Los Himnos de los Pasos de Lorca

Los Himnos de los Pasos de Lorca

Los Himnos de los Pasos de Lorca

 

Himnos de los Pasos de Lorca

 

La Semana Santa de Lorca es una de las más destacadas manifestaciones populares de celebración de la Semana Santa en España, habiendo sido declarada como fiesta de Interés Turístico Internacional en 2007. Actualmente se trabaja intensamente en la candidatura a ser preseleccionada para la declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Al margen de la existencia de procesiones religiosas al modo tradicional, son los Desfiles Bíblicos Pasionales los que dotan a la Semana Santa lorquina de una personalidad única y diferente, con representaciones del Antiguo Testamento o de la simbología cristiana o con la participación de caballos y carros, así como carrozas de enormes dimensiones.

Aun cuando muchas de sus procesiones son más antiguas, la historia de los desfiles bíblicos-pasionales tal y como los conocemos se remonta a finales del siglo XIX, creciendo desde entonces hasta llegar al esplendor de nuestros días.

 

Las Cofradías lorquinas que componen su Semana Santa son:

 

Muy Ilustre Cabildo de Nuestra Señora la Virgen de la Amargura en la Real y Muy Ilustre Orden-Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario (Paso Blanco)
Hermandad de Labradores (Paso Azul)
Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre (Paso Encarnado)
Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón (Paso Morado)
Hermandad de la Curia (Paso Negro)
Archicofradía de Jesús Resucitado

 

Los Himnos de los Pasos de la Semana Santa lorquina forman parte de las entrañas de los días grandes de Lorca y tienen tanta importancia para los Desfiles Bíblico-Pasionales que, su no presencia, sería inexplicable. Sencillos pasadobles-marcha de corte militar y marcial que ya se interpretaban a finales del siglo XIX, aunque no fueron considerados himnos oficiales hasta el año 1910, aproximadamente. Fue su carácter popular y pegadizo lo que los elevó a rango de marcha oficial.
semanasanta_lorca2

 

semanasanta_lorca3

 

separador_plata

 

esc_lorca_blanco

HIMNO DEL PASO BLANCO

paso_blanco

 

Muy Ilustre Cabildo de Ntra. Sra. la Virgen de la Amargura en la Real y Muy Ilustre Orden-Archicofradia de Ntra. Sra. del Rosario

 

La Archicofradía del Rosario, data de la primera mitad del siglo XV, aunque documentalmente se tienen noticias de finales de 1599, principios de 1600.
Recibe el sobrenombre de Ilustre en el año 1750 y por aunar la creación en su Capilla de otras cofradías, llamadas adyuctrices, además de Ilustre será nombrada Archicofradía.
El 25 de Marzo de 1753 se crea el Paso de Oficiales con un número de 70 nazarenos penitentes y 15 gallardetes con los 15 misterios del rosario, comprometiéndose a sacar en procesión el Viernes Santo a Ntra. Sra. Del Rosario, Ntro. Padre Jesús con la Cruz a cuestas, la Virgen de la Amargura, San Juan, la Magdalena y la Verónica. Por esta razón, por los años 1750-1756 es encargada al escultor Francisco Salzillo una imagen de la Virgen de la Amargura. Es el nacimiento del Paso Blanco.
En un principio, el color de las túnicas de los oficiales será el morado, pero en su reactivación, en la segunda mitad del siglo XIX se cambiará por el blanco. El distintivo con el que acudían a la procesión era el escudo en campo rojo con el águila dorada y por tanto, ya en 1780 eran llamados «SanJuanistas».
Durante el reinado de Fernando VII, la Ilustre Archicofradía del Rosario recibe el apelativo de Real, por haber nombrado a éste el primero de los 15 esclavos-mayordomos quedando configurado el nombre de la primitiva cofradía con el de Muy Real e Ilustre Orden Archicofradía de Ntra. Sra. del Rosario.
El 15 de Agosto de 1852 es presentada una solicitud a la Muy Real e Ilustre Archicofradía de Ntra. Sra. del Rosario para formar una sección de nazarenos de indefinido numero de miembros en recuerdo del Paso de Oficiales y pidiendo se les autorice a usar el color blanco en las túnicas por ser éste uno de los propios de la Virgen y poder sacar en procesión todas la imágenes pertenecientes a la Cofradía, en especial San Juan Evangelista, llevando sus componentes el escudo de éste Santo y por distintivo el rosario, dejando en exclusiva la devoción hacia la Virgen de la Amargura. En la última cláusula de esta solicitud se solicita la total autonomía, comprometiéndose a sufragar todos los gastos originados en la procesión.

 

amargura_lorcaVirgen de la Amargura.

La reconfiguración de la secuencia narrativa de la procesión del Viernes Santo en los tiempos del barroco supuso la incorporación de la advocación de la Virgen de la Amargura pensada para representar la escena inmediatamente posterior a la muerte de Jesús.
Los colores iconográficos imperantes en la época y el luto producido por la muerte de Cristo, junto a la actitud de recogimiento y meditación en torno a los signos proféticos de aquel drama, fueron desbancados por Francisco Salzillo por considerarlos anticuados y modos expresivos propios del siglo anterior.
El genio trataba de conseguir una imagen más histriónica, más real y comunicativa que se ajustase a la intensidad emocional de un cortejo que se iba dotando de modo paulatino de una puesta en escena más grandiosa.
El realismo se hizo patente en esta imagen de vestir centrando especialmente la expresión en el rostro. La imagen demostraba amargura y sumisión ante el destino, como se muestra también en los brazos declamatorios, la mirada desconsolada dirigida hacia el Altísimo y en el pálido rostro de textura sonrosada con lágrimas de cristal.
El dramatismo de aquella imagen se vio dulcificado en 1949 con la incorporación de la actual imagen de la Titular del Paso Blanco tras la desaparición de la anterior en la Guerra Civil.
La contención del carácter dramático, la búsqueda de la belleza y cierto naturalismo idealizado propio del escultor Sánchez Lozano, aleja la imagen de un realismo exacerbado y la acerca a una exquisita belleza que nos acerca a Dios e invita a la devoción por una madre que roza la perfección.

 

El Himno que levanta pasiones y que transporta a quien lo escucha a otro estado sensacional y emocional cuando la Virgen blanca, Virgen de la Amargura entra en su capilla, al regresar de la carrera, es El Tres.
Así, ante la necesidad de interpretar el himno aún no decidido definitivamente, nace la pregunta: «¿Cuál tocamos?». Con este antecedente, surge en consecuencia la respuesta: «El Tres». Y de ahí el título, que no ha cambiado desde aquella etapa.
José María Campoy García ofrece el año 1892 como fecha aproximada de la interpretación y estreno de el ‘Tres’, siendo presidente de la cofradía blanca el lorquino Simón Mellado Benítez. Son varias las leyendas que circulan respecto al origen del himno blanco y su autor. Dice Antonio Manzanera que la versión más creíble es la que apunta a que el nombre procede de la marcha que aparecía como número 3 en el libreto de los músicos blancos. Respecto a la autoría, en las partituras existentes en el archivo de la Banda Municipal, manuscritos con cien años de antigüedad, no existe dato alguno sobre el autor.
La composición está escrita en compás de dos por cuatro, en la tonalidad de Fa Mayor, con una breve introducción en la que participan, prácticamente, todas las familias instrumentales de la banda de música. Aunque nació sin letra, en el año 1955, fue estrenada una versión a cuatro voces por la Coral Bartolomé Pérez Casas, con texto del Salvador Jiménez y dirección de Manzanera.

En este enlace se puede escuchar el Himno del Paso Blanco interpretado por la Banda Municipal de Lorca:

bajar

separador_plata

 

esc_lorca_encarnado

HIMNO DEL PASO ENCARNADO

Fotografía: cosas de Lorca

Fotografía: cosas de Lorca

 

Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre

Los antecedentes históricos de la Archicofradía Encarnada en cuanto hermandad penitencial inspirada por la devoción hacia el Misterio Pascual y la Sangre de Jesucristo Crucificado se remontan a la fundación oficial por la Orden Franciscana en 1590, de la Cofradía de la Santa Vera Cruz y Sangre de Cristo cuya existencia esta constatada desde 1555 y ya tenía por finalidad “conseguir tan gran indulgencia y contrición y mover los corazones de las gentes a piedad con la disciplina y obra (…)” haciendo una procesión “el Jueves Santo que provoca a los que no son devotos… una de las más señaladas procesiones de sangre que se hacen en todo el Reino disciplinándose y sacándose sangre”.
La Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre, Paso Encarnado, tiene su sede religiosa en la iglesia parroquial de San Cristóbal, donde se rinde culto al Santísimo Cristo de la Sangre, a la Virgen de la Soledad y a Nuestro señor Jesús de la Penitencia.
Es una Cofradía marcada desde sus inicios por el trabajo, tesón y dedicación de personas, que de manera desinteresa, y con muy pocos medios, pusieron su empeño en crear un Paso que fuese el orgullo de todo un barrio, el Barrio de San Cristóbal.
La noche especial para la Cofradía es el Jueves Santo y su Procesión del Silencio, que discurre sigilosamente por las calles del Barrio al son de las Saetas.

Los bordados en la Archicofradía son de especial interés por su estilo singular, que venimos en definir como “barroco mediterráneo”.

 

sangre_lorcaCristo de la Sangre.

Es la imagen titular de la Archicofradía. La talla es obra del escultor valenciano D. José Gerique Chús. Originalmente desfilaba sobre trono de ruedas. En la actualidad desfila sobre los hombros de la Hermandad de Costaleros que tomaron el relevo de los soldados del Regimiento de Infantería Mallorca XIII. Las andas actuales mantienen los ricos faroles del trono originario.
La Hermandad de Costaleros del Cristo de la Sangre tiene sus orígenes en el año 1996.
Con la idea de mantener los lazos con el que fue nuestro Regimiento, los Costaleros desfilan uniformados con un traje de Infantería de época, con el que el Rey Alfonso XII Juró Bandera y más tarde el Príncipe de Asturias D. Felipe de Borbón. Cada año van ingresando más jóvenes en la Hermandad dando lugar a la creación de una escolta que releva al primer grupo de Costaleros en la mitad del recorrido de la procesión.
En el año 2000 con motivo del Jubileo y a petición de la Hermandad se toma la decisión de que la imagen del Titular de la Cofradía vuelva a desfilar el Viernes Santo. En este recorrido se producen emotivos encuentros con las imágenes marianas titulares de los pasos Blanco y Azul. En este mismo año se crea la Banda de tambores, cornetas y gaitas.

 

El Himno del Paso Encarnado, cuyo autor también aparece como desconocido, podría decir que posiblemente fue compuesto en el siglo XIX, de carácter mucho más marcial que los del Paso Blanco y del Paso Azul, incluso de forma castrense, y fue armonizado e instrumentado por el músico lorquino José Mateos Heredia.

Los Estatutos recogen en su Artículo 4 que el emblema-insignia de la Archicofradía es “un Cáliz dorado del que emerge un Crucifijo que irradia un aura de luz, simbolizando el Vaso Sagrado donde se contiene la Preciosísima Sangre de Cristo, y la Cruz es sobre la que nuestro Señor la derramó para salvarnos”. El Himno oficial del Paso Encarnado (Artículo 5) ““es el pasacalles cuya composición se atribuye al maestro José Mateos Heredia, y cuyo título es “Viva el Barrio””.

En este enlace se puede escuchar el Himno del Paso Encarnado interpretado por la Banda Municipal de Lorca:

bajar

separador_plata

 

esc_lorca_negro

HIMNO DEL PASO NEGRO

paso_negro

Hermandad de la Curia

Los orígenes de la actual hermandad de la Curia se encuentran en el antecedente de la cofradía fundada en 1725 bajo el nombre y la advocación de Ntra. Sra. De los Dolores en el Paso del Prendimiento, que llegó a tener procesión propia el Miércoles Santo y en 1874 fue reorganizada por el Colegio de Abogados y Procuradores.
Cuando en 1940 vuelven a salir las procesiones, la Hermandad de la Curia ya había abandonado la presidencia del Miércoles Santo desde 1932 y entonces ocupó el puesto de los “negros servitas” en la procesión del Domingo de Ramos.

Tenía entre sus actividades el Paso Negro la presidencia de las reuniones entre las Cofradías lorquinas cada Miércoles de Ceniza, en la sacristía de la Capilla del Rosario, para decidir si se sacaban o no las procesiones a la calle. De las fuentes más importantes que nos han quedado para ver cómo pudo ser este paso y su origen primigenio debemos estudiar el archivo fotográfico que se conserva en el Archivo histórico de Lorca tomadas por los fotógrafos José Rodrigo y Pedro Menchón desde el año 1865 al menos.
En el año 1977 la Hermandad trasladó su sede a Colegiata de San Patricio, declarada Monumento Artístico el 27 de Enero de 1941 y Bien de Interés Cultural el 27 de enero de 1991, y desde allí parte la Procesión de la Soledad, que sale el Sábado de Pasión para recorrer las calles más señeras del casco antiguo y monumental de Lorca.

soledad_lorcaVirgen de la Soledad.

Dado que también habían desaparecido las Imágenes de sus Titulares en la destrucción de los primeros meses de la Guerra Civil, la Hermandad se puso bajo la nueva advocación de la Stma. Virgen de la Soledad, venerada en la Piadosa Imagen esculpida por José Sánchez Lozano en 1951. En 1950 Emiliano Rojo dirigió el bordado de su único estandarte y poco después fue Joaquín Ruiz quien asumió la dirección artística del manto de la Soledad, que sólo puede ser contemplado en la tarde del Domingo de Ramos.

La titular de la Hermandad de la Curia procesiona a hombros de abogados, procuradores, fiscales y jueces desde la Colegiata de San Patricio.
La Santísima Virgen de la Soledad, titular de la Hermandad de la Curia, Paso Negro, protagoniza esta noche una de las procesiones de mayor recogimiento de la Semana Santa Lorquina. La imagen, que portan a hombros jueves, abogados, fiscales, procuradores y funcionarios de Justicia, recorrerá distintos enclaves de la vieja Ciudad amurallada.
Su salida procesional no será por la fachada principal de la Colegiata de San Patricio, sino por el Carrerón, un pasillo que se ha utilizado en los últimos años para su recogida. La empinada cuesta de guijarros es lo que ha llevado al cambio del inicio del desfile que tendrá uno de sus momentos más impresionantes en el Porche de San Antonio y en el Arco de la Cava.
La Hermandad de la Curia es la cofradía más antigua de las que participan en la Semana Santa de Lorca, teniendo sus antecedentes en el Paso del Prendimiento, Paso de los Escribanos, los servitas, siendo su fundación entre 1725 y 1750, constituyendose como Hermandad de la Curia en el año 1874, año en el que se creó el Colegio de Abogados de Lorca, que asumió la responsabilidad de la cofradía, sumándose posteriormente los procuradores.
De Sánchez Lozano
La titular del Paso Negro es del escultor Sánchez Lozano. Procesiona dos días, el primero de ellos, ésta noche, Sábado de gloria. El segundo, será mañana domingo, Domingo de Ramos, por la carrera, donde presidirá el desfile. Entre su cortejo destaca la bandera que se estrenó en 2007 y que realizó el artista José López Gimeno. La bandera consta de varios medallones bordados en sedas con motivos barrocos inspirados en la Capilla Sixtina.

El Himno del Paso Negro es el último de los himnos oficiales de los Pasos de Semana Santa en ser escrito. Fue compuesto en enero de 1983, por Rafael Rosell. Se trata de un pasodoble de corte militar y junto al del Paso Morado, es el más extenso de todos los himnos de la Semana Santa lorquina. Primitivamente realizó un proyecto muy solemne, demasiado solemne para la recogida de la bandera, por lo que retocó este himno realizando una marcha de procesión denominada La Curia, dedicándosela a la Virgen de la Soledad, y que durante algún tiempo se interpretaba única y exclusivamente en la procesión que realiza La Curia el sábado antes del Domingo de Resurrección por la calle Cava y casco antiguo de Lorca.

separador_plata

 

esc_lorca_morado

HIMNO DEL PASO MORADO

paso_morado

 

Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón.

El Paso Morado sale en procesión a la manera tradicional y genuina, sin inclusión de grupos bíblicos en movimiento, sino sólo con estandartes,  y “pasos” que muestran los distintos episodios de la Pasión y Muerte de Jesús de Nazaret. Tiene sus antecedentes históricos en el siglo XVIII, cuando D. Pedro Alcántara Pérez de Meca dedica a la advocación del Stmo. Cristo del Socorro una capilla en el convento-hospital de San Juan de Dios.
El Paso Morado cada año recorre las calles con un orden lleno de solemnidad y un característico ritmo sereno durante la tarde del Jueves Santo en la Procesión del Perdón que parte desde la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. Del Carmen.
En la mañana del Viernes Santo, una Procesión Penitencial formada por cientos de penitentes con túnica morada acompaña hasta la Ermita del Cristo de la Misericordia al Titular de la Cofradía, a la Dolorosa y a S. Juan Evangelista, en una sobrecogedora muestra de austeridad y rigor penitencial.
En el 2000, recupera la vieja tradición de practicar el Vía Crucis con la Sagrada imagen del Cristo de la Misericordia, obra de Isabel Biscarr Cuyás (1945), restaurada a tal efecto por Joaquín Bastilla Gil. A media noche del Miércoles Santo, es bajada a hombros desde el Calvario hasta la Iglesia del Carmen, donde permanecerá un día para de nuevo formar parte del “Vía Crucis Penitencial Nocturno”, que a la luz de las velas subirá al Calvario a las 24 horas del Jueves.

 

cristoperdon_lorcaSantísimo Cristo del Perdón.

El Cristo del Perdón es la imagen titular de la Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Paso Morado. Fue tallada en 1787 por el gran escultor Roque López, discípulo predilecto de Salzillo.
La figura de Jesús con la cruz a cuestas, en su camino de dolor hasta su muerte en la cruz, fue una iconografía de gran devoción y muy del gusto del siglo XVIII, quizás por su fácil identificación con el hombre sufriente. Algunos autores como Martínez Medina señalan que «al ser una imagen en camino que se mueve, induce naturalmente al seguimiento, a la vez que el realismo con que en esta época se representó ayudaba a la cercanía e imitación».
Porta pesada cruz arbórea sobre el hombro izquierdo, como es tradicional, emblema específico de su expiación y signo de la Redención del Hombre. La cabeza está ligeramente girada hacia el lado opuesto a la cruz, y lleva, sobre la peluca de pelo natural, que acentúa el naturalismo, una corona de espinas como símbolo de tribulación, sufrimiento y pecado.
El rostro es de facciones alargadas, y denota una expresividad contenida. Viste túnica de color morado, que alude al sufrimiento y penitencia. La que lucirá esta Semana Santa fue bendecida el pasado jueves en el transcurso de una Misa Solemne que tuvo lugar en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, sede religiosa de la Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Paso Morado. La pieza, bordada en oro y sedas, muestra motivos de la pasión. Ha sido elaborada en los últimos meses en la sacristía del templo.
El cordón que desciende desde el cuello para ajustar la túnica a la cintura simboliza y recuerda la predicción profética: «Como cordero llevado al matadero, no abrió la boca». Un análisis formal de la talla de Roque López muestra, según el archivero municipal Eduardo Sánchez Abadíe, en el libro ‘Perspectivas de la Semana Santa de Lorca’, en su capítulo ‘Bordados e imaginería en la Semana Santa de Lorca’, «una clara relación con obras de su maestro Francisco Salzillo, como evidencia, más allá de sus similares rasgos físicos, el verismo y la contenida expresión del rostro, que elude reflejar el patetismo propio de esta iconografía».
En 1947 estrenó un trono de madera tallada realizado por el maestro retablista catalán, afincado desde joven en Madrid, Alfredo Lerga Victoria. Su diseño va en la línea de los clásicos tronos barrocos, realizado en madera tallada y dorada, destacando por su profusión decorativa de carácter vegetal y figurativo que se hace extensible a todos sus lados. En el centro, presenta unas abigarradas y altas cartelas de perfil mixtilíneo en las que se incluyen mascarones, instrumentos de la Pasión y expresivas cabezas inscritas en tondos, además de una frondosa decoración vegetal con figuras y volutas en el friso y, en las esquinas, los característicos y sobresalientes candelabros a modo de grandes jarrones en los que van talladas pequeñas representaciones infantiles.
Sánchez Abadíe sigue diciendo del trono del Cristo del Perdón que en suma, «es obra de una exuberante ornamentación que combina con gran libertad elementos de carácter simbólico con otros adornos y formas caprichosas, meramente decorativas.
Fue tras la guerra civil y la desaparición de la mayor parte de los tronos existentes, cuando los nuevos encargos recayeron en artistas andaluces o establecidos en Madrid, como fue el caso de Alfredo Lerga. Del trabajo de este artista, que había realizado originales tronos para el Cristo Yacente y el Cristo del Perdón, una revista de Semana Santa decía lo siguiente: «A una ejecución admirable se une el gran valor de un analizado razonamiento para cada talla y alegoría, que es complemento obligado a toda obra de arte. Es preciso trabajar bien, pero en algo que antes haya sido concebido y estudiado con acierto; éste es el fuero de Lerga, Maestro Mayor de Artesanía, poeta del arte y fino captador de detalles que avaloran sus producciones».

 

El Himno del Paso Morado, cofradía del Cristo del Perdón, fue escrito por Rafael Rosell Cebrián en 1982, cuando era director de la Banda Municipal y para interpretarse en el recién creado pregón de Semana Santa. Sustituyó al que el Paso Morado consideró su himno durante varios años bajo el título ‘Saludo a Lorca’, un pasodoble marcha de Benjamín Sevilla.

Con la presencia del acuartelamiento militar en Lorca, un músico mayor (Benjamín Sevilla), dedicó un pasodoble a Lorca, titulado «Saludo a Lorca», basado íntegramente en los temas musicales de El Tres y Las Caretas, y que de forma oficiosa fue considerado como un Himno para el Paso Morado.
Más tarde, la propia directiva de esta cofradía solicita al anteriormente citado director de la Banda Municipal, Rafael Rosell Cebrián, la posibilidad de su recuperación, armonización e instrumentación, el cual acomete dicho requerimiento, y en 1981 fue presentado a la directiva del Paso, no acabando de agradar en aquel momento por el hecho de ser un popurrí de los himnos de blancos y azules.
De aquella reunión surgió la idea de proponer a Rafael Rosell, músico valenciano llegado a Lorca en 1975 para ocupar la vacante de director de la Banda de Música del Ayuntamiento, y que con anterioridad -concretamente en 1980- había compuesto y dedicado a nuestra ciudad el Canto a Lorca, (añadiendo la letra el poeta lorquino Pedro Guerrero), la composición propia de un Himno para la Cofradía.

En este enlace se puede escuchar el Himno del Paso Morado interpretado por la Bandade cornetas y tambores de la Cofradía

bajar

separador_plata

 

esc_lorca_azul

HIMNO DEL PASO AZUL

paso_azul

Hermandad de Labradores

Nace esta cofradía con el nombre de Confraternidad de Esclavos de María Santísima de los Dolores, siendo conocida desde 1756 como Hermandad de Labradores, según reza en la Bula de concesión dada por el Papa Benedicto XIV. A partir de 1856 su nombre es el de Hermandad de Labradores, Paso Azul.
Su símbolo es un corazón mariano atravesado por una espada, en recuerdo de los Dolores de la Virgen.
La Iglesia de San Francisco es la sede religiosa de los azules. Acoge las Sagradas Imágenes del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y de la Santísima Virgen de los Dolores.
La casa del Paso, conocida comúnmente como Casa de las Cariátides, fue construida hacia 1890 por Encarnación Escobar y adquirida por la Hermandad el Viernes de Dolores de 1987, siendo inaugurada en Marzo de 1990. Forma parte del Patrimonio Artístico Nacional y está declarada de Protección Integral.
Para describir la historia de la Hermandad de Labradores Paso Azul, debemos remontarnos al siglo XVI, cuando un siglo después de la reconquista del Reino de Granada, la ciudad de Lorca empieza a “normalizar” su vida cotidiana tras doscientos años de frontera sometida a incursiones y revueltas. Durante este siglo se produce en nuestra ciudad un florecimiento de entes cofrades y una de las primeras en aparecer es nuestra Cofradía matriz, la Archicofradía de la Vera Cruz y Sangre de Cristo, en un primer momento ubicada en el convento de Dominicos de la alberca y poco después en el de Franciscanos de la Puerta de Nogalte.Estas primeras cofradías estaban formadas por las clases más altas de la ciudad y entre sus miembros figuran apellidos de una oligarquía descendiente de los caballeros que acompañaron a “el Rey Sabio” en la conquista de nuestra ciudad, y que consiguieron importantes patrimonios en los diferentes repartimientos gracias a sus méritos de armas.Damos un pequeño salto en nuestra particular historia para situarnos ahora en la mitad del siglo XVIII, la economía local ha conseguido empezar a crear una nueva “clase” formada por artesanos, pequeños y medianos propietarios de tierras y algunos profesionales, lo que podemos definir como el germen de la clase media, paralelamente los oligarcas archicofrades han ido cayendo en decadencia, y cada vez les resulta más costoso sacar las procesiones penitenciales de Semana Santa. Para aliviar sus gastos deciden dar cabida en sus archicofradías a entes menores que se hagan cargo de sacar en procesión determinados pasos, manteniendo los archicofrades el guión de procesión y la calidad de mayordomos.
En 1856, la Hermandad de Labradores rompe la tradicional humildad de las procesiones lorquinas al bordar las túnicas de sus nazarenos y dos años más tarde incorpora a su procesión nuestro primer grupo bíblico “La Calle de la Amargura”, ya encontramos en este momento dos de las características de las procesiones lorquinas, el bordado y los grupos bíblicos, analizar la tercera la rivalidad, superaría la capacidad de estas páginas, pero servirá de motor para que las cofradías entren en una carrera en pro del mayor esplendor y riqueza.
De este modo la procesión Azul se va enriqueciendo con nuevos bordados y grupos bíblicos, históricos y alegóricos. La Guerra Civil supondrá un triste paréntesis en la historia, durante ella las cofradías vieron disminuir su patrimonio y para el Paso Azul supuso la perdida de la Imagen de su Titular obra del artista local Manuel Martínez del Siglo XVIII. Una vez concluida la contienda la Hermandad intenta volver a la normalidad, pero se decide que hasta que no se posea en propiedad una nueva Imagen de la Virgen de los Dolores la normalidad no seria absoluta, por lo que no se participaría en procesión.

dolores_lorcaVirgen de los Dolores.

Obra de José Capuz, que se le encarga en el año 1941 una nueva Imagen, que es entronizada en el altar del lateral del Evangelio el año 1942. Ese año las túnicas y el patrimonio del Paso Azul vuelven a participar en las procesiones.
La Virgen luce la corona de oro que le fue impuesta en su Coronación Canónica, el día 15 de septiembre de 1.997, obra del maestro Francisco Marmolejo Camargo (Sevilla). El manto, obra de Francisco Cayuela, fue realizado en 1.904. El trono es obra del orfebre sevillano Fernando Marmolejo Camargo y fue estrenado el Viernes de Dolores de 1.981. El palio, obra de Emiliano Rojo, representa las catorce estaciones del Vía Crucis, bordadas en sedas con cenefa de oro. La bandera está bordada en oro, sedas y pedrería con motivos barrocos de inspiración vegetal. En la parte superior del anverso figura el Corazón de la Santísima Virgen, atravesado por una espada de dolor y flanqueado por dos ángeles; en la inferior, el escudo de la Ciudad de Lorca y en el centro del reverso, está bordado el anagrama de María.

El Himno del Paso Azul, respecto a su por qué hay dos versiones. La primera dice que ‘Las Caretas’ era el título que puso el autor en la plica presentada al concurso. La segunda versión es de José Alcázar que asegura que se debe a que los tradicionales anuncios se realizaban el Domingo de Piñata y los músicos azules hacían el pasacalles con la cara cubierta con un antifaz.
Las Caretas es una marcha-pasodoble de título y autor desconocido, que parece ser que fue adoptado como Himno de la Hermandad de Labradores, Paso Azul aproximadamente entre 1871 y 1873, coincidiendo prácticamente con el nacimiento de la propia cofradía.
El Paso Azul estrenó para la banda de música unos mantos nuevos, en los que simulaban una piel de león, su cabeza -realizada con no demasiada suerte- semejaba más una careta que la cabeza del citado felino. La rivalidad entre cofradías no es nueva, y en aquel entonces los blancos, mofándose cada vez que sonaba el himno gritaban: «las caretas , las caretas». Adoptando así finalmente el título.

En este enlace se puede escuchar el Himno del Paso Azul interpretado por la Banda Municipal de Lorca:

bajar

separador_plata

 

esc_lorca_resurreccion

HIMNO DEL RESUCITADO

resucitado_lorca

Archicofradía de Jesús Resucitado

Las primeras referencias históricas de la Archicofradía de Jesús Resucitado, como hermandad pasionaria se remontan a los inicios del s. XVII, cuando hacia 1601 aparece ya erigida con bula apostólica en la Iglesia de Santa María de la ciudad de Lorca.
Tras diversos periodos de esplendor y decadencia, en 1764 fue restablecida con nuevas constituciones aprobadas por el Tribunal de Causas Pías, y en 1789 recibe por parte del párroco de Santa María, don José Fermín Mancebo, un nuevo impulso.
Los años del cambio de siglo marcarán un hito decisivo en la historia de la Archicofradía, cuando en 1801 sale por primera vez en procesión la Muy Venerada y Milagrosa Imagen de Nuestro Señor Jesús Resucitado.

resucitado_lorca2

Fotografía: Roque

Nuestro Señor Jesús Resucitado.

En 1.801 sale por primera vez en procesión la Imagen de Nuestro Señor Jesús Resucitado, obra de D. Roque López (1714-1811). Fue restaurada en 1998 por Paz Barbero.
La Sagrada Imagen de María Santísima de la Encarnación y Asunción es obra de José Jerique Chús en 1941.
Esta cofradía tiene su sede religiosa en la antigua Colegiata de San Patricio.
La Imagen, Titular de la Ilustre Archicofradía de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo de la iglesia lorquina de Santa María (hoy en ruinas), se contrató con el artista en agosto de 1800 y fue acabada en marzo de 1801, pagándosele por ella 2.500 reales.
Recibe popularmente el nombre de “El Palero”, por haber estado su capilla en Santa María junto a unas palas o “chumberas”, lo cual sirvió, aparte de la propia posición de la figura, para salvarlo de la destrucción en los tristes sucesos de julio y agosto de 1936.
El ciclo procesional de la Semana Santa de Lorca culmina cada año el Domingo de Resurrección con la Procesión de la Archicofradía de Jesús Resucitado. Desde la Colegiata de San Patricio, precedida por la Sagrada y Muy Venerada Imagen de la Stma. Virgen de la Encarnación y Asunción, acompañada por numerosos fieles, sale a la calle a hombros de sus archicofrades, la Imagen del Señor Jesús Resucitado, para recorrer, entre pétalos de flores y gozosa alegría, las calles más señeras de Lorca, anunciando a los cuatro vientos la gran noticia que conmovió al mundo.

El Himno de la Archicofradía del Resucitado es uno de los más antiguos junto al de Blancos y Azules. Se llama ‘A Cristo Resucitado’ y es obra del músico lorquino Pedro José Jiménez Puertas. Se conserva la partitura oficial que se compuso en el año 1980, bajo la presidencia de José María Moya Meca. Es el único himno de las distintas cofradías que originariamente nació con letra y después de estar perdido durante varias décadas, la coral Bartolomé Pérez Casas lo reestrenó con su texto original el Domingo de Resurrección en el año 1997.

 

En tabernacofrade no disponemos de grabación de este Himno.

Fuentes principales de información: cosasdelorca y semanasantalorca.

separador_plata

 

Fotografía: la referencia

Fotografía: la referencia

 

trono_lorca

separador_plata

 

firma_tiedra

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido