Cofradía del Santo Sepulcro (Logroño)

del Santo Sepulcro

Cofradía del Santo Sepulcro

Cofradía del Santo Sepulcro
Fundación 1.959
Cofradía del Santo Sepulcro

Cristo Yacente
Fotografía: Facebook de la Cofradía

Donado por Gabriel de Unsain en 1.694

Santo Sepulcro
Fotografía: Facebook de la Cofradía

Pasos Uno
Día de Salida Viernes Santo
Hábito Túnica blanca con cíngulo de cuero negro, capirote negro tipo verdugo con corona árabe en blanco y amarillo. Capa negra.
Sede Canónica Concatedral de Santa María de la Redonda

Cofradía del Santo Sepulcro
Fotografía: Resti (color)

 Santo Sepulcro

Breve reseña

El año de 1.694, año de su donación, el Santo Sepulcro fue sacado en procesión por los alrededores del templo Colegial en la tarde-noche del Viernes Santo, entre la admiración y el fervor, tanto de los habitantes de aquel pequeño Logroño de la época como de los visitantes de la ciudad, algo que ininterrumpidamente, salvo casos excepcionales de fuerza mayor como la lluvia, se ha venido manteniendo hasta la actualidad. Los devotos que tuvieron el privilegio de pasear en hombros el paso con la imagen de Cristo muerto constituyen el germen, la raíz y el nacimiento de lo que hoy conocemos como “Cofradía del Santo Sepulcro”.

Realizada la donación, ese año de 1.694, el corregidor, D. Juan Manzano Sagarraga y Gamboa, asistido de las dignidades eclesiásticas, organizó aquella procesión con representaciones de todos los estamentos católicos, desde los gremios de los artesanos y todas las Cofradías, hasta los coros de querubines de los “niños de la doctrina” que los dirigía el capellán del Ayuntamiento, Don Diego de León, estrenando vestidos nuevos.

Y fue de rico colorido e impresionante majestad el paso de tal procesión, entrada ya la noche por entre las casas solariegas de la calle Mayor, abriendo fila la Cofradía de San Urbano, seguidos de los Trinitarios con algunos cautivos redimidos que arrastraban cadenas; después venían los Vergaras, que poseían capilla dedicada a Nuestra Señora de la Antigua en la Imperial Iglesia de Palacio.

Escoltaban la urna mortuoria arcabuceros y lanceros del castillo de Logroño mandados por el alcalde D. Francisco Cabeza de Vaca Quiñones y Guzmán. Seguían todas las autoridades, nobleza, personalidades del tiempo, no solo de Logroño, sino también de Navarra, entre nubes de incienso y mirra, bosques de hachones y cirios, coros de todas entonaciones, timbales a caja destemplada, señalando el paso sobre alfombras de lirios, hierba buena, espliego e hinojos que perfumaban el ambiente, dejando así aquella primera solemnísima procesión de Viernes Santo de 1.694 imborrable recuerdo en los anales de la ciudad.

Entre finales del siglo XIX y principios del XX la Semana Santa logroñesa sufre una crisis tanto de valores como de participantes en la misma, por lo que en 1.939, tras la Guerra Civil, se comenzó a palpar en Logroño un hondo deseo de llegar a poseer una organización que diese el rigor y la seriedad necesaria a los desfiles procesionales de la ciudad. Se funda en 1.940 la Hermandad de la Pasión y el Santo Entierro, a la que por su puesto se incorporó el grupo de devotos del Santo Sepulcro.

Durante tres siglos, todos los Viernes Santos, ha salido en procesión el Santo Sepulcro, y normalmente se repetían durante años las personas que lo sacaban en procesión. En sus inicios eran ocho los portadores (1941-1949), posteriormente pasaron a ser dieciséis (1950-1955) y en la actualidad es portado por cuarenta y ocho cofrades (1956-2015). Las primeras andas se fabricaron en los talleres de Martínez Ruanes, siendo modificadas en los mismos talleres en 1950. Estas andas, pasaron a ser utilizadas para portar el paso de la Oración en el Huerto. En 1956 se fabricaron en los talleres Bacaicoa las andas que tenemos en la actualidad, que se restauraron en el año 2003.

A la vista de que “desde antiguo” eran las mismas personas las que llevaban y acompañaban el paso del Santo Sepulcro, se decide formar una Cofradía en el año 1.959, en ese momento sin estatutos y vinculada a la Hermandad de la Pasión y el Santo Entierro y a la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. La Cofradía continua vistiendo desde 1.959 el hábito propio de la Hermandad, pero en el año 1.970 se decide a estrenar hábito propio.

Dando cumplimiento al Decreto del Obispado de la Diócesis riojana de 1.981, la Cofradía redacta sus primeros Estatutos, que son aprobados por la Diócesis con fecha 14 de febrero de 1.983 y siendo reformados los mismos en el año 2001 para adaptarlos al Estatuto Marco de Hermandades y Cofradías de La Rioja. A partir de esa fecha cesa en sus funciones de Mayordomo D. Rafael Rodríguez Ascacibar y se está a la espera de nombramiento de nuevo Hermano Mayor.

En el año 1994 con motivo del III Centenario de la donación del Santo Sepulcro a la Concatedral de La Redonda, la cofradía realiza gran cantidad de actos.

Llegados ya al año 2002 se reforman por completo las andas del paso debido al mal estado general de las mismas, procediendo a su desmontaje, limpieza, ensamblaje y barnizado. Con posterioridad en el año 2005 entre los meses de abril y septiembre se procede en el Taller Diocesano de Restauración y Conservación de Bienes Culturales de Santo Domingo de la Calzada a la restauración de la imagen del Cristo del Sepulcro. Los más de 300 años de la imagen pesaban en la misma y aconsejaron una profunda restauración de la misma y a continuación se realiza la restauración de la urna sepulcral.

Es en el año 2008 es cuando la Cofradía crea una bolsa de caridad y colabora económicamente en la construcción de una escuela en la zona árabe de Jerusalén y entrega una aportación a Cáritas, respectivamente.

Fuente del texto: Hermandad de Cofradías de la Pasión de la Ciudad de Logroño

del Santo Sepulcro

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies