Cofradía de Nuestra Señora de la Encina (Ponferrada)

Nuestra Señora de la Encina

Nuestra Señora de la Encina

Cofradía de los Esclavos de Nuestra Señora de la Encina | Patrona de Ponferrada y de la Comarca de El Bierzo

Ponferrada (León)
Nuestra Señora de la Encina

Foto: Raúl C.

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngOrígenes:  Según la tradición, la Virgen de la Encina la trajo Santo Toribio, cuando era arcediano, desde Jerusalén a Astorga en el año 442.
Estuvo en la capital de la Diócesis hasta las invasiones sarracenas, cuando en el siglo VIII por miedo a que cayera en manos de los infieles la ocultaron en una encina del bosque berciano, donde permanecería varios siglos hasta que, a finales del siglo XII, unos hombres que estaban cortando madera para la construcción de la fortaleza templaria de Ponferrada la encontraron al talar uno de los árboles.

Foto: A. González

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngImagen:  La Imagen actual no es la que la tradición nos dice que trajo Santo Toribio de Jerusalén, pues, data del primer tercio del s. XVl.

La talla realizada en madera plateada, mide 88 centímetros, representa a la Virgen poco después del parto, con facciones casi de niña, su mirada es suave, tierna y pura; el Niño está en su regazo, como en los primeros meses rollizo, con la mirada suave, sin que mire a la Madre ni ésta al Niño.

Foto: M.A.C.

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngSede:  Basílica de la Virgen de la Encina  de Ponferrada.

La antigua Iglesia medieval de Santa María, erigida a finales del siglo XII, disponía de cinco altares, cuyos titulares eran Santa María (el mayor), San Pedro, Santa Catalina, Santo Domingo y Santiago. Tenía un campanario de cuatro campanas. Toda la Iglesia fue muy criticada, alegando que era pequeña, mal edificada, indecente… Por esto, en 1567, el provisor del Obispado de Astorga permitió a la villa la construcción de una nueva Iglesia. Poco después, mandó su edificación.
Las obras comenzaron en 1573, pero no se terminaría hasta finales del siglo XVII, porque las obras se tuvieron que paralizar por varios motivos, como cuando a finales del XIV y principios del XV la peste asoló el interior de la Península Ibérica. Por esto, también se cambiarán sus trazas y condiciones.
Se puede acceder a su interior por dos entradas: una, la principal, en el segundo tramo del lienzo septentrional (en la nave del Evangelio), y la otra, en la base de la torre, que únicamente abre sus puertas en la celebración de importantes conmemoraciones litúrgicas y festivas. Pese a haberse realizado los siglos XVI y XVII, y a causa de los problemas que ocasionaron la modificación de sus planos primitivos, presenta un interior poco luminoso, que quita prestancia a la elegancia tanto de la nave como de su capilla Mayor. Su concepción espacial responde al concepto tradicional español, vigente en esos momentos y generalizado a partir del concilio de Trento, y que se caracteriza por mostrar espacios interiores simples, unitarios y con una marcada dirección longitudinal.

Presenta una planta de cruz latina y un interior formado por una sola nave, con capillas laterales entre contrafuertes (excepto entre los de segundo tramo del lado del Evangelio que es donde se abre la portada principal) y en la que se distinguen tres partes: la capilla Mayor, poligonal y que se articula al exterior mediante estribos oblicuos, a la que se le adosan el camarín en su testero y dos sacristías a ambos lados de la cabecera; el transepto, cuyos brazos apenas se marcan en planta; y el cuerpo de la nave, dividido en tres tramos iguales: en el primero, a los pies, se abre la portada occidental, con su “Puerta de la Gracia”, un vestíbulo con dos hornacinas a ambos lados, la escalera de acceso al coro y al campanario, y el baptisterio; y en los dos siguientes, la nave propiamente dicha, en la que se aprovecha el espacio que hay entre los contrafuertes para capillas.

La entrada principal se practica a través de una portada que, como si de un retablo se tratase, levanta su cuerpo y ático adosados al muro septentrional. Consta de un arco de medio punto flanqueado por semicolumnas pareadas dóricas sobre las que se sienta el entablamiento. Este está formado por un sencillo arquitrabe y un friso en el que alternan los triglifos con las rosetas de las metopas y sobre el que descansa un frontón semicircular que se rompe en su centro para coger una hornacina rectangular (con un frontón triangular quebrado) en la que se encuentra la imagen de la Virgen de la Encina. Ambos frontones, el del cuerpo y el del ático, se rematan con dados, troncos de pirámides y esferas.
Las primitivas trazas las había realizado Pedro Alvarez de la Torre, en la segunda década del Seiscientos, aunque Juan Bautista de Velasco y Ligar las modificaría posteriormente. Responde al prototipo de portada clasicista barroca. Clasicista por las columnas pareadas dóricas, los pedestales, el arco de medio punto, la hoja de acanto en la clave, y barroca por los frontones partidos, los dados con bolas y las pilastras rehundidas del ático.

La torre se empezó a construir siguiendo los planos y las condiciones de Pedro Álvarez de la Torre, realizados en 1612. El chapitel de la torre fue destruido por un rayo en 1733, teniéndose que reparar la parte superior de ésta, que fue realizada en estilo barroco, en contraste con la parte inferior, en estilo renacentista.

Foto: Aaperezmiquel

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngPatronazgo:  1908.

Previa a su Coronación, la Virgen de la Encina de Ponferrada, es nombrada Patrona de toda la comarca del Bierzo.

Foto: I. de la mata

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngCoronación Canónica:  8 de Septiembre de 1908.
Presidió la Ceremonia el arzobispo de Valladolid, como delegado de su Santidad y participaron miles de Bercianos. Se celebró la Misa al aire libre en el “Campo de la Cruz”, ya que el templo parroquial era pequeño para albergar a tanta gente, que asistió a la ceremonia.

Foto: hoylibro

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFestividad y Procesión:  8 de Septiembre.

Previamente a la procesión se realiza la ofrenda a la Patrona del Bierzo. La procesión comienza a la salida del Santuiario en la Plaza de la Encina, con celebración de la Eucaristía en la Plaza del Ayuntamiento. El regreso a la Basílica se realiza por la calle del Reloj.

Foto: Víctor Alón

Foto: Víctor Alón

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngAcompañamiento Musical:  Grupos folclóricos Regionales y Banda de Música Ciudad de Ponferrada.

Foto: Quinito

Foto: Quinito

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngReseña Histórica:

  • Según la tradición, la imagen actual de la Virgen de la Encina la trajo Santo Toribio, cuando era arcediano, desde Jerusalén a Astorga en el año 442. Estuvo en la capital de la diócesis hasta las invasiones sarracenas, cuando en el siglo VIII por miedo a que cayera en manos de los infieles la ocultaron en una encina del bosque berciano, donde permanecería varios siglos hasta que, a finales del siglo XII, unos hombres que estaban cortando madera para la construcción de la fortaleza templaria de Ponferrada la encontraron al talar uno de los árboles. Y allí, en el mismo lugar, le construyeron un templo que pusieron bajo su devoción, convirtiéndose desde entonces en la patrona de la villa.
  • La jerarquización será posterior, en el siglo XX, cuando un santuario pase a representar la devoción de todo una provincia o de una comarca, como es el caso del Bierzo, donde se nombra en el año 1908, a la Virgen de la Encina de Ponferrada, patrona de toda la comarca.
  • A principios del siglo XX fuese la devoción más popular de la comarca berciana. Y de este modo, en una ceremonia religiosa de gran fervor popular celebrada el 8 de Septiembre de 1908 en la que participaron miles de bercianos fue Coronada la Virgen de la Encina como patrona de todo El Bierzo y el arzobispo de Valladolid, como delegado de su Santidad, procedió a su coronación con estas palabras: “Lo mismo que nuestras manos te ponen la corona en la tierra, merezcamos ser coronados con gloria y honor por Cristo en los cielos…”
  • La Imagen de la Virgen de la Encina peregrinó en 1958, con motivo del 50 Aniversario de su Coronación, por todos los pueblos y ciudades del Bierzo.
  • En 2008 llegaron las celebraciones del Centenario de la Coronación y de nuevo la Imagen de la Virgen de la Encina salió por los Centros de Atención Pastoral de todo el Bierzo y los grandes Santuarios Marianos de toda la Diócesis de Astorga en León Zamora y Orense.

Fuente de información:  Basílica de la Encina de Ponferrada.

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFormaría parte de su Patrimonio Musical, el “Himno de la Coronación”, compuesto en 1908 para dicha Solemnidad por Augusto González Menes y con letra de Adelino Pérez Nieto.

Salve ¡Oh Reina del Paraíso!…
Salve, ¡Oh Madre del mismo Dios!.
Como patrona de todo El Bierzo
te coronamos, te coronamos.
¡Salve y loor!

Nuestra Señora de la Encina

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido