Cofradía de la Coronación de Espinas (Zaragoza)

Coronación de Espinas Zaragoza

Coronación de Espinas Zaragoza

Cofradía de la Coronación de Espinas

Fundación1.951
Coronación de Espinas Zaragoza

Coronación de Espinas
Fotografía: La Cofradía

Francisco de Borja (1903)

Cristo Coronado de Espinas
Fotografía: Montaje de imagen de la Cofradía

Pedro Fuertes (s.XVIII)

PasosDos
Día de Salida
  • Domingo de Ramos
  • Jueves Santo
  • Viernes Santo
HábitoTúnica de color marrón con bocamangas, botonadura, cíngulo y capirote morados. Guantes negros

Paso de Misterio
Fotografía: Turol Jones

Peana portada a hombros
Fotografía: La Cofradía

Sede CanónicaIglesia Parroquial de S.Felipe y Santiago el Menor

Cofradía de la Coronación de Espinas
Fotografía: Oscar Puigdevall

Coronación de Espinas

Breve Reseña

La Cofradía nació de la ilusión de unos zaragozanos que tradicionalmente acompañaban al paso de la Coronación de Espinas, de la M.I.A. y R. Hermandad de la Preciosísima Sangre de N. Sr. Jesucristo y Madre de Dios de Misericordia. Todos ellos erán miembros de las obras sociales de la Sociedad Protectora de Jóvenes Obreros y Comerciantes, con sede en el Palacio de Fuenclara de nuestra ciudad.

Tras la procesión del Santo Entierro del año 1.950, la idea empezó a cuajar creándose una comisión encargada de realizar las gestiones necesarias para la formación de una Cofradía propia de la Semana Santa.

El 14 de Enero de 1.951, en una reunión a la que se convocó a los miembros del Círculo Católico de Obreros de Nª Sra. del Pilar y de la Asociación de Antiguos Alumnos de las Escuelas del Ave María, se firmó el Acta Fundacional por la que se constituía la Cofradía de la Coronación de Espinas de Zaragoza. Los primeros Estatutos fueron refrendados por el Ilmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo Don Rigoberto Domenech el día 28 de Febrero del mismo año.

Nombrada la primera Junta de Gobierno, presidida por Don Andrés Egido Balaguer como Hermano Mayor, comenzaron los trámites referentes a la cesión del paso, permisos, confección de hábitos, etc. La elección de los colores del hábito no fue ocasional. El marrón carmelita, que expresaría claramente la naturaleza modesta del origen de nuestra cofradía, se debió a la tela de este color que cedieron muy económica dos hermanos comerciantes, y el morado por su carácter litúrgico que simboliza luto y penitencia.

Fuente del Texto: Web de la Cofradía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies