Caballeros del Santo Sepulcro (Toledo)

Actualizado el viernes, 26 junio, 2020

Caballeros del Santo Sepulcro

Caballeros del Santo Sepulcro

Caballeros del Santo Sepulcro

Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro

Fundación: 1.928
Pasos: Uno
Día de Salida Viernes Santo
Hábito: Manto cerrado de color blanco marfil, con la Cruz de Jerusalén en rojo, sobre el hombro izquierdo, y pendiente del cuello unos cordones rojos. Guantes blancos y se cubren con birreta romana blanca con borla roja. Al cuello, como venera, la Cruz de Jerusalén en esmalte de gules con cinta roja.
Sede Canónica Iglesia Mozárabe de las Santas Justa y Rufina de Toledo
Caballeros del Santo Sepulcro

Redes Sociales

Museo CofradeMuseo CofradeMuseo Cofrade

Caballeros del Santo Sepulcro
Santo Sepulcro

Fotografía: I love Toledo

Anónimo (Escuela Toledana del s.XVIII)

Caballeros del Santo Sepulcro
Caballeros del Santo Sepulcro

Fotografía: Corpus de Toledo

Caballeros del Santo Sepulcro
Caballeros del Santo Sepulcro

Fotografía: AlcantarillaTV

Breve Reseña

Se crea el Capitulo de Caballeros del Santo Sepulcro, en 1928. Los impulsores de la idea un grupo de toledanos ilustres, conscientes de la necesidad de dar más relevancia tanto en la forma como en el fondo, a nuestra Semana Santa. En la forma para prestigiar una serie de actos religiosos como la procesión del Viernes Santo que poco a poco (como expresaba en aquellos años el párroco de Santa Justa y Rufina, D. Ángel María Acebedo) habían ido perdiendo empuje. Pero sobre todo en el fondo, pues era necesario dar testimonio público de las creencias religiosas de los miembros de la sociedad toledana que se acababan de investir, así como el de rendir culto a la Sagrada Pasión de Cristo..

La primera investidura se celebra el Jueves Santo, día 5 de abril de aquel año. En el palacio arzobispal estando el acto oficiado por el cardenal Segura, ingresan y constituyen el Capitulo, 52 señores, a los que habría que añadir otros tantos que por circunstancias diversas no pudieron asistir. La Guardia de honor del Cardenal, o como en palabras del propio cardenal Segura, su ESTADO MAYOR, iniciaba su andadura.

Cuentan las crónicas que el día 6 de abril de 1928, Viernes Santo, apareció lloviendo, como lo había venido haciendo días atrás, lluvia intensa y sin visos de desaparecer. No obstante la ciudad de Toledo esperaba que todo se desarrollara según lo previsto y estaba deseosa de conocer este nuevo Capitulo. A la hora prevista, como se había decidido, los Caballeros se dirigieron al palacio arzobispal para acompañar a monseñor Segura hasta la iglesia de Santa Justa para presidir la procesión.

A pesar del cansancio del Cardenal y de la lluvia, se dirigieron a la iglesia. Llevaba el guión el más joven de los ingresados, el médico D. Vicente Arroba con apenas 22 años. La noticia de esta salida a pesar del tiempo, se extendió por Toledo y gracias a Dios, justo a la hora prevista del comienzo, dejó de llover. Las calles se «inundaron»de gente que se agolpaban para ver pasar por primera vez a este grupo de personas comprometidas con la fe cristiana y a las que los intelectuales intentaban seguir.

Se han comentado mucho las características que deben cumplirse para ingresar en esta Capitulo, y cierto es que como rezaban los primeros estatutos, y así sigue manteniendo, deben poseer Títulos del Reino, Títulos académicos superiores, Títulos militares o tener probado prestigio social. Sin embargo habría que resaltar algo por encima de todo: el compromiso cristiano, un compromiso que lleve a sus miembros a dar ejemplo de comportamiento, procurando ser hombres de bien. La ayuda económica hacia los más desfavorecidos, así como la de otro tipo, estarán siempre presentes en el desarrollo de su vida capitular.

Recientemente se han producido dos acontecimientos importantes en la vida de este Capítulo, como han sido la celebración del 75 aniversario en el año 2003 y la visita a Tierra Santa en 2008. Este último supone la culminación de un sueño alimentado durante años y quedara marcado en su historia como la de aquel 5 de abril de 1928.

La imagen es un «Cristo Yaciente en el sepulcro», talla de madera policromada, de autor anónimo de la escuela toledana del siglo XVII, esta colocado en una urna, va sobre una carroza de caoba americana y bajo relieves en bronce a la cera perdida, flanqueada por las tallas de los cuatro evangelistas en las esquinas. La imagen del Cristo va iluminada por pequeños focos situados en el interior de la urna.

Con este Capítulo desfilan las 27 armaduras que dan guardia a la imagen del Santo Sepulcro, que son propiedad de la Cofradía de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

Los Caballeros llevan manto cerrado de color blanco marfil, con la Cruz de Jerusalén en rojo, sobre el hombro izquierdo, y pendiente del cuello unos cordones rojos. Guantes blancos y se cubren con birreta romana blanca con borla roja.

Al cuello, como venera, la Cruz de Jerusalén en esmalte de gules con cinta roja.

Tienen su sede canónica en la Iglesia Mozárabe de las Santas Justa y Rufina. La sede capitular está en el convento de Santa Isabel de los Reyes y la sede de honor en la capilla del Palacio Arzobispal.

Fuente: Junta de Cofradías y Hermandades de Toledo

SEO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies