Hermandad de la Misericordia (Gijón)

Hermandad de la Misericordia Gijón

Hermandad de la Misericordia Gijón

Ilustre Hermandad de la Santa Misericordia

Fundación: 1.784
Hermandad de la Misericordia Gijón

Cristo Misericordia y de los Mártires
Foto: L. Bello

Francisco González Macías (1943)

La Dolorosa
Foto: facebook Hermandad Misericordia

Julio Beobides Goiburu (1939)

Pasos: Tres
Día de Salida
  • Miércoles Santo
  • Jueves Santo
  • Viernes Santo
  • Sábado Santo
Hábito: Túnica blanca, guantes bancos, capirote negro, fagín negro y capa hueso con el emblema de la Cofradía bordado en royo en el costado izquierdo

San Juan Evangelista

Rafael Irurozqui (1943)

Sede Canónica Parroquia de San Pedro Apóstol
 

Hermandad de la Misericordia

Hermandad de la Misericordia Gijón

 

Breve Reseña

La ilustre Hermandad de la Santa Misericordia es de todas las cofradías gijonesas la que ha tenido una actividad más fecunda y prolongada en el tiempo. Pese a la lamentable pérdida del archivo parroquial de San Pedro, en los avatares de la guerra civil, ha llegado hasta nuestros días un ejemplar de las Nuevas Constituciones de la Hermandad aprobadas por el Obispo de Oviedo el 23 de diciembre de 1.887, más de un siglo después de su fundación En las mismas se nos da cuenta de los orígenes de la Hermandad, constituida por un grupo de gijoneses, entre los que se contaban miembros de la noble familia de los Ramírez de Jove, en Junta celebrada en la sacristía de la parroquia de la villa el día 22 de febrero de 1.784, festividad de la Cátedra de San Pedro. La Hermandad absorbió a la antigua de la Vera Cruz, y le fueron adjudicados igualmente los bienes de otras cofradías extintas (Concepción, Santa Bárbara, y San Roque).

La Hermandad de la Misericordia forjó el rico patrimonio iconográfico de la Semana Santa gijonesa con la talla de sus imágenes más destacadas: San Juanín de la Barquera de Luis Fernández de la Vega, la Coronación de Espinas (popularmente conocido como “cuatro moñinos” por el adorno capilar de uno de los judíos del conjunto), la Flagelación, o las Lágrimas de San Pedro, todos ellos de Antonio de Borja; y la Dolorosa, obra del escultor de cámara Francisco Elías.

Gozó de próspera vida durante años, teniendo la exclusiva de la organización de las procesiones de Semana Santa en la villa, hasta que los trastornos políticos del siglo XIX vinieron a paralizar la vida de la Hermandad que dejó de celebrar sus Juntas en 1839. Resurgiría con fuerza su actividad en el último cuarto del mismo siglo, con la aprobación de las Nuevas Constituciones ya reseñadas, abriendo la época de mayor esplendor de la Semana Santa gijonesa, que se prolongaría hasta los años treinta del siglo XX. La destrucción de la Iglesia Mayor de San Pedro con la desaparición de todas las imágenes, en agosto de 1.936, paralizó nuevamente la vida de hermandad, que recuperaría su pulso en la Semana Santa del año 1938.

Al fundarse en 1942 la Cofradía del Santo Sepulcro se fusiona prontamente con la preexistente Hermandad de la Misericordia, dando lugar a la “Ilustre Cofradía del Santo Entierro y de la Misericordia”, que protagonizó la Semana Santa gijonesa hasta bien entrada la década de los cincuenta; permaneciendo después inactiva hasta el año 1.995. En 1998 se acordó su disgregación en las tres cofradías y hermandades que le habían dado origen (Santa Vera Cruz, Santa Misericordia, y Santo Sepulcro), volviendo a su ser propio la Hermandad de la Santa Misericordia.

La Hermandad tiene su  sede en la  Parroquia Mayor de San Pedro, donde se venera la imagen de su titular, el “Santo Cristo de la Misericordia y de los Mártires”, obra maestra de González Macías (1.943).  Ante ella se celebran los cultos mensuales el segundo viernes de cada mes. Pertenecen también a la Hermandad las imágenes de la “Dolorosa”(Beobide Goiburu, 1.939) y San Juanín de la Barquera” (Irurozqui, 1.943). La Hermandad protagoniza el Jueves Santo gijonés, organizando la Solemne Procesión-Vía Crucis del Santo Cristo de la Misericordia.

Su emblema es la cruz flordelisada de la Orden de Calatrava en color rojo sobre campo blanco. El hábito de sus hermanos y hermanas consiste en una túnica blanca, con botonadura negra y el emblema bordado en lado izquierdo del pecho en el caso de los porteadores o braceros, guantes blancos, capirote o capillo negro, fajín negro, y capa hueso con el emblema bordado en el costado izquierdo a la altura del pecho para los hermanos de línea. Estos últimos acompañan los pasos portando un farol.

Fuente del texto:  La Hermandad

Hermandad de la Misericordia Gijón

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies