Las Pacololadas

No lo recoge el diccionario de la lengua española, pero debería….. Dícese de las composiciones procesionales de Francisco Joaquín Pérez Garrido, bajo el seudónimo de Paco Lola.

¡Hay que ver que manía las tenemos los foreros de patrimoniomusical.com! cuando son las que mayores triunfos obtienen en la calles y mas aplausos levantan al pueblo fiel. Y dale con aquello de que si las compone silbando… que si se las instrumentaliza otro músico…. Que si están basadas en rumbas…. Qué más da todo esto, si le gustan al público. Digo yo, no?

Recuerdo en una ocasión que vi un posteo en un grupo cofrade de Oviedo del facebook, con un video de la Procesión de la Virgen de la Esperanza ovetense. Puse el video y se escuchaba “Caridad del Guadalquivir”. Tuve la osadía de dejar mi comentario que era algo mas o menos así: “con la de preciosidades que existen y que no se interpretan ni en sus Hermandades, y esta “pachanga” se extiende de Sur a Norte como la pólvora”. ¡Bueno majo! A poco me linchan. Se me echó encima todo el personal y tuve que salir del tema por patas evitando riesgos para mi integridad física….. pero como decía aquel mientras caía del puente: “ no me arrepientooooooooo”, pues gracias a aquello conocí y entablé amistad con Alberto Alonso Pacheco, músico y compositor asturiano que está realizando un gran trabajo en beneficio de este género musical para la capital del Principado de Asturias.

Como esto va de anécdotas, pues ale, va otra. En una visita a Sevilla durante un fin de semana para ir a ver la extraordinaria de los Gitanos con motivo del 25 aniversario de la Coronación de la Virgen de las Angustias que se celebraba el Domingo. El día anterior, sábado, nos dimos en la ciudad Hispalense cita un grupo de amigos apedreados. Allí estaban Trinkote, Arancha, Conchi, Paco, Cincelador y este que escribe junto a mi mujer. Estuvimos viendo el traslado de Gracia y Esperanza, que la llevaban a otro Templo desde el de San Roque porque iban a empezar unas obras. Por supuesto que nos gustaba aquello, pero faltaba algo…. faltaba la música. De repente apareció un conocido Pucelano que nos informó que en no recuerdo qué barrio se estaba celebrando una Procesión con la Virgen del Amparo y que musicalmente iba acompañada por la Banda de música de las Cabezas de San Juan. Dicho y hecho, nos pusimos de camino. Antonio Cincelador, como sevillano que es, tiraba como un perro de guía del resto de la jauría sedienta de música. La caminata fue larga y cansada, pero cuando escuchamos de fondo el ruido de los tambores, nuestros semblantes cambiaron con ese alivio de que ya llegábamos . Al ponernos a la altura de la Procesión, pues hicimos lo típico en estos casos, que fue situarnos a la altura del Paso y así poder observar de primera mano las maniobras de los costaleros a la vez que escuchábamos el repertorio de la banda.

Sonó “Pasa la Virgen Macarena” de Gámez Laserna. Sonó “Soleá dame la mano” de Font, pero el personal iba a su bola, hablando y mas pendientes de las levantás que de la música… De repente empezó “Caridad del Guadalquivir” y se hizo el silencio. Todo el grupo admiraba ese momento. Silencio que solo fue roto por el graciosillo de turno que dijo: “mira Tiedra, tu favorita”.

Si es que voy contracorriente y no puede ser… No me rindo a la evidencia… Pero hablando en serio, ¿saben ustedes cual es en mi opinión, la mejor marcha con diferencia de Paco Lola?, pues es “La Paz por el parque” y sin embargo, esta marcha apenas tiene difusión, ni se la interpreta. Todo son Caridades y Callejuelas….

Ha llegado el momento de reconocer públicamente que las marchas de Paco Lola, son las que mejor acogida tienen en la calle y ha llegado el momento de salir del armario y reconocer públicamente de que yo también escucho sus marchas en la intimidad de mi hogar cuando estoy solo, eso sí, bajando el volumen del sonido por aquello del que dirán.

Cierto es que la tendencia de las bandas en los últimos años, es de una vuelta a lo clásico, sobre todo en los conciertos, recuperando aquellas joyas olvidadas de cuyos autores no dicen las malas lenguas que las componían silbando, sino sentados y encima de la mesa un pentagrama al que iban añadiendo notas muy meditadamente.

Hay que reconocer que las pacololadas en la calle triunfan, pero los Gámez Laserna, los Farfán, los Cebrián, los Ricardo Dorado… PERDURARÁN.

Ahora vas y lo tuiteas!!

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies