Cofradía del Cristo del Calvario (Baeza)

Cristo del Calvario

Cofradía del Cristo del Calvario

Ilustre y Venerable Cofradía del Santísimo Cristo del Calvario y Nuestra Señora de la Amargura
Fundación 1.927
Cristo del Calvario

Stmo. Cristo del Calvario
Fotografía: Facebook de la Cofradía

Juan Luis Vassallo Parodi (1962)

Ntra. Señora de la Amargura
Fotografía: s/d

Juan Antonio Sánchez Sáez (1990)

Pasos Dos
Día de Salida Jueves Santo
Hábito



Túnica blanca con bocamangas negras y verdugo del mismo color. Escapulario negro y capirote . Cíngulo en lana de color blanco. Guantes negros

Paso de Misterio
Fotografía: Antonio J. García

Paso de Palio
Fotografía: Antonio J. García

Sede Canónica Iglesia de la Santa Cruz

Cofradía del Cristo del Calvario
Fotografía: Parroquia del Salvador (color)

 El Calvario

Breve reseña

En el año 1540 tiene lugar la fundación de la primera Cofradía de la Pasión baezana en una de las capillas del antiguo convento de San Francisco, dentro de la misma Orden Franciscana. Esta Cofradía de la Vera+Cruz sería por lo tanto el inicio de la andadura de la Cofradía del Calvario.

La Imagen del Cristo de las Gracias, el crucificado de la Cofradía, pertenecía a la escuela granadina del siglo XVI, próximo a las doctrinas del Imaginero Pedro de Mena, de gran valor artístico. Se completaba con los ladrones San Dimas y Gestas, que sufrieron varios cambios a lo largo de la historia por no ser del gusto de los devotos.

En los primeros compases del siglo XX la Cofradía inicial empieza un proceso de desambiguación que daría lugar a la homónima de la Vera+Cruz con culto al Nuestro Padre Jesús Nazareno, que mantendría la fecha fundacional, y la nueva Cofradía de La Lanzada en torno al Crucificado del siglo XVI de la Hermandad Franciscana. Quedando por tanto la fecha fundacional datada en el año 1916. Ambas Cofradías ostentan de igual modo el mismo tratamiento, Venerable e Ilustre.

La causa de ese alejamiento hay que hallarla en la situación precaria, en general, en que se encontraba dicha institución penitencial a principios de la pasada centuria hasta el punto de que prácticamente no se celebró ningún cabildo durante los primeros 16 años del siglo XX. Fue, pues, el creciente distanciamiento motor de la separación definitiva de ambas escuadras, la del nazareno y la del crucifijo. El 7 de marzo de 1916 tuvo lugar un cabildo general de la Vera Cruz, con el fin de remodelar y reestructurar la situación de la hermandad, acordándose, para su remedio, el nombramiento de dos mayordomos dentro de una sola institución: don Alfonso Lucena Mota, de la Vera Cruz, y don Segundo Jurado Cejudo, de la Lanzada. Se contaría, asimismo, con doble junta directiva.

Tal anómala situación duraría hasta 1924, cuando ambos señores citados elaboraron una memoria “explicativa de su ejercicio”, durante los años en que “ha estado a cargo su gestión”. Presentaron los dos su dimisión con el deseo de dejar entrar en la cofradía nueva savia. La junta convocada al efecto reunificó las dos secciones, nombrando un único mayordomo: don Cándido Jurado Cejudo y en el puesto de vicemayordomo, Alfonso Lucena Mota. No se alcanzó ninguna solución con esa decisión, y sí incluso en 1926, ataques directos a la memoria que en su tiempo presentaron ambos señores. Se eligió en esta junta de 1926 un mayordomo para la Vera Cruz (el citado señor Lucena), finalizando así una situación vacilante, oscura e indeterminada, que se había iniciado diez años antes y, aunque durante aquellas fechas los documentos fueron firmados por ambos cargos en 1927, en la Vera Cruz sólo aparece la firma del señor Lucena.

En las cuentas de la memoria de 1925 aún aparece una partida de 275 pesetas “por arreglo del trono del Calvario. No obstante lo dicho arriba, en el programa de la Semana Santa de 1924, quizás basándose en lo decidido en el cabildo de ese año, ya aparece La Lanzada [o el Calvario] como cofradía “eregida en la Parroquia de Santa Cruz”, si bien en la referencia a la procesión de la madrugada del Viernes Santo se dice “a las 5 de la mañana: Iglesia de Santa Cruz, oficios solemnes y acto seguido la procesión del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, el Calvario, la Santa Cruz, san Juan Evangelista y Nuestra Señora de los Dolores”, con un itinerario algo diferente al actual: Cuesta de San Felipe Neri, calle del Sacramento, Barreras, San Pablo, Rojo, San Andrés, San Francisco, Plaza de Alfonso XII y calle Compañía. En ese año el Calvario figura en la procesión que acompaña a “la Urna del Santo Sepulcro” o procesión general.

El origen de esta cofradía habría que establecerlo, pues, entre los años 1916 y 1924 pero que se haría definitivo en 1925 aunque desconocemos si en aquellos años fueron aprobados unos estatutos u ordenanzas. Distintos abatares, un incendio en la Santa Cruz en 1926 y la Guerra Civil Española (1936-1939) acabaron con las imágenes y sus enseres y desapareció la cofradía.

Reorganización de la cofradía

La familia Jurado reorganiza la cofradía el 31 de marzo de 1961, en la iglesia de Santa Cruz, apoyada en el gremio de la construcción, no en vano se conocía a la Cofradía por “la de los albañiles” y su Hermana Mayor Honorífica es precisamente la Escuela Taller de Rehabilitación del Patrimonio Histórico y Artístico de Baeza.

Cándido Jurado Cejudo, Agustín Jurado Martos y Agustín Jurado de la Poza, este último amigo de la infancia del escultor, encargan en Madrid el nuevo grupo del Calvario al gadinano Juan Luis Vassallo Parodi, quien lo realizó para 1962, logrando una de sus mejores obras en la imagen del Cristo , excelentísima obra contemporánea, ese que te habla bajo su mirada, en la cruz entre los dos ladrones San Dimas y Gestas y que refleja en concepción moderna las mejores líneas de la imaginería del barroco. En este conjunto consiguió, probablemente su mejor obra. El Cristo fue restaurado en 2009 en los talleres de Teresa López Obregón de Baeza.

No es hasta 1990 cuando Nuestra Madre se incorpora al culto de la hermandad. Nuestra Señora de la Amargura, de mirada totalmente desoladora y cara de tremendo dolor, es obra del baezano Juan Antonio Sánchez Sáez. El 1 de Febrero de 1989, fueron aprobados los nuevos estatutos de la Cofradía por la Diocesis de Jaén.
Procesionaría la Cofradía en la madrugá del Viernes Santo hasta el año 1989. Desde el año 1990, con la incorporación del paso de Palio de Nuestra Señora de la Amargura al cortejo procesional, lo ha hecho en las primeras horas del Viernes Santo hasta que procesiona en la tarde-noche del Jueves Santo desde principios de la década pasada.

En el año 1996 el paso del Santísimo Cristo del Calvario fue cargado al estilo tradicional baezano por los más jóvenes de la Cofradía, por diferentes motivos no se logró asentar esta cuadrilla por lo que desde aquel entonces desfila a ruedas como lo hacía Nuestra Señora de la Amargura hasta el año 2014, cuando un grupo de jóvenes de la Cofradía llevó sobre sus hombros a la Virgen por primera vez, situación que se prolonga hasta el momento.

Acompaña a la procesión una banda de tambores de dicha cofradía abriendo el desfile, la banda de tambores y cornetas del Stmo. Cristo de la Expiración de Baeza acompaña al Cristo y la Agrupación Musical Silverio Campos de Sabiote acompaña a Nuestra Señora de la Amargura.

Fuente del texto: Cofradía del Cristo del Calvario de Baeza (Sección: Historia)

Cristo del Calvario

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies