Germán Álvarez Beigbeder | Compositor

Germán Álvarez Beigbeder

Germán Álvarez Beigbeder

(Jerez de la Frontera, 1882 – 1968)

Germán Álvarez BeigbederComienza sus estudios musicales con su madre, aventajada pianista de origen francés, continuándolos con Fernández Pacheco y Camilo Pérez Monllor. A los 12 años interpretaba magistralmente al piano diversos pasajes del Miserere de Eslava. En 1910, desoyendo los consejos paternos, dejó su puesto de representante en la industria familiar de vinos y marchó a Madrid donde completó su formación musical con el maestro Pérez Casas.
Ya desde los catorce años componía pequeñas obras. En la capital dirigió la orquesta del Gran Teatro y se presentó a oposiciones al ejército y ganó la plaza de músico mayor de la Infantería de Marina, siendo destinado a África, al Regimiento Expedicionario de Marruecos, en 1913. Será en la ciudad marroquí de Larache donde coincidiría con el erudito Manuel Manrique de Lara, que era teniente coronel de Infantería de Marina, y de quien recibió también enseñanzas de Armonía y Composición. A fines de 1917 hizo oposiciones a profesor de Armonía del Real Conservatorio de Madrid pero no obtuvo el puesto.
Hacia 1920 fue destinado como director a la Banda de Infantería de Marina de San Fernando (Cádiz), donde realizó una gran labor musical y pedagógica. Sustituyó en el puesto a Camilo Pérez Montllor.
En 1929 dejó el ejército y fue nombrado director del Conservatorio Odero de Cádiz, donde dirigió importantes conciertos y tomó contacto con Falla. De regreso a su ciudad natal y por encargo del alcalde jerezano, organizó la Escuela y Banda municipal de música de Jerez, así como una orquesta de cámara, realizando una magnífica labor de divulgación por toda la provincia gaditana.
En el año 1948, la Permanente Municipal, con fecha 20 de Mayo le honra con hacerle Hijo Predilecto, quedando su nombre incluido en el callejero de la ciudad de Jerez de la Frontera.
En 1968, año de su muerte, fue nombrado Hijo Predilecto de su ciudad natal, donde su memoria es muy venerada.

Entre su abundante obra compositiva, encontramos Pasodobles, Marchas Militares e Himnos; Obras Religiosas, Líricas y Sinfónicas.
Compuso unas 17 Marchas Procesionales de infinita calidad y que prácticamente todas ellas fueron grabadas en disco de la Banda de Música de la Armada de Madrid en tiempo en que fue director,su hijo, David Beigbeder:

  • Al Pie de la Cruz (1900)
  • Nuestra Señora de la Soledad (1905)
  • Virgen del Rosario (1906)
  • Desamparo (1907)
  • Mater Desolata (1907)
  • Memoria Eterna (1907)
    Nuestra Señora del Mayor Dolor (1907)
  • Himno a San José (?)
  • El Santo Patrón (1910)
  • Cantemos al Señor (1920)
  • Cristo de la Expiración (1921)
  • Reina del Carmelo (1923)
  • Santa Teresa de Jesús (1924)
  • Virgen del Valle (1947)
  • Amargura (1949)
  • Cristo del Cachorro (1956)
  • Santa María de la Paz (1963)

Stabat Mater

En 1939 se estrenó en la la Iglesia de San Dionisio de Jerez de la Frontera (Cádiz) «Stabat Mater». .El “Stabat Mater” es el poema más efusivo y tierno de la intensidad del dolor materno. Su musicación presenta los peligros de caer en blanduras y amaneramientos melódicos de hipocondríaco sentimentalismo o en impulsivos arrebatos dramáticos. Fue interpretado por la Orquesta de Cámara de Instrumentos de Arco, dirigida por José Martínez Carmén y con voces de la Schola Cantorum Carmelitana, actuando como solistas los señores Melgar, Orellana y Asencio.
Pocos dias después se repuso en la Catedral de Sevilla.
«El compositor se ha preservado de ambos extremos merced a la valiosa protección de su abogado, escribiendo una obra profundamente religiosa y de honda emoción. Un insinuante diseño de cuatro notas es el tema del primer número.
El diseño apoyado en una armonía cromática descendente, – serena con la serenidad del “Crucifixus” de la Misa en Si menor, antagónica de la inquieta ascendente del “Tristán” – da origen, rítmica y armónicamente a desarrollos de imitaciones vocales e instrumentales, servidas siempre por un intenso y rico fondo armónico. Establecido otro tema nuevo, sobre él se tejen interesantes figuraciones orquestales. El “Aria” está concebida a la manera de las de Bach en las “Pasiones”.
Bajo solista – mejor Barítono- canta una cantinela de largo aliento. La orquesta camina por su cuenta y riesgo en acompañamiento de tupido trabazón polifónico.
Un rayo de luminosidad y lirismo baña los dulces acentos del “Coral” que en un discreto cromatismo, de visibles intenciones expresivistas, va desgranando los piadosos afectos de la sentidas estrofas.
En el “Cántico” el Tenor y el Bajo solistas dialogan en constantes imitaciones, sin métricas ni rigideces escolares, libres, con flexibilidad rítmica y soltura declamatoria. El “Final” delata a un músico, maestro en recortes técnicos. Constituye una magnífica peroración de la obra. Iniciada con introducción orquestal del primer número, los bajos entonan el tema de la fuga, tema ornamentado con contrapuntos de la orquesta que no cesará en su comentario a lo largo de las entradas de las otras voces. El músico saca un excelente partido del tema trayendo y llevándolo sin perderle de vista a distintos tonos.
Un intermedio cromático prepara la ascensión modulante a Re mayor donde se convierte en fugado el tema del “Coral”, terminando la obra con tranquilas armonías de las voces y recuerdo de fragmentos temáticos de la orquesta.
La obra ha de producir gran efecto. Requiere para ello un nutrido coro y avezado al estilo fugístico, que posea una ductilidad y sentido artístico no comunes. La orquesta – un poco a lo Brahms – es sobria, sin vaciedades ni rellenos inútiles, fundida en plenas y empastadas sonoridades.
De buen número de “Stabat Mater” que conocemos de músicos espñoles, éste aventaja a todos, por la profundidad de sus ideas y desarrollo de ellas.» *

(*) Norberto Almandoz, Maestro de Capilla de la Catedral de Sevilla publicado en el ABC de Sevilla en 1939. 

Stabat Mater (secuencia en forma de cantata)
Instrumentación : Orquesta, tenor, barítono y Coro a tres voces
Estructura: Seis partes (Introducción; Aria; Coral; Duo; Parafrasis y Final)
Observaciones : Posteriormente  en 1962 hizo un arreglo  en los coros para cantarlo a cuatro voces mixtas.La obra la dedicó Beigbeder a la Virgen de su devoción, Nuestra Señora del Mayor Dolor, titular de la Cofradía del mismo nombre de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Introducción

Aria

Coral

Duo

Parafrasis

Final

Algunas de sus Marchas Procesionales

Al pie de la Cruz.  Primera marcha procesional de Beigbeder, en 1900, y está dedicada a la Virgen de las Angustias de Jerez de la Frontera. Con un estilo fúnebre y sobrecogedor destaca asombrosamente su primer tema. En el año 1991, la Banda de Música de la Armada de Madrid la incluyó en un vinilo sobre este género musical.

Virgen del Rosario.  Marcha compuesta en 1906 y dedicada a la Patrona de Cádiz, Ntra. Sra. del Rosario. Posiblemente sea la composición dentro de este género musical del autor que resulta mas alegre y simple. También es conocida esta marcha como «Virgen de San Gil» en alusión a la Esperanza Macarena de Sevilla.  Parece ser que eso obedece a algun cambio en titulos y dedicatorias efectuados por el hijo del autor.

Desamparo.  Compuesta en 1907 para la Virgen del Desamparo de la Hermanadad del Prendimiento de Jerez de la Frontera. Con una melodía sobrecogedora y dulce a la vez, destaca su maravilloso trío.

Cristo de la Expiración.  Obra del año 1921 para el Titular de dicha Hermandad de Jerez de la Frontera y que realiza su estación de Penitencia la tarde del Viernes Santo. Es la marcha del autor que mas veces se ha grabado en soporte discográfico.

Amargura. De 1949 para María Stma. de la Amargura de Jerez de la Frontera, que realiza su Estación de Penitencia los Miércoles Santos.  Un comienzo apoteósico de la percusión, llamadas vigorosas de las trompetas y una extraordinaria melodía la convierte en una auténtica obra de arte.

Cristo del Cachorro.  Compuesta en 1956 y dedicada al Cristo de la Expiración de Sevilla (Cachorro). Algunos estudiosos de este género musical apunta que esta marcha  al comienzo era para la Virgen de la Misericordia de la Hermandad del Transporte de Jerez de la Frontera.

Germán Álvarez Beigbeder

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido