 1903 la plaza de catedrático de Composición Decorativa en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Madrid. El 15 de noviembre de ese mismo año gracias a sus méritos artísticos fue nombrado académico de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, cuando tan sólo contaba con treinta y siete años. En su discurso de ingreso en la Academia proclamó su renuncia a los movimientos renovadores de la escultura, a los que llamó laberintos de aberraciones.
Escultor español, nacido en Segovia el 17 de abril de 1866 y muerto en Madrid el 23 de septiembre de 1953. Fue uno de los más representativos escultores europeos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Sus obras adornan las calles de las principales ciudades de España.

Nació en él la inclinación por las bellas artes de muy joven, cuando era miembro del coro de la catedral y también tocaba el violín. Con estas dos ocupaciones infantiles aportaba unos pequeños ingresos a la economía familiar. Realizaba numerosas figurillas en cera que llamaron la atención de Fernando Tárrago, encargado de las obras de restauración del Alcázar. Gracias a las gestiones de Tárrago, Marinas se trasladó en 1885 a Madrid pensionado por la Diputación de Segovia para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Tres años después de su llegada a Madrid obtuvo una Segunda Medalla en la Exposición Nacional, premio que recibió por una estatua de San Sebastián. Poco después marchó a Roma para completar sus estudios gracias a una pensión estatal.

Las obras que realizó en Italia fueron premiadas en toda Europa. Desde la capital italiana envió el grupo escultórico El 2 de Mayo de 1808, que tras ser modificado se colocó frente al hospital de la Princesa de Madrid. En 1890 obtuvo la Primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, por su grupo escultórico titulado Descanso del Modelo. Con esta misma obra obtuvo ese mismo año una medalla de oro en la Exposición de Múnich. Poco después de su regreso a España realizó por encargo del obispo de Salamanca, Fray Tomás de la Cámara, los relieves El milagro del pozo amarillo y la Pacificación de los bandos, que fueron situados en la iglesia de San Juan de Sahagún. Una de sus obras obtuvo en 1893 la única Medalla de Oro de la exposición Internacional de Chicago. Posteriormente en 1897 realizó el monumento dedicado a José Moreno Nieto ubicado en la plaza de Minayo de Badajoz.

En las calles de Madrid se encuentran numerosas esculturas realizadas por Aniceto Marinas: la estatua al héroe de Cascorro, Eloy Gonzalo, la estatua de Velázquez, ubicada frente a una de las puertas del Museo del Prado y por la que obtuvo la Primera Medalla de la exposición Nacional de 1899, y el conjunto escultórico titulado La Libertad en el monumento a Alfonso XII en el Retiro. Obtuvo por oposición en 1903 la plaza de catedrático de Composición Decorativa en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Madrid. El 15 de noviembre de ese mismo año gracias a sus méritos artísticos fue nombrado académico de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, cuando tan sólo contaba con treinta y siete años. En su discurso de ingreso en la Academia proclamó su renuncia a los movimientos renovadores de la escultura, a los que llamó laberintos de aberraciones.

 Estilo artístico

Su obra contaba con obras realistas de gran calidad técnica y al margen tanto del academicismo en el que se formó, como de las corrientes renovadoras que dominaban la obra de numerosos escultores coetáneos a él. Desarrolló su estatuaria dentro de un personal realismo naturalista, donde lo más importante era la mera copia del natural, lo que logró con una gran destreza. Sus mejores obras fueron aquellas que presentaban un carácter intimista, en las que la simpatía del tema hacía olvidar el prolijo detallismo de la pieza. Las obras de la última fase de su vida mostraban un estilo un tanto desfasado. Aunque fue muy reconocido por los escultores y los críticos se su época, su estilo se vio perjudicado por la orientación realista y el abuso del elemento anecdótico.

Aniceto Marinas García

Fuente de información: wwww.mcnbiografias.com

Imagineria Religiosa

Monumento a Fray Enrique Flórez de Setién, 1906, (Villadiego, Burgos)

Monumento a Fray Tomás Cámara, 1910, (Salamanca)

Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, 1919, (Cerro de los Ángeles, Getafe, Madrid)

Aniceto Marinas García
Sagrado Corazón del Cerro de los Ángeles de Getafe

Fotografía: Honorio honylar4

La Soledad al pie de la Cruz, 1930, (Segovia).  Está realizada en madera de cedro policromada y sus dimensiones son 400x 200 x 100 cm. El peso originario de esa imagen con andas ronda los 1500 kg.

En esta escultura encontramos el intento máximo del rigor histórico: La Virgen aparece representada alrededor de los cincuenta años, que es la edad supuesta que debía tener en el momento de la Pasión, en un momento que le podríamos enmarcar después de la Piedad o después de enterrado, que, como cuentan diversos historiadores, volvió a los Pies de la Cruz en la que murió Jesús apoyándose en la misma.

Movimiento: La Virgen de la Soledad se encuentra en un estado devocional, imperturbable, como poseída de su dominio; cuya quietud sobrecoge de manera sobrenatural; aunque si nos paramos a la altura de la rodilla, nos da la impresión de que va a empezar a caminar. Otro detalle de este movimiento en potencia son  los brazos extendidos en un gesto que parece que van a alcanzar algo próximo.

El vestido: Respecto a su ajuar nos asombra no encontrarnos con una vestimenta sin lutos ni ricos estofados. Esto esta lógicamente pensado; la Virgen no tenía preparada una túnica de luto el día del Santo Martirio. Por ello, el escultor se documentó con rigor e hizo traer de Tierra Santa una túnica como las que vestían las mujeres de Palestina, vestimenta no había cambiado sustancialmente desde la época de la Pasión. El rico bordado en la parte alta, es un apoyo de este rigor histórico que, consigue crear un gran contraste con la tela fúnebre del manto. Aunque es cierto que lo que más le interesa al escultor es la figura humana, por ello, utiliza la técnica de paños mojados, que hace que el vestido se acople a las formas de la figura. La tela es fina y ligera, expresión de levedad, formando pliegues lineales, estilizados.

El otro gran vehículo de la expresión son las manos. Cuando vemos una escultura envuelta en paños, buscamos ávidamente las manos. Los brazos los muestra extendidos a la par con su cuerpo en actitud de desfallecimiento y cansancio físico.

Aniceto Marinas García
La Soledad al pie de la Cruz

Fotografía: M. Vizcaya

Cristo en Su última Palabra, 1947, (Segovia). La Imagen del Santo Cristo en su Última Palabra de dimensiones 330×160 cm data del año 1947 procedente de la Exposición de Arte Moderno de Madrid y está realizada en madera de cedro policromada.

Su rostro es agonizante, para lo que el autor estudió el rostro de muchos moribundos. En el destaca su patetismo; la boca entreabierta expresa un estado de angustia; al igual que los ojos vueltos hacia arriba que tienen una gran expresividad. Además tiene la cabeza inclinada y la mirada alta apoyando este patetismo. El tórax es perfecto, para lo que sirvió de modelo su sobrino.

Las manos también nos brindan una importante lección anatómica. Cuando una fuerza incide en el centro de la palma de la mano, esta tiende a contraerse inclinando los dedos en dirección hacia dicha fuerza.

Aniceto Marinas García
Cristo en Su última Palabra

Fotografía: M. Vizcaya

Stmo. Cristo de Gracia, 1948, (Las Navas del Marqués, Ávila).  Hermosa talla del escultor Aniceto Marinas, en evocación de otra del siglo XVI y que fue quemada durante la Guerra Civil. Como evocación de esta antigua imagen, el escultor Aniceto Marinas realizó e hizo donación en 1948 de la artística imagen que en la actualidad desfila en las fiestas patronales.

Aniceto Marinas García
Cristo de Gracia

La Piedad (Madrid). El Bellísimo conjunto escultórico refleja La Piedad de Nuestra Madre La Virgen Maria con su hijo Jesucristo en los brazos, después del desprendimiento de La Cruz. Se venera en la madrileña Iglesia del Corazón de Maria.

Aniceto Marinas García
La Piedad

Don Aniceto Marinas, siendo niño de coro de la Catedral de Segovia, modelaba figuras en cera, que llegó a ver el escultor Don Fernando Tárrago que trabajaba en la restauración del Alcázar, y poco después fue pensionado por la Diputación de Segovia para estudiar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Después tuvo la segunda Medalla en la Exposición Nacional de Madrid por unaescultura de San Sebastián. Poco después paso a Roma pensionado por el Estado. En 1980 tuvo una primera Medalla y después otra condecoración en la exposición de Munich.

Marinas era un gran patriota y tal vez, como nadie, supo plasmar las figuras de nuestros héroes Nacionales. Marinas era sumamente fervoroso y, como los viejos imagineros castellanos cada Viernes Santo venía a Segovia y acompañaba con sumo fervor la procesión de los Pasos, que el mismo habia regalado con sumo cariño a su querida Parroquia de San Millán.

Esculturas religiosas se han hecho, pero pocas tan sentidas y tan amadas como el Cristo es Su última Palbara y la Soledad al pie de la Cruz, que son gala de la Iglesia de San Millán y que lucen su dolor en las tardes de jueves y Viernes Santo por las calles de Segovia.

Aniceto Marinas tenía cuatro años menos que Mariano Benlluire, ambos son la mas viva representación de laescultura naturalista reciente. Marinas decía: «No puede admitirse en el arte el afán de extranjerizarnos».

Aniceto Marinas García

Aniceto Marinas García

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies