Hermandad de la Clemencia (Jaén)

Hdad de la Clemencia

Hdad de la Clemencia

Hdad de la Clemencia

Antigua, Ilustre y Real Cofradía del Santísimo Cristo de la Clemencia, Nuestro Padre Jesús de la Caída, Santa María Magdalena y María Santísima del Mayor Dolor

Fundación:1.945
Pasos:Tres
Día de SalidaMartes Santo
Hábito:Túnica y capa blancas, caperuz y cíngulo de color rojo.
Humildad y Victoria | Real Cofradía del Santo Sepulcro | Hdad de la Clemencia
Sede CanónicaIglesia de Sta. Maria Magdalena
Hdad de la Clemencia

Redes Sociales

Museo CofradeMuseo CofradeMuseo Cofrade

Hdad de la Clemencia
Santísimo Cristo de la Clemencia

Fotografía: s/d

Salvador de Cuéllar (1593)

Hdad de la Clemencia
Nuestro Padre Jesús de la Caída

Fotografía: s/d

Emilio Navas Parejo (1956)

Hdad de la Clemencia
María Santísima del Mayor Dolor

Fotografía: Manuel Quesada

Alfredo Muñoz Arcos (1946)

Hdad de la Clemencia
Paso de Misterio

Fotografía: s/d

Imaginero

Hdad de la Clemencia
Paso de Misterio

Fotografía: Manuel Cuevas

Imaginero

Hdad de la Clemencia
Paso de Palio

Fotografía: Manuel Quesada

Hdad de la Clemencia
Hermandad de la Clemencia

Breve Reseña

Hdad de la Clemencia. La fiesta principal de la cofradía se celebraba el Domingo de Carnestolendas o de Quincuagésima, es decir, en vísperas de Cuaresma, conforme disponía el Estatuto doce de las Ordenanzas.
No obstante en el Cabildo de 22 de febrero de 1767 celebrado para preparar la fiesta anual, se acordó que se pasara al segundo domingo de mayo «por ser tiempo más desocupado y oportuno», pues se evitaba coincidir con la recolección de la aceituna, a la que muchos cofrades estaban dedicados. Esta fiesta al Titular de la Cofradía se continúa manteniendo en la actualidad, celebrándose una misa a las nueve de la mañana y, al mediodía, un pequeño convite a los cofrades a los que se invita a unos garbanzos tostados.
Este mismo día se organizaba una procesión por la tarde, pero si ésta caía en primer domingo de mes, dicha procesión también se hacía por la mañana, o se pasaba a la tarde del lunes siguiente para no coincidir con otros cultos que celebraba el Convento a la Virgen del Rosario.
A la procesión asistían todos los hermanos con hacheros de aceite, blandones o cera menuda y también se alquilaban antorchas. Cuando la fiesta se pasó en 1767 al segundo domingo de mayo, hubo veces en que en la procesión figuraba la Virgen del Rosario -hoy en San Andrés- y San Vicente, por coincidir con su Novena. En tales casos la Cofradía del Rosario pagaba la música.
El Cristo de la Clemencia tenía una peluca y sudario y cíngulo para sujetarlo. Precisamente, cuando los franceses se hicieron dueños de la ciudad en enero de 1810, la Iglesia de los Dominicos que fue profanada quedando todo derrotado y lleno de inmundicias, pues la dedicaron a establo de bestias, destrozando las capillas y despojando al Santísimo Cristo de la Clemencia de sus vestiduras, de los clavos, la corona y las potencias de plata.
Entonces, los hermanos acordaron sacar del Convento la imagen del Cristo y lo llevaron en depósito a la Parroquia de San Miguel. Después, cuando los enemigos desalojaron el convento y la ciudad, en septiembre de 1812, los cofrades y frailes retornaron en procesión al Cristo de la Clemencia desde San Miguel hasta su Iglesia de Santa Catalina, cantando todos alabanzas al Señor por haberlos librado de la esclavitud francesa, que duró más de dos años y medio, y lo instalaron de nuevo en su camarín.
En Santo Domingo permaneció la Cofradía y el Cristo de la Clemencia hasta que el gobierno de Mendizábal suprimió en España las órdenes religiosas y se cerró el Convento de Santo Domingo en 1835. Entonces la Hermandad vino en decadencia. La imagen del Cristo de la Clemencia pasó a la Iglesia de Santa María Magdalena donde era Venerada por sus devotos, hasta que se restableció allí misma la Cofradía en 1850 y se redactaron nuevos estatutos que fueron destruidos en el transcurso de la guerra civil española.
De esta guisa continuó la Cofradía, que estuvo a punto de desaparecer definitivamente, hecho que no ocurrió gracias al empeño de D. Germán Bermúdez González y D. Cecilio Arrate Moreno, quienes, tras confeccionar nuevos estatutos, que son los que precisamente ahora quedan derogados y tras su aprobación por el Obispo de la ciudad D. Rafael García de Castro, 1945, volvió a resurgir esta Cofradía en esta ocasión como Cofradía penitencial, siendo su primer Gobernador D. Francisco Vena Rodríguez, y primer Consiliario D. Antonio López Cruz. Esta Hermandad contó desde el principio con gran ambiente en el populoso barrio de la Magdalena.
Las imágenes que actualmente posesiona esta Cofradía son: el paso del Santísimo Cristo de la Caída, imagen que fue regalada a la Cofradía por D. Francisco González Quero y realizada por el granadino Emilio Navas Parejo. Es de talla completa, aunque en la actualidad va totalmente vestida.
En el segundo paso figura la imagen penitente de Santa María Magdalena, obra de finales del siglo XVIII debida a Mateo de Medina Monero, hijo del gran escultor José de Medina Anaya, nacido en Alhaurín el Grande. La imagen de la Magdalena fue restaurada en 1940 por Alfredo Muñoz Arcos. El Cristo de la Clemencia, como queda apuntado es de Salvador de Cuellary costó a la Cofradía 1500 reales, como consta en acta en posesión de esta Cofradía. A continuación, el paso de la Virgen del Mayor Dolor, imagen realizada por el escultor Alfredo Muñoz Arcos, igualmente propiedad de la Cofradía y que fue restaurada en 1985por su propio autor, costando la restauración 95.000 pesetas. Y San Juan, del siglo XVIII, también propiedad de la Cofradía, y que fue traído desde Úbeda desconociéndose su autor.

Fuente del Texto: Cofradía de la Clemencia de Jaén

Hdad de la Clemencia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies