Hermandad de la Lanzada (Sevilla)

Hermandad de la Lanzada

Hermandad de la Lanzada

esc_se_lalanzada Imperial, Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad del Santísimo Sacramento, Inmaculada Concepción de Ntra. Sra., Santa Espina de la corona de Ntro. Señor Jesucristo, Ánimas Benditas del Purgatorio, San Martín de Tours Obispo, Ntra. Sra. de la Esperanza Divina Enfermera y Real Archicofradía de Nazarenos de la Sagrada Lanzada de Ntro. Señor Jesucristo, Ntra. Sra. de Guía, San Juan Evangelista y María Stma. del Buen Fin. 
Fundación 1591-95
Hermandad de la Lanzada (Sevilla)

Sagrada Lanzada de Ntro. Señor Jesucristo.
Foto: Lito Álvarez

Antonio Illanes  (1929)

Paso de Misterio
Fotografía: Miguel A. Vázquez

María Stma. del Buen Fin.
Foto: Lito Álvarez

Atribuida a Juan de Astorga (1819)

Paso de Palio
Fotografía: Miguel A. Vázquez

Pasos Dos
Día de Salida Miércoles Santo
Hábito

Capa y sotana de color crema; antifaz de raso encarnado; cíngulo y botones igual tono, guantes blancos.

Sede Iglesia de San Martín
Iglesia de San Martín
Hermandad de la Lanzada (Sevilla)

Hermandad de la Lanzada

Breve Historia

A comienzos del siglo XVI un gremio de marineros fundó la hermandad sacramental de Nuestra Señora de Guía en el convento del Espíritu Santo, en el barrio de Triana. Entre 1591 y 1595 la sacramental pasó a convertirse en hermandad de penitencia añadiendo la devoción a la Lanzada, teniendo como nueva sede la iglesia de San Nicolás.

En 1623 se fusionó con la Hermandad de la Soledad, pero esta unión se deshizo en 1630. En 1642 se fusionará con la hermandad de gloria de Nuestra Señora del Buen Fin, sustituyendo este al nombre de Nuestra Señora de Guía. En 1653 se instaló en el convento de San Basilio, donde obtuvieron una capilla propia. A comienzos del siglo XIX, durante la invasión francesa, las tropas napoleónicas asaltaron el convento calcinando sus tallas, y la Hermandad tuvo que trasladarse a la iglesia de San Marcos, regresando al convento tras la guerra. En 1818 se trasladan a la iglesia del convento de San Francisco de Paula. La exclaustración de este convento en 1836 por las desamortizaciones supuso que la hermandad tuviera un momento de decaimiento. En 1844 un grupo de hermanos reavivó la Hermandad situando su nueva sede en que había sido el convento de la Pasión, volviendo al convento de San Basilio en 1849.

En 1851 se trasladan al convento carmelita del Santo Ángel, donde siguen hasta 1916, cuando se trasladan provisionalmente a la iglesia de San Gregorio.

En 1932 se traslada la hermandad a la Iglesia de San Martín, donde ha continuado hasta la actualidad.

En el llamamiento para concurrir a la procesión del Corpus, en 1602, ocupaba el lugar noveno, conforme a la antigüedad de sus reglas. Entre 1612 y 1622 realizó su estación de penitencia sin interrupción alguna, el primer año en Martes Santo y los siguientes a la una de la tarde del Viernes Santo, haciéndolo actualmente el Miércoles Santo.

Durante las obras de restauración de la sede tuvo problemas para salir desde otras iglesias, por lo que fue necesario salir del templo a medio arreglar, ya que no cabía por las puertas de la mayoría de iglesias, por la lejanía, por el espacio o porque otras hermandades se negaron a acoger a la hermandad. En 1950 participó en el encuentro en la iglesia de San Martín de las hermandades de la Esperanza Macarena, El Valle, Las Cigarreras, El Calvario, La Cena, Jesús del Gran Poder y El Silencio para defender el voto de la realeza de la santa madre la Virgen María.

La Virgen de Guía sale por primera vez en 1973. En 1981 se fusionó con la Sacramental de San Martín y la de Gloria de la Esperanza Divina Enfermera, que procesiona el primer sábado de octubre. En 1995 celebraron los actos de su cuarto centenario fundacional, entre los que destacó el traslado de la Esperanza Divina Efímera al convento-residencia del Pozo Santo a hombros por los hermanos en un rosario de la aurora.

En 2007 recibió la reliquia de un Lignum Crucis que porta la Virgen del Buen Fin. La Hermandad fue poseedora durante siglos de la reliquia de la Santa Espina de la Corona de Nuestro Señor Jesucristo que le fue requisada por el Cardenal Bueno Monreal, el cual se la entregó a la Hermandad de El Valle llegando incluso a tener un pleito por la custodia de la Santa Espina, que fue favorable para El Valle.

Hermandad de la Lanzada

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido