Hermandad de Jesús Nazareno y Santo Sepulcro (Totana)

Jesús Nazareno y Santo Sepulcro

Hermandad de Jesús Nazareno y Santo Sepulcro

Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santo Sepulcro
Fundación Siglo XVII
Jesús Nazareno y Santo Sepulcro

Jesús Nazareno
Foto: SemanaSantadeTotana

José María Ponsoda y Bravo
Adaptación estetica: Antonio Ruiz Diaz (1945)
Restauración: Cristóbal Cubero Molina (1996) (Recuperación anterior policromía)

Cristo Yacentye
Foto: SemanaSantadeTotana

Juan José Díaz Ortega (s.XIX)

Pasos Dos
Día de Salida
  • Jueves Santo
  • Viernes Santo
Hábito

Trono de Jesús Nazareno
Fotografía: totana.com

Trono del Santo Sepulcro
Fotografía: Facebook Hdad.

Sede Canónica Calle Fernández Ordóñez

Hermandad de Jesús Nazareno y Santo Sepulcro
Fotografía: regmurcia.com

 Jesús Nazareno y Santo Sepulcro

 

Breve Historia

La devoción a Jesús Nazareno y a Cristo Yacente se remontan en Totana al siglo XVII cuando la cofradía del Santísimo Sacramento procesionaba con ellas en la Semana Santa de la localidad, en tanto que las veneraba en la capilla que poseían en el templo parroquial de Santiago el Mayor.

La actual Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santo Sepulcro tiene a ambas advocaciones como titulares y con ellas se hace presente en los desfiles procesionales de Totana.

En los primeros años del siglo XVII la Cofradía del Santísimo Sacramento, adscrita al templo parroquial de Santiago el Mayor de Totana, en donde disponía desde 1585 de capilla propia, se incorporó a los desfiles procesionales de la Semana Santa con la imagen de «un cristo de pasión con la cruz a cuestas». Esa iconografía dio lugar a la arraigada devoción de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

El hecho de contar con un espacio propio de culto le permitió a esta cofradía edificar altar para sus imágenes de devoción, como también celebrar en él la Eucaristía. Además en el suelo de su capilla los hermanos cofrades recibían sepultura. Esto contribuyó al desarrollo de la devoción a Nuestro Padre Jesús Nazareno entre las gentes de Totana. En momentos de sequía, carestía o epidemias se recurría a su protección a través de actos de rogativas. Igualmente está constatada la entrega de donativos y limosnas en especie y metálico.

Fuente: La Hermandad

Jesús Nazareno y Santo Sepulcro

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido