Hermandad de la Soledad Coronada (Badajoz)

Soledad Coronada

Hermandad de la Soledad Coronada

Soledad Coronada

Pontificia y Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, Santísimo Cristo de la Humillación “Ecce Homo” y Nuestra Señora de la Soledad Coronada

 

Fundación: 1.664
Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia Fotografía: La Hermandad

Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia
Fotografía: La Hermandad

Anónimo (s.XVI) (posible circulo de Jerónimo Hernández)

Santísimo Cristo de la Humillación “Ecce-Homo”
Fotografía: La Hermandad

Anónimo (s.XVII)

Pasos: Tres
Día de Salida:
  • Jueves Santo
  • Viernes Santo
Hábito: Tramos de Cristo

Alba de tergal blanco con botonadura negra, manguitos negros con botones, escapulario y fajín también negros y capirote del mismo color con una sencilla cruz blanca. Algunos lucen también capas de raso negro . Guantes blancos, zapatos negros.

Tramos de Virgen

Alba de tergal blanco con botonadura negra, cíngulo albinegro, capirote de raso blanco con el escudo de la Virgen bordado y manguitos del mismo color y material. Capa de raso negra, guantes blancos, zapatos negros.

Paso de Misterio
Fotografía: Facebook Hdad.

Paso de Misterio
Fotografía: Facebook Hdad.

Nuestra Sra. de la Soledad Coronada
Fotografía: La Hermandad

Anónima. Escuela Italiana Napolitana 1660-1664

Paso de Palio
Fotografía: Facebook Hdad.

Sede Canónica: Ermita de la Soledad
Hdad. de la Soledad Coronada

Hdad. de la Soledad Coronada

web2facebook2twitter2
Hermandad de la Soledad Coronada

Breve Reseña

Su fundación hay que situarla en el S. XVII, uniéndola a la adquisición de la imagen, y por lo tanto al nombre de D. Francisco de Tutaville y de Tufo, Capitán General de Extremadura y Maestre de Campo General, más conocido como Duque de San Germán. Este devoto cristiano nacido en Nápoles, que fue destinado en Badajoz con motivo de la contienda hispano-lusa, quiso introducir en la ciudad la advocación de la Soledad, para lo cual, en 1660 encargó junto con todos los caballeros de la ciudad una imagen de esta advocación a un conocido imaginero de Barcelona, que había trasladado sus talleres a Nápoles, a donde se le hizo llegar el encargo por mediación del Virrey de Cataluña. La imagen llegó a la ciudad después de muchas vicisitudes y tras pasar por Barcelona y Madrid, donde posiblemente se hiciera una pintura de ella sobre lienzo, siendo este el origen de la Virgen de la Paloma venerada en la capital de España; aunque estos hechos no están confirmados documentalmente, parece evidente la conexión entre ambas imágenes, dado su enorme parecido.

Finalmente, la imagen llega a Badajoz en 1661 y se deposita en el Convento de San Onofre durante la construcción de la ermita que costeó el propio Duque de San Germán. La imagen de Nuestra Señora quedó colocada en su ermita el 1 de abril de 1664, tras la bendición del Obispo, quien concedió en esta misma fecha licencia para establecer una “Santa Cofradía de devotos, esclavos y hermanos” que fue aprobada dos días después, y de la que pronto formaron parte las personas principales de Badajoz, así como la mayoría de los “labradores honrados” de la ciudad, contribuyendo así al engrandecimiento de la ermita y de la Cofradía.

Durante el S. XVIII se fue extendiendo la devoción hacia la imagen, llegando su fama a toda la región y a la vecina Portugal, de donde venían muchos devotos a visitar a la Virgen. De esta manera fueron incrementándose las prácticas religiosas alrededor de esta imagen: misas, funciones, rosarios, rogativas, etc., y una vez al año, recibía un solemne novenario en el altar mayor de la Catedral, costumbre que aún se conserva en la actualidad.

En 1811 durante la guerra de la Independencia cae una bomba en el interior de la ermita, dañando el edificio e inutilizando las ropas y vestiduras sagradas, aunque se lograron salvar las imágenes, restaurándose posteriormente la ermita. Esto hizo pasar momentos de dificultad a la Cofradía, agravado por el retraimiento del sentimiento religioso que tuvo lugar en el S.XIX debido a las nuevas filosofías liberales europeas, recuperándose sin embargo al final de siglo. Tras la caída de la bomba, y aunque la ermita fue restaurada en varias ocasiones, el edificio seguía presentando graves deficiencias, por lo que se declaró en ruinas, construyéndose una nueva ermita en un terreno donado en 1929 por Dña. Joaquina Gómez Acosta en la misma plaza y a pocos metros de la anterior ermita, trasladándose mientras tanto la Virgen a la Catedral, de donde regresó para instalarse en su nueva ermita el 7 de julio de 1935, por lo que a partir de entonces los esfuerzos de la Cofradía se centraron en la finalización de la obra de la ermita y su ornamentación.

Fuente: Agrupación de Hermandades y Cofradías Ciudad de Badajoz

Hermandad de la Soledad Coronada

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies