Hermandad de Caballeros Mozárabes (Toledo)

Hermandad de Caballeros Mozárabes

Hermandad de Caballeros Mozárabes

Hermandad de Caballeros Mozárabes

Ilustre y Antiquísima Hermandad de Caballeros y Damas Mozárabes de Nuestra Señora de la Esperanza San Lucas de la Imperial Ciudad de Toledo

Fundación:1.513. Refundió en 1.966
Lignum Crucis Fotografía: M.A. Olmos

Lignum Crucis
Fotografía: M.A. Olmos

Lignum Crucis, obra de Pisa

Pasos:Uno
Día de Salida:Viernes Santo
Hábito:Los Caballeros llevan manto redondo azul oscuro y cuello abierto del mismo tejido y cerrado por un ceñidor amarillo y con borlas. En el costado izquierdo resalta la Cruz de Alfonso VI. Birrete octogonal del mismo color, con la misma cruz en el frontis y coronado con una borla amarilla.
Templo Parroquia Mozárabe de Santa Eulalia y San Marcos
Parroquia Mozárabe de Santa Eulalia y San Marcos
Hermandad de Caballeros y Damas Mozárabes Fotografía: Hector Martín

Hermandad de Caballeros y Damas Mozárabes
Fotografía: Hector Martín

web2
 Hermandad de Caballeros Mozárabes

 

Breve Reseña

Primero, sería necesario hacer una referencia al significado de mozárabe Los antiguos españoles de origen hispano-godo, que bajo la denominación musulmana en la Península Ibérica conservaron tenazmente, muchos aún a costa de sus vidas, la fe cristiana y las costumbres de sus mayores, por vivir entre los árabes sin mezclarse por motivos religiosos, fueron llamados “mozárabes” o “muzárabes”, que parece significar “arabizados”. Esta lógica arabización cultural no impidió que mantuvieran el latín para sus oficios religiosos, lengua litúrgica que aún hoy se mantiene.

El rey Alfonso VI, a instancias del Papa Gregorio VII y con gran resistencia, introdujo en Castilla, en el Concilio de Burgos (año 1080), la liturgia romana aboliendo el Rito-Hispano-Visigodo o mozárabe. Cuando en el año 1085 conquistó Toledo, donde se conservaba este ritual con grandísimo arraigo, los mozárabes toledanos se opusieron tenazmente y obtuvieron, no sin gran esfuerzo, el derecho a mantenerlo en las seis parroquias que habían conservado bajo el dominio musulmán y que fueron erigidas durante el reinado de los visigodos sus antepasados.

Estas eran y son: Santas Justa y Rufina, Santa Eulalia, San Lucas, San Sebastián y las ya arruinadas San Marcos y San Torcuato, así como en algunos templos y monasterios. Para el sostenimiento de estas parroquias se asignaron como feligreses, a título personal (que no territorial) y por derecho de sangre, a todos aquellos mozárabes y sus descendientes.

Por el Fuero o “Carta Mozárabum” de 20 de marzo de 1101, dada por el rey Alfonso VI a los Mozárabes de Toledo, confirmado por todos los reyes de Castilla y León hasta Fernando VII, se les concedieron diversos honores y privilegios, como no “ pechar “ y poder hacerse armar caballeros, diciendo entre otros extremos “ET DO EIS LIBERTATEM, UT QUI FUERIT INTER EOS PEDES ET POSSE HABUERIT UT MILITET”, (y les doy libertad para que el que de ellos haya sido peón y quiera ser caballero y pueda serlo, que lo sea).

Así surgió esta Comunidad, única en Occidente, definida por su rito Hispano – Visigótico y por la adscripción personal de sus miembros por “jus familias” a sus ancestrales parroquias.

Fuente: Junta de Cofradías y Hermandades de Toledo

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies