Antonio León Ortega

Actualizado el viernes, 31 julio, 2020

Antonio León Ortega

Antonio León Ortega

Antonio León Ortega

Hace ya mas de 100 años del nacimiento de Antonio León Ortega, el escultor imaginéro con más trascendencia de la provincia de Huelva. Hoy, después de un siglo, la figura de León Ortega es muy respetada y admirada en la provincia de Huelva, sobre todo en la capital y en su pueblo natal, por las grandes obras que realizó para estas ciudades.

Antonio León Ortega nació en la ciudad de Ayamonte, provincia de Huelva, el 7 de diciembre de 1907, aunque fué inscrito el 11 de diciembre.

Desde muy temprano, a los doce años, mostró una fuerte inquietud y facultades por y para la escultura, realizando sus primeras obras de forma autodidacta.

Se formó en Madrid entre los años 1926 y 1934. Cursó los estudios de Escultura y de Profesorado de Dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Tuvo como maestros entre otros a Mariano Benlliure, José Capuz, Manuel Benedito y Juan Adsuara, con quien trabajó durante una etapa y realizando escultura civil. En estos años estudió además la imaginería castellana en Valladolid.

Trabajó en Huelva desde el año 1938 en su taller de la calle San Cristóbal, que compartió con el pintor Pedro Gómez. En 1964 se trasladó a un nuevo taller en la calle Aviador García Morato, (ahora Medico Luís Buendía), hasta el año 1985 en el que una enfermedad le retiró.

Antonio León Ortega

Antonio León Ortega – Ángel Oración en el Huerto de Huelva

En 50 años de duro trabajo realizó casi quinientas obras, en diversos formatos y materiales, desde la madera hasta el bronce pasando por el mármol y el barro. Realizó una gran parte de las imágenes de la Semana Santa de Huelva y Ayamonte y de muchos pueblos de las provincias de Huelva y Badajoz y tiene otras obras religiosas y civiles en Sevilla, Madrid, Salamanca, Cádiz, Cáceres, Pontevedra, Iberoamérica, Bélgica, Estados Unidos, etc., así como muchas otras pertenecientes a coleccionistas privados de España y America.

En su época madrileña realizó una escultura modernista. León Ortega realizó una de las escultoras más serias, rigurosas y personales del siglo XX español, y creó un estilo propio inconfundible. Consiguió sus mejores obras en los grupos escultóricos, —el Descendimiento de Huelva es su obra cumbre— y en los Crucificados, —el Cristo de la Sangre de los Estudiantes es de una finura y belleza excepcional—.Destacan en su producción además el Cristo del Perdón, el Angel de la Oración, el Yacente, el Cristo de la Victoria, Jesús de la Borriquita, el Jesús de las Tres Caídas, la Virgen de las Angustias, el Cristo de la Concepción y el Cristo de la Fé en Huelva, el Pasión, los Yacentes de San Francisco y de las Angustias, el Cautivo y el Cristo de las Aguas en Ayamonte y los Nazarenos de Moguer y de Beas.

Cómo escultor se dedicó fundamentalmente a la imaginería religiosa. Sus primeras obras religiosas son barrocas, pero luego desarrolló un estilo personalísimo. Fue un virtuoso del modelado y de la escultura y creó esculturas de gran belleza y riqueza plástica.
Falleció en su casa de Huelva el 9 de enero del año 1991 y fue velado en la Escuela de Arte León Ortega.

Fundación León Ortega

Obra Eclesiástica – Década de 1.940

Cristo de la Vera-Cruz

Cristo de la Vera-Cruz

Ntro. Padre Jesús de la Pasón

Ntro. Padre Jesús de la Pasón

Jesús de la Humildad

Jesús de la Humildad

1.941. Hermandad de la Soledad (Ayamonte)

1.942. Hermandad Excombatientes (Ayamonte)

1.942. Hermandad de la Victoria (Huelva)

Ángel

Ángel

Cristo Yacente

Cristo Yacente

Ntra. Señora de la Paz

Ntra. Señora de la Paz

1.943. Hermandad de la Vera-Cruz (Huelva)

1.943. Hermandad de las Angustias (Huelva)

1.943. Hermandad de los Mutilados (Huelva)

Nuestra Señora en su Soledad

Nuestra Señora en su Soledad

Jesús de las Penas en sus Tres Caídas

Jesús de las Penas en sus Tres Caídas

Stmo. Cristo de la Victoria

Stmo. Cristo de la Victoria

1.944. Hermandad del Silencio (Huelva)

1.945. Hermandad de las Tres Caídas (Huelva)

1.945. Hermandad de los Mutilados (Huelva)

Cristo del Amor

Cristo del Amor

Ntra. Sra. de los Ángeles

Ntra. Sra. de los Ángeles

Entrada Triunfal de Jesús

Entrada Triunfal de Jesús

1.949. Hermandad de la Cena (Huelva)

1.949. Hermandad de la Borriquita (Huelva)

1.947. Hermandad de la Borriquita (Huelva)

Maria Stma. del Amor

Maria Stma. del Amor

1.949. Hermandad de las Tres Caídas (Huelva)

Obra Eclesiástica – Década de 1.950

Cristo de la Sangre

Cristo de la Sangre

Maria Stma. en la Resignación de sus Dolores

Maria Stma. en la Resignación de sus Dolores

Cristo de la Aguas

Cristo de la Aguas

1.950. Hermandad de los Estudiantes (Huelva)

1.952. Hermandad del Descendimiento (Huelva)

1.942. Hermandad de la Lanzada (Ayamonte)

Maria Stma. del Rosario

Maria Stma. del Rosario

Virgen del Valle

Virgen del Valle

Virgen de las Angustias

Virgen de las Angustias

1.954. Hermandad de la Cena (Huelva)

1.956. Hermandad de los Estudiantes (Huelva)

1.958. Hermandad de las Angustias (Huelva)

Obra Eclesiástica – Décadas de 1.960 a 1.980

Ntra. Señora del Rosario

Ntra. Señora del Rosario

Jesús Cautivo

Jesús Cautivo

Ntro. Padre Jesús del Calvario

Ntro. Padre Jesús del Calvario

1.972. Hermandad de Jesús Cautivo (Ayamonte)

1.973. Hermandad de Jesús Cautivo (Ayamonte)

1.973. Hermandad del Calvario (Huelva)

Santísimo Cristo de la Fé

Santísimo Cristo de la Fé

Ntro. Padre Jesús Cautivo

Ntro. Padre Jesús Cautivo

1.975. Hermandad de la Fé (Huelva)

1.985. Hermandad del Cautivo (Huelva)

Obra Cumbre

Fotografía: La Rebujina

Sagrado Descendimiento de Ntro. Señor Jesucristo, Ntra. Señora del Calvario, San Juan Evangelista y Maria Stma. en la Resignación de sus Dolores (1.952 – 1.953)

Este imponente simulacro, labrado por Antonio León Ortega entre 1952 y 1953, representa a Cristo muerto, en el momento de ser descendido del madero por los Santos Varones. Se halla realizado en talla completa, empleando madera de ciprés policromada en su ejecución, y está siendo intervenido en los últimos años por las restauradoras onubenses Ana Beltrán Ruiz y Verónica García Piedad.

Antonio León Ortega

Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo

La hechura de Jesús, la mejor del conjunto escultórico junto con la de Santa María Magdalena, muestra los rasgos propios de las tallas cristíferas del autor en su etapa de plenitud. Es un Cristo muy musculado para el ayamontino, sin que ello suponga una renuncia a su habitual esbeltez en la anatomía. El sudario es un escueto lienzo que cubre con varias vueltas la desnudez del Varón.
La cabeza de Cristo, desplomada hacia el lado izquierdo, muestra un semblante abatido y enjuto, con los ojos semicerrados y los labios suavemente entreabiertos. Cabello y barba, de escaso bigote, se hallan modelados a dos aguas y organizados en espesas y lacias guedejas. Los brazos, fibrosos y esbeltos, están colgados de la sábana que los sostiene, con las manos semicerradas. Las piernas, flexionadas, conservan la rigidez de la postura del madero; actualmente del tipo cilíndrico y arbóreo, tallado por el imaginéro onubense Sergio Sánchez (2001). La cruz original del grupo, muy sobria y oscura, era de sección rectangular y cepillada.

Los Santos Varones, ayudados por San Juan Evangelista, descienden el cuerpo de Jesús. Nicodemo, subido a una escalera, desclava sus brazos; mientras José de Arimatea, junto al Discípulo Amado, recibe el cadáver. A los pies de la cruz se sitúan la Virgen del Calvario -que reemplazó a la inicial Dolorosa de la Resignación (1952), imagen de candelero que pasó a figurar en paso de palio- y Santa María Magdalena, ésta última postrada de hinojos y sosteniendo entre sus manos el lienzo con el que amortajarán al Maestro. El conjunto diseñado por León Ortega incluía la imagen de otra de las Santas Mujeres, que finalmente quedó sin realizar.

La Virgen del Calvario aparece cubierta con toca marfileña, túnica jacinto y manto en tonos azules, enriquecida su policromía con motivos dorados. Presenta unas carnaciones claras, con la mirada perdida hacia el cielo, clásico perfil, agudo mentón y labios anhelantes, dejando ver la dentadura tallada. La imagen, que mide 170 cm de altura, no lleva lágrimas. Los músculos del cuello aparecen contraídos por elevar la cabeza y dirigir la mirada hacia el Hijo, contemplando apenada la escena. Las manos aparecen extendidas y los brazos muy abiertos, en disposición de recoger el cadáver. La composición, al igual que el resto del conjunto, remite a la sobriedad propia de los modelos castellanos, incluyendo también detalles propios del Levante.

El encargo del Descendimiento de Ayamonte al escultor murciano José Planes Peñalver, dio al traste con los deseos de León Ortega de realizar un grupo de talla entera sobre dicha iconografía para su localidad natal, de ahí que, pese a la petición de que fueran imágenes de vestir, el imaginero finalmente esculpiera y policromara los ropajes en el soporte lígneo de las figuras; a excepción de la Virgen de la Resignación, que, como hemos apuntado anteriormente, procesionó bajo palio poco después pese a ser concebida para desfilar en el misterio.

A modo de curiosidad señalar que, hasta 1936, la Cofradía del Santo Entierro de Huelva celebraba la Ceremonia del Descendimiento con el antiguo titular, del que subsiste la cabeza y era de brazos articulados.

 

Textos: Sergio Cabaco y Jesús Abades

Para mas información detallada: Fundación León Ortega

SEO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies