Feligresía de San Andrés (Segovia)

Actualizado el viernes, 31 agosto, 2018

Feligresía de San Andrés

se_escudo_caminosepulcro

Feligresía de San Andrés “Camino del Sepulcro”

NOMBRE: Feligresía de la Parroquia de San Andrés
AÑO DE FUNDACIÓN: 1979
IMAGEN O GRUPO TITULAR: Cristo Yacente y Santo Cristo de la Paciencia
AUTOR DE LA IMAGEN O GRUPO: Gregorio Fernández y Anónimo del siglo XVII respectivamente
AÑO DE REALIZACIÓN: A partir de 1614
COLORES DE LA COFRADÍA: Túnica negra mate, de hechura sencilla. Se ciñe a la cintura mediante un cordón o cíngulo de algodón blanco. El primer año fue ceñida por una banda blanca mate, pasándose en los posteriores al cíngulo. El capuchón va sin armar. El motivo de ello fue dar mayor austeridad, si cabe, a la Santa Imagen de cristo y por la primitiva idea de transportarla en andas, para no entorpecer su visibilidad. Es del mismo material que la túnica. Lleva bordado a mano, en hilo blanco, el escudo o emblema parroquial, es decir, una cruz en aspas coronada, en la parte delantera a la altura de la pechera. Se completa el traje de capuchón con los tradicionales guantes blancos. Todos los trajes que acompañan al Santo Cristo son iguales, sin distinción alguna. De resaltar algo de él, la sencillez y austeridad.

PRESIDENTE: Wenceslao Huertas Barios
DÍAS QUE PROCESIONA: Jueves (Vía Crucis y procesión con el Santo cristo de la Pacencia por el casco histórico) y Viernes Santo (Procesión de los Pasos).
ACOMPAÑAMIENTO: Banda “El Cirineo”.

HISTORIA

Feligresía de San AndrésLa Feligresía de San Andrés da sus primeros pasos en la Semana Santa en el año 1979, a instancias del canónigo de la Catedral Don Fernando Resines. Dicho clérigo recorrió las parroquias de Segovia a finales de los 70 para tratar de reimpulsar la celebración de la Semana Santa (que se vio sumida en una de sus peores crisis en esta época). Tuvo relativamente poco éxito en sus empeños, ya que solamente logró que en aquel año un grupo de 39 feligreses de la parroquia de San Andrés acompañasen en procesión al magnífico Cristo Yacente de la Catedral, que anteriormente había sido alumbrado por Acción Católica.

Desde un principio se decidió no erigirse como una cofradía penitencial, dado que el barrio de San Andrés siempre fue muy activo y lleno de asociaciones, además se contaba con el problema de que se quería tener su sede canónica en la parroquia y, sin embargo, el Cristo se encuentra en la Catedral. A día de hoy, tiene una perfecta identidad dentro de la Semana Santa segoviana hasta tal punto que, por ella, la Junta de cofradías modificó su nombre al de Junta de cofradías, hermandades y feligresías de Semana Santa de Segovia.

En cuanto a la organización, por dichas peculiaridades, pueden participar en el desfile procesional todos aquellos feligreses de la parroquia que lo deseen. Sin embargo, existe un listado “oficial” de aquellos participantes habituales que colaboran económicamente con la Feligresía. El gobierno lo detenta la llamada Junta de Semana Santa de la Parroquia de San Andrés de Segovia, formada por presidente, secretario, tesorero y cuatro vocales. Todos ellos, como ya se dijo, presididos por el párroco y la junta parroquial.

La Feligresía sale en procesión en los desfiles oficiales de la Junta de Cofradías (Domingo de Ramos y Domingo de Resurrección), enviando una pequeña representación. Pero sus días propios de procesión son el Jueves y el Viernes Santo.

Imagen Adrian Escobar

Imagen Adrian Escobar

El Viernes Santo de 1979 la Feligresía de San Andrés se incorporó a la Procesión General o Procesión de los Pasos, ocupando el tramo correspondiente al Camino del Sepulcro, junto con el resto de las cofradías de la ciudad. Finalizada la Procesión General el paso es trasladado solemnemente de nuevo a la Catedral, y en el transcurso de ese traslado, durante los primeros años se rezaba el Vía Crucis. Esta práctica fue trasladada a mediados de los 80 al Jueves Santo, dando lugar a la segunda de las salidas procesionales de la Feligresía.

Durante esos Jueves Santos, la Feligresía acompañaba al Cristo Yacente por las calles del barrio. Pero a principios de los 90, la Catedral denegó a la Feligresía el permiso para trasladar la imagen a la iglesia parroquial (permiso que sólo se ha concedido con motivo de los 20 y 30 años de existencia de la institución, además de en el año 2003 cuando el Cristo Yacente estuvo durante la Semana Santa en la Iglesia de San Andrés debido a las distintas remodelaciones que se estaban llevando a cabo en la S.I. Catedral con motivo de la futura celebración unos meses más tarde de la exposición “Las Edades del Hombre: El Árbol de la vida”).

A partir de ese momento comenzó a realizarse este Vía Crucis Procesional acompañando a la imagen del Santo Cristo de la Paciencia, que es portado a hombros por las calles del barrio, en una procesión que se prolonga hasta la madrugada. En el año 2007, la Feligresía de San Andrés adquiere un trono para portar en andas al Santo Cristo de la Paciencia, realizando desde entonces el tradicional Via Crucis por las calles del Barrio y, posteriormente la procesión con el citado Cristo hasta la Iglesia de San Andrés. Desde el año 2012, al término del Via Crucis, se realiza el canto del miserere en la Iglesia de San Esteban. El retorno a las andas realizado por San Andrés supuso un gran punto de inflexión para la Semana Santa Segoviana, ya que desde entonces han sido muchas las cofradías que han sustituido las ruedas por las citadas andas, costal o banzos.

sg_yacente_02En el año 2011, el Cristo Yacente fue seleccionado junto a otras 14 imágenes de la geografía española para escenificar la XIV estación: “Jesús es sepultado” del Vía Crucis presidido por S.S. el Papa Benedicto XVI con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, celebrado en Madrid el día 19 de Agosto. En el acto participó una amplia representación de la Feligresía junto a otros miembros de cofradías segovianas que, tras acabar el Vía Crucis, acompañó en procesión al Cristo Yacente por las principales calles de Madrid, con tambores destemplados y el crepitar de antorchas, hasta el edificio de la Comunidad de Madrid, sito en la Plaza del Sol, que fue el lugar de custodia del Cristo Yacente durante su breve estancia en la capital.

En ese mismo año 2011 la Feligresía de San Andrés recibe una llamada de la Cofradia de la Esclavitud del Santo Cristo del Mercado para colaborar en la procesión extraordinaria llevada a cabo en conmemoración del 600 aniversario de la predicación de San Vicente Ferrer.

Para esta ocasión, la Feligresía de San Andrés cedió su trono a la cofradía y varios componentes de la cuadrilla de portadores del Cristo de la Paciencia participaron en dicha procesión, iniciándose así una relación de gran amistad entre las dos cofradías.

Debido al fruto de la buena relación de amistad con la Cofradía del Cristo del Mercado, en el año 2014 ambos colaboran en la procesión del Domingo de Resurrección, llevando en andas a la imagen de Cristo Resucitado.

LAS IMÁGENES

CRISTO YACENTE

Feligresía de San AndrésEl Cristo Yacente de la Catedral de Segovia es una obra de Gregorio Fernández, maestro insigne afincado en la ciudad de Valladolid, que realiza entre los años 1631 y 1636. Fue donada a la Catedral de Segovia por el obispo Don Melchor Moscoso de Sandoval según consta en acta capitular de 8 de marzo de 1631.
Los Cristos Yacentes dentro de la obra de Gregorio Fernández son quizá lo más destacado y lo que más caló en la religiosidad del pueblo. Cierto es que el tema había tenido ya abundantes muestras desde la Edad Media y en el siglo XVI se realizaron algunas tallas por imagineros tan famosos como Juan de Juni o Gaspar Becerra.
Gregorio Fernández gusta de colocar los Yacentes en el banco del retablo, para que así se pueda articular todo él en torno a la imagen. Esto ocurre en el caso de Segovia, donde el Yacente, dentro de una urna dorada, ocupa la parte baja del retablo obra de Juan de Lobera correspondiente al tercer cuarto del siglo XVII, encima de la imagen hay dos lienzos que representan el
Descendimiento y el Calvario.
El Yacente de Segovia es posterior al famoso Cristo de El Pardo, y presenta las características de los Yacentes de Fernández, quien al realizar estas piezas sigue el modelo del primero, con pequeñas variantes en todas sus copias. Al ser esta una obra tardía, está perfeccionada aún más, hasta realizar unaimagen absolutamente espléndida, todo un ejemplo de su buen hacer. Cristo colocado sobre un sudario de abundantes pliegues triangulares, apoya su cabeza sobre una almohada blanca adornada con bellos motivos bordados. La cabeza vuelta hacia el lado izquierdo parece mirar al espectador, ojos entreabiertos y también su boca, en la que se aprecian los dientes. Profunda expresión de muerte. Unos finos goterones de sangre producidos por la corona de espinas se deslizan por su frente, también aparece una ceja traspasada por una espina. La barba tallada bipartita y su cabello de mechones rizados se extienden sobre la almohada, donde el pintor ha añadido otros mechones aún más finos.
En cuanto al modelado del cuerpo, Gregorio Fernández realiza un cuerpo agotado. Pequeños hilos de sangre se juntan con los producidos por las grandes heridas, destacando entre todas ellas la lanzada, una profunda llaga de la que brotan sangre y agua. La pieza es un bello estudio anatómico del cuerpo desnudo, pues el paño de pureza cae púdicamente para cubrirle, pero está abierto dejando ver la totalidad de la pierna izquierda. Este paño es de color azul y está compuesto a base de pliegues muy profundos. Los músculos del cuerpo de Cristo parecen estar aún en tensión, ésto junto con la profunda expresión del rostro, hace que parezca que Cristo aún vive. Los brazos extendidos sobre el sudario y sus manos heridas están llagados por los clavos.
Detalles como los añadidos de uñas dan un mayor realismo. Su pierna derecha recta, mientras que la izquierda se flexiona ligeramente para mostrar mejor sus rodillas llenas de heridas sangrantes producidas seguramente por las caídas en su camino hacia el Calvario. También de sus pies salen regueros de sangre.
La policromía del cuerpo está hecha con una encarnación mate muy fina, salvo los dedos de manos y pies que se presentan amoratados. El pintor parece que se recrea en la sangre, dando lugar a tonalidades claras y oscuras, zonas en las que parece aún caliente y otras en las que ya ha coagulado. Esto unido a la utilización de pequeños fragmentos de otros materiales dota a las figuras de un gran realismo.
En definitiva, estamos ante una pieza en la que todos los elementos se aúnan para ayudar y mover a los fieles a la piedad, que es al fin y al cabo lo que la Parroquia de San Andrés trata de hacer al sacarla en procesión por las calles de Segovia cada Viernes Santo y mediante los turnos de vela guardados por los feligreses ante la imagen los días de Jueves y Viernes Santo.
En los últimos años el Cristo Yacente ha estado presente en dos ediciones de las “Edades del Hombre”: en el año 2003 en Segovia en la exposición “El Árbol de la vida” y en el año 2013 en
Arévalo como parte de “Credo”. En 2011 fue una de las imágenes seleccionadas para representar las estaciones del Via Crucis que presidiría su Santidad el Papa Benedicto XVII con ocasión de las
Jornadas Mundiales de la Juventud.
Estos hechos demuestran la gran calidad artística del Cristo Yacente.

CRISTO DE LA PACIENCIA
Imagen Adrian Escobar

Imagen Adrian Escobar

Pocos son los datos documentales que han aparecido en los archivos de nuestra parroquia haciendo referencia a esta talla, aunque no se descarta que en un futuro puedan encontrarse más. Lo único que sabemos con certeza es que durante el siglo XVII estaba colocado en la Capilla de San Gregorio (curiosamente la del lado contrario del lugar que hoy ocupa en la iglesia) y que gozaba de una gran devoción entre los feligreses.
Todas las demás consideraciones que se hagan sobre la imagen han de basarse en el análisis artístico para, por medio de este, poder fijar una cronología. Así, se puede afirmar que nos encontramos con un modelo realizado en la primera mitad del siglo XVI que fue repolicromado y colocado en otra cruz en épocas posteriores.

Cristo está clavado en la cruz por medio de tres clavos, con los brazos formando una letra uve poco pronunciada, los pies en rotación interna y la pierna derecha ligeramente adelantada respecto de la izquierda para adaptarse a la postura de la crucifixión. Presenta una anatomía bastante bien realizada, típica de este siglo XVI en el que las corrientes renacentistas están llegando a España por medio de artistas formados en los talleres italianos.

Sin embargo a la llegada de estos maestros a España, los gustos renacentistas italianos no terminan de adaptarse dado el gran arraigo de las formas góticas en la Península. Por tanto, han de realizar un arte influenciado por la perfección y la belleza de Italia pero con la expresividad y dramatismo del gusto español. Este hecho es importante a la hora de hablar de nuestro Cristo de la Paciencia, ya que, si su cuerpo como se dijo trata de ser veraz, fiel a las proporciones y buscar la belleza, no ocurre lo mismo en el rostro. Este se presenta con reminiscencias del arte tardogótico flamenco, con gran expresividad y sentimiento, un tremendo gesto de dolor y angustia del que la vida se ha ido hace pocos instantes.

El pelo aparece cayendo sobre los laterales de su cabeza en la que hay una corona de espinas trenzada. Este cabello nos da una pista importante, pues se agrupa en mechones simulando estar mojado, característica de muchas obras del siglo XVI que fue puesta de moda por el escultor Alonso de Berruguete.

El paño de pureza es muy corto, abandonadas ya las formas anteriores, cubriendo solo hasta la mitad de los muslos. Este paño había sufrido al igual que el resto de la imagen una repolicromía probablemente a finales del siglo XVII. Gracias a la restauración llevada a cabo el año pasado se descubrió que bajo esta capa se conservaban bastantes restos de la policromía original que
pudo reconstruirse. Ésta se basa en formas circulares doradas conseguidas mediante la técnica del estofado, con resultado de gran riqueza. De nuevo esta manera de realizar los dorados del paño nos remite al siglo XVI, ya que en la centuria siguiente este modo de hacer fue prácticamente abandonado.

Por tanto nos encontramos ante una imagen de un gran valor, obra probablemente salida de las manos de un discípulo de algún taller de los influidos por los escultores de primera línea que trajeron a España los gustos del renacimiento italiano. Una obra que luce con gran realce y esplendor el Jueves Santo cuando es portada a hombros por dieciséis penitentes por los rincones más emblemáticos de nuestro barrio y nuestra ciudad.

EL HÁBITO

Imagen Adrian Escobar

Imagen Adrian Escobar

El hábito es de una sencillez extrema, buscada desde sus orígenes y ciertamente lograda. Como dato curioso, se presentaron a los feligreses varios modelos para que fueran votados, utilizando para ello a la popular muñeca Nancy.

Finalmente el modelo elegido fue el de túnica negra de tela sencilla, fajín y guantes blancos y capirote negro con el escudo de San Andrés en su parte delantera y un ribete blanco, a modo de esclavina en su parte trasera. El capirote se lleva sin terminar en punta, es decir, sin armazón de cartón, derramado sobre la espalda. El motivo principal de ello fue también la austeridad y la sencillez, aunque algunos dicen que primó la idea de portar la imagen enandas (rechazada por el Cabildo Catedralicio), y así propiciar que la imagen pudiera verse con mayor claridad.

En el segundo año de su existencia se decidió cambiar el fajín por un cordón blanco, que ha permanecido así hasta la actualidad.

Imagen Adrian Escobar

Imagen Adrian Escobar

A su vez en el año 2007 se introdujo el uso de alpargatas en los portadores del Santo Cristo de la Paciencia, extendiéndose después poco a poco hacia el resto de feligreses hasta la Semana Santa del 2014, en el que se adoptan como calzado oficial y obligatorio, siendo otro elemento que aporta sencillez y austeridad a la vestimenta de la Feligresía. Todos los penitentesllevan este hábito, exceptuando los miembros de la Banda de Cornetas y Tambores El Cirineo (perteneciente a la feligresía), que desde el año 2006 cambiaron por amarillo el color del escudo de la feligresía y del cordón.
En el año 2007, con el estrenó de la sección de viento de la banda, se sustituye para dicha sección el capirote habitual por capuchas similares a las usadas por los frailes en los monasterios.

 

 

BANDA DE CORNETAS Y TAMBORES «EL CIRINEO»

Los orígenes de la banda se remontan a la Semana Santa del año 1979, en la que por primera vez sale en procesión la Feligresía de San Andrés acompañando al Cristo Yacente de Gregorio Fernández. En aquel año, los hijos de Mariano San Romualdo “Silverio” inician la tradición de acompañar a la imagen con el redoble de los tambores destemplados como único sonido. Con el paso del tiempo, la banda ha ido creciendo en número de componentes y evolucionando.

sg_yacente_08De esa forma, en la Semana Santa de 2007 se incorporan los instrumentos de viento para acompañar al Cristo de la Paciencia en su Procesión del Jueves Santo, portado en andas por 16 feligreses. En el 2009, la banda adopta el nombre de “El Cirineo”, quedando bautizada como tal en el Acto de Conmemoración del XXX Aniversario del acompañamiento de la Feligresía de San Andrés al Cristo Yacente.

En la actualidad, la banda está compuesta por una treintena de músicos que interpretan temas de composición propia, siendo la mayor parte de ellos obra de su director musical Antonio García. En los últimos años introduce marchas de mayor complejidad, compuestas por Pablo García.

La banda “El Cirineo” es la encargada de abrir el cortejo de la Procesión de Resurrección desde el año 2006 y colabora en los distintos actos organizados por la Junta de Cofradías de Segovia.

Feligresía de San Andrés

MARCHA PROCESIONAL PARA BANDA DE MÚSICA

Camino del Sepulcro. Antonio García Rincón. Año 2007

Marcha dedicada al Cristo Yacente de la S.I. Catedral al que acompaña la Feligresía de San Andrés. Es una marcha con predominio de los tonos graves y de marcado carácter fúnebre. En el año 2014, se estrena la adaptación a Banda de Música.


Feligresía de San Andrés

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies