Hermandad de la Expiración (Carmona)

Expiración de Carmona

Hermandad de la Expiración de Carmona (Sevilla)

Ilustre Hermandad de la Sagrada Expiración de Cristo Señor Nuestro, María Santísima de los Dolores, María Santísima del Calvario, san Juan Evangelista y san Blas

Fundación: 1649
Expiración de Carmona

Expiración de Cristo
Fotografía: Jesús García

Antonio Eslava Rubio (1947)

María Stma. de los Dolores
Fotografía: Facebook Hdad.

Anónima (s.XVIII) 

Pasos: Dos
Día de Salida Martes Santo
Hábito:      Túnica blanca con botonadura y vivo grana, capa blanca con escudo bordado y cíngulo y antifaz rojo. Todos ellos llevarán sobre el antifaz el escudo de la Hermandad

Paso de Misterio
Fotografía: Facebook Hdad.

Paso de Palio
Fotografía: Facebook Hdad.

Sede Canónica Iglesia de san Blas

Hermandad de la Expiración

Expiración de Carmona

 

Breve Reseña

Su fundación se remonta al año 1649 por un grupo de fieles del gremio de los taladores de olivos. El 15 de febrero de 1693 el Provisor del arzobispado de Sevilla, Fernando de Quesada, aprobó sus primeras reglas, en un informe emitido en 1693 por Juan Carmona Hidalgo, presbítero notario de la vicaría de Carmona, se le señaló por su antigüedad el miércoles para realizar las demandas a efectos de sufragar los sermones y las fiestas. Estas reglas fueron reformadas el 27 de febrero de 1778.

Con posterioridad el presbítero Miguel del Águila redactó una nueva modificación cuyo texto fue aprobado por el cabildo extraordinario de 19 de abril de 1813, siendo su Hermano Mayor Miguel García. El 22 de julio de ese mismo fueron aprobadas por la autoridad eclesiástica. Este último texto es el que se conserva en la actualidad para los actos públicos de Fe que realiza la Hermandad.

El 21 de febrero de 1894 se aprueba el Reglamento de régimen interno por S.E. Rvma. Cardenal Arzobispo M Doctor García Sarmiento. En fechas más recientes las reglas han sido reformadas para su actualización en los años 1981, 1987 y finalmente el 20 de junio de 2007 se aprobaron las reglas actualmente vigentes, actualizándose a los preceptos de la autoridad eclesiástica.

Desde su fundación se trató de una Hermandad de enterramiento, contando con un reglamente de 11 artículos donde se disponen las pautas a seguir para el ingreso, cantidades a abonar por los hermanos según la edad y mecanismo a seguir en caso de su fallecimiento. Esta idea se repite una y otra vez en la documentación de la Hermandad, tal y como lo puso de manifiesto a comienzos de este siglo el Hermano Mayor Manuel González Soberá, manifestando que la Hermandad siempre tuvo como objeto beneficioso para los hermanos que la constituyen el atender solo y exclusivamente a los gastos de enterramientos a medida que fallecen, sin otro fin de ninguna clase que tenga relación o intervención alguna con la iglesia. A través de un inventario realizado en 1929 conocemos ceremonial, prendas y utensilios con los que contaba la Hermandad para el entierro de sus hermanos: “Tendrá derecho a muñidor y tendrá una mesa de altar con frontal y dos colgaduras, mantel tapete blanco, dos candeleros, dos velas, un crucifijo, una tarima con su alfombra para poner el cadáver, cuatro hacheros negros, cuatro cirios. En la iglesia donde se celebre el funeral se pondrán seis hacheros con cirios y doce pobres le asistirán, un capataz, uno para la cruz, cuatro porteadores, el paño de dicha hermandad, caja, nicho y lápida, y doblará la campana de la Hermandad”. La Hermandad cuenta con una serie de recibos abonados por estos conceptos a distintas personas de la ciudad.

Fuente del texto:  Web de la Hermandad

Expiración de Carmona

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies