La Sangre y la Gloria | Composición

La Sangre y la Gloria

La Sangre y la Gloria

La Sangre y la Gloria

“La Sangre y la Gloria”, marcha procesional de Alfonso Lozano Ruiz, terminada en el mes de Agosto de 2009 y dedicada a la Hermandad del Cister (Sangre) de Córdoba. La obra cuenta con la particularidad de tener unas partes cantadas, cuya letra fue escrita por Alfonso Muñoz, antiguo hermano mayor de la Hermandad del Císter de Córdoba. Cargada de solemnidad, a pesar de la inclusión de las cornetas. Su originalidad y valor musical han sido reconocidos por las grandes bandas de música, siendo una de las composciones mas impactantes de autores modernos y en la actualidad una de las marchas de procesión mas interpretadas fuera de Córdoba junto a las de pedro Gámez Laserna. También la dedicatoria de esta marcha está dedicada a la figura de Leandro Gámez Varo, hojo del gran músico D. Pedro gámez Laserna, fallecido en 2014.

Detalle del guión de "La Sangre y la Gloria".

Detalle del guión de “La Sangre y la Gloria”.

separador_plata

esc_co_sangre2

Hermandad Sacramental, Seráfica y Cisterciense de Capataces y Costaleros de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Conversión, Nuestro Padre Jesús de la Sangre en el Desprecio del Pueblo, Nuestra Señora Reina de los Ángeles en sus Misterios Gozosos y Dolorosos y San Juan Evangelista.

A mediados de los años setenta un grupo de jóvenes estudiantes del colegio cordobés de La Salle, dan vida al proyecto de una nueva cofradía. En el año 1976, con motivo de unos ejercicios espirituales en el centro escolar mencionado, entran en contacto con un recién llegado fray Ricardo de Córdoba quien sabía de una Virgen de Gloria que el imaginero sevillano Antonio Eslava Rubio pretendía transformar en Dolorosa, una vez desprovista del niño que llevaba en sus brazos. La talla es adquirida por 30.000 pesetas trasladándose esta imagen al domicilio de Fernando Morillo-Velarde Chiclana ya que la incipiente corporación no tenía aún sede canónica. Tras fructíferas gestiones, la superiora del monasterio del Císter accede a la fundación de la nueva hermandad en su pequeña capilla conventual, en función solemne oficiada el día de la Inmaculada de 1976.

A medida que la corporación va ampliando su número de hermanos, comienza la realización de su patrimonio, encomendándosele al imaginero Antonio Eslava Rubio la hechura de Nuestro Padre Jesús de la Sangre, que fue bendecida el día 12 de marzo de 1978. A partir de entonces, cada Viernes de Dolores la hermandad comienza a realizar un Vía Crucis por los alrededores del Císter y Capuchinos.

A pesar de la incorporación de la imagen cristífera, la hermandad decide que cuando sea posible realizar la primera estación de penitencia lo hará con el paso de palio. Debido a la rectitud de la Reina de los Ángeles de cara a la composición del palio, los responsables de la hermandad encargan al imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte la realización de una nueva imagen. La talla fundacional es de nuevo reconvertida en imagen de gloria, encomendándosele la realización de un Niño Jesús a Rafael Barbero. Así el 8 de diciembre de 1980 se presentaba Nuestra Señora de los Ángeles en sus misterios Gozosos, en la misma ceremonia que se bendecía el grupo escultórico de Álvarez Duarte, ya que a la nueva imagen Dolorosa había que añadir la figura de San Juan Evangelista que la acompañaría en su paso.

Hermandad de la Sangre Fotografía Jesus Caparros

Hermandad de la Sangre
Fotografía Jesus Caparros

separador_plata

alfonso_lozanoAlfonso Lozano Ruiz (Córdoba, 1984).

Músico cordobés, Alfonso Lozano es ya, por méritos propios, uno de los mayores valores de la música contemporánea cordobesa. Sus marchas, apenas cinco, pero todas de gran interés, muestran que se puede seguir componiendo música procesional de un alto nivel sin caer en innovaciones ni repeticiones. Actualmente es trombón en la Banda de Música “María Santísima de la Esperanza” de Córdoba capital.

El propio autor da la siguente descripción de “La Sangre y la Gloria”:

“Al comienzo, en la tonalidad de do menor, nos situamos en la escena que representa el primer paso de la Cofradía: se oye el murmullo incesante de la gente con cierto aire de tensión. De pronto, la voz de Poncio Pilato irrumpe a través de las trompetas preguntando al pueblo a quién quieren liberar: a Barrabás o a Jesús; a lo que el pueblo responde con contundencia que liberen a Barrabás. Pilato vuelve a hablar diciendo que no encuentra culpa alguna en Jesús, pero el pueblo vuelve a replicar que quieren a Barrabás, y, en un frenético crescendo aumenta el bullicio gritando y acusando a Jesús: “¡¡Crucifícalo, crucifícalo!!” Estos gritos aumentan y se cortan de forma seca para dar paso al siguiente tema: el Camino hacia el Calvario.
La carga dramática de la introducción se convierte aquí en solemnidad y recogimiento. Durante esta sección se oyen ciertos atisbos en modo mayor que representan el consuelo de las Santas Mujeres hacia Jesús. Se repite este fragmento con algo más de movimiento e inclusión de voces y contrapuntos (gritos de la gente al paso del Señor con la cruz a cuestas).
Una vez concluido, pasamos al relativo mayor, mi bemol mayor, en forte, escenificando el paso de palio, el sustento y consuelo que Juan le otorga a María. Se trata de una música plena, llena de esperanza y emoción. Pero volvemos de nuevo al tema del Camino del Calvario para modular y desembocar en el trío.
En la tonalidad de do mayor, esta sección es un canto en alabanza a María, en matiz piano, de gran delicadeza y emotividad y muy cantábile. Cuando acaba enlaza directamente con la introducción, y rememoramos la primera escena, pero al llegar al crescendo, aparece Jesús victorioso y venciendo a la muerte, representado en la modulación y en el tutti fortissimo que le sucede, recapitulando de nuevo el trío y vislumbrando el Triunfo y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
Por último, la coda final representa la Gloria de Cristo, para llegar, en un poderoso crescendo, al apogeo de la obra: el gozo eterno del Reino de Dios”.

Partitura de clarinete de "La Sangre y la Gloria".

Partitura de clarinete de “La Sangre y la Gloria”.

separador_plata

La composición está perfectamente instrumentada y con una gran calidad musical de un músico muy joven pero gran conocedor de la música procesional y de los repertorios adecuados para cada actuación, lo que la hace además tener un estilo muy determinante. Se estrenó el 13 de Marzo de 2010 por la Banda de Música de la Esperanza de Córdoba.

Partitura para bombardino de "La Sangre y la Gloria"

Partitura para bombardino de “La Sangre y la Gloria”

Partitura para tompa de "La Sangre y la Gloria"

Partitura para tompa de “La Sangre y la Gloria”

Su parte cantada del trío de la marcha, obra de Alfonso Muñoz Rodríguez, dice así:

«Estás, María, llena de gracia, cantas al niño gozosas nanas. Fuego de amor, tu seno abrasa, se hace canción en tu garganta. El niño duerme mientras tú al Padre alabas. Cristo ya lo anunció, es promesa cierta: quien me come tiene vida eterna. Jesús triunfó en el calvario, venció a la muerte, nos dio vigor. En el Sagrario se ha convertido en buen manjar y en fuente de luz ¡Gloria al Dios del Amor!».

Partitura del coro de "La Sangre y la Gloria"

Partitura del coro de “La Sangre y la Gloria”

Discográficamente ya ha sido recogida en 4 CD de distintas bandas:

La Banda de Música de Tubamirum en su disco “Bajo Tu Corona”.

La Banda Sinfónica de la Trinidad de Málaga en el disco “Trinidad Sinfónica”.

La Banda de Música de la Paz de Málaga en su disco “Stabat Mater”

La Banda de Música de la Oliva de Salteras, en este mismo año 2016 en su trabajo discográfico “Passio”, en esta ocasión en su versión cantada.

separador_plata

firma_tiedra

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido