Marcha Fúnebre de Thalberg | Composición

Marcha Fúnebre de Thalberg

Marcha Fúnebre de Thalberg

Marcha Fúnebre de Thalberg

Sigismund Thalberg, pianista virtuoso y compositor, nació en Ginebra (Suiza) el 7 de enero del año 1812 y murió en Posilipo, Nápoles, Italia, el 27 de abril de 1871.
Fue hijo ilegítimo del príncipe Moritz Dietrichstein y de Fortunée Stein. Estudió bajo la tutela de Simon Sechter, Carl Czerny y Johann Nepomuk Hummel.

Thalberg comenzó su carrera profesional haciendo conciertos en Viena en 1828, en los que se le prestó una considerable atención, y publicando su Opus 1, Mélanges sur des thèmes d’Euryanthe. En 1835 empezó sus giras de conciertos, con lo que se fue ganando prestigio y fama como pianista. Fue considerado como el más importante pianista del siglo XIX en competencia con Listz y uno de los señeros del romanticismo. Estudió con Mittag, Hummel y Sechter, perfeccionándose en París con Pixis y Kalkbrenner. Realizó su primer concierto público en París, en 1836, sustituyendo a Franz Liszt y alcanzando un éxito arrollador, que se tradujo en una enconada rivalidad más que entre ambos músicos, entre sus seguidores. Obtuvo un gran éxito por toda Europa de 1837 a 1848, que a partir de esa fecha extendió a Estados Unidos de América. Sin embargo, a partir de 1850 su carrera entró en una crisis, que le valió ser superado definitivamente por Listz.
El sello de sus interpretaciones era su apariencia de tocar «a tres manos»: interpretar la melodía con los pulgares y los adornos y variaciones con el resto de los dedos. Su técnica fue excelente, su cuidado, completo y su excelente gusto encontraron su máxima expresión en su fantasía sobre arias operísticas, de gran brillantez y efectividad virtuosística, cuyas huellas pueden rastrearse hasta finales del siglo XIX. Sólo le faltó, a juicio de sus contemporáneos, «un poco de imprevisión y de pasión», cosa que sí se encontraba en Listz. Sus obras más dignas de mención son sus fantasías sobre Moisés y El Barbero de Sevilla de Rossinni y Don Pasquale, de Donizetti.
En 1855 Thalberg hizo una serie de conciertos en Brasil y al año siguiente visitó el Reino Unido. En 1858 se trasladó a vivir a Nápoles, dedicándose a la producción vinícola y retirándose de la música profesionalmente.

En 1845 estrena una obra original para piano titulada «Marche funèbre variée, op. 59». La pieza original para piano es de una gran dificultad técnica y por ello, en Zamora, el maestro Nácor Blanco Toranzo hizo otra versión para piano más «simplificada».

La partitura y audio original para piano son:

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngEn la segunda mitad del siglo XIX era frecuente encontrar esta composición en los programas de conciertos que se celebraban en España y pronto su popularidad hizo que aparecieran adaptaciones para otros instrumentos, como por ejemplo el realizado por Francisco Tárrega para guitarra.

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngLa primera versión para Banda de Música de la que hay constancia la realizó Eduardo de Arana y Fernández (1832 – 1896) que se estrenó en Abril de 1881 en un concierto de la Banda del Segundo Regimiento de Marina, con guarnición en Ferrol. Al mismo tiempo la primera referencia de ser interpretada en una procesión, fue en 1903 a cargo de la Banda Municipal de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca).  «La banda de música municipal que dirige el distinguido profesor Emilio Soler del Moral, ejecutó con mucha afinación y melodía tres nuevas marchas fúnebres de los maestros Grassi, Thalberg y del mencionado señor Soler».   (*) La Voz de Peñaranda: periódico semanal. De Ciencias, artes, literatura e intereses morales y materiales. 12/04/1903

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngEn 1911 la prensa zamorana cita por primera vez esta marcha como parte del repertorio interpretado por la Banda Provincial en la Semana Santa de Aquel año.
A principios del siglo XX ya circulaba por la geografía de España y seguramente existirían varias versiones e instrumentaciones para Banda de Música, con lo cual es muy posible que ya formara parte del repertorio de la Banda del Regimiento Toledo al llegar a Zamora en 1903.

Guión de la marcha fúnebre de Thalberg

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngSobre su incorporación en la Semana Santa de Zamora, la falta de documentación sobre un episodio, del que cuando se produjo nadie podía pensar que tuviese trascendencia histórica, nos impide llegar a la fecha exacta de su estreno, siendo sin duda el Maestro Inocencio Haedo el introductor de la marcha y quien realizara la primera instrumentación para Banda de Música. Compró las partituras para piano en París (que sirvieron para hacer la adaptación a Banda de Música) durante un viaje que realizó también a la compra de instrumentos y uniformes para la Banda.
Sin embargo se cre que su estreno en Zamora no pudo ser antes del año 1910, pues hasta esa fecha no dispuso Haedo de una Banda de Música adecuada para su interpretación.

Con la renovación de la Banda Provincial de Zamora en 1937, Inocencio Haedo volvió a escibir la marcha, que dejó de tocarse en Zamora tras su muerte. Lamentablemente, del arreglo del Maestro Haedo sólo se conserva el borrador definitivo previo a la instrumentación. Este a lápiz y a cuatro pentagramas, está completo excepto por las armonías de los últimos compases. La instrumentaciónfalta, exceptuando algunas indicaciones sobre la misma. El músico Rubén Villar, reconstruye la obra respetando el modo de Haedo, procurando que en dicha reconstrucción fuese lo mas fiel posible a la original. Este arreglo consigue que sea vivo, brillante y rico en recursos armónicos y contrapuntísticos y que la Banda de Música «Nacor Blanco» grabó en su disco «Albores» en 2015.

Versión de la instrumentación y arreglo de Inoncencio Haedo

Partitura para clarinete de la marcha fúnebre de Thalberg

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngLa importante relevancia de la Marcha Fúnebre de Thalberg en la Semana Santa de Zamora quizás fuera en 1935, cuando se decidió por primera vez que una Banda de Música entrase en la Iglesia de San Juan, para poner música al levantamiento del Paso Camino del Calvario, conocido popularmente como «El Cinco de Copas» a las 5 de la Madrugada del Viernes Santo, cuando el jefe de paso en esa época, José Aragón, la elige de entre las marchas que llevaba en su repertorio la banda del Regimiento de Toledo. Se cree que la tradición de «bailar» el paso del «Camino del Calvario» proviene precisamente de José Aragón y de la forma de llevar este paso bajo sus consignas, desde que lo tomara a su cargo en 1922. Por otro lado, debido al inicio de la Guerra Civil y a las continuas bajas en los números de la banda del Hospicio Provincial, ésta se desorganiza durante un tiempo, pasando a ser la banda del Regimiento de Toledo la que se encargaría de solemnizar musicalmente la procesión de la mañana, incluyendo la marcha fúnebre de Thalberg a la salida de la procesión. Podríamos estar hablando de la Semana Santa de 1935, momento en el que José Aragón pediría a Arturo Villanueva, director de la banda militar, que interpretara precisamente la marcha de Thalberg a la salida de la procesión, tal y como lo había venido haciendo la banda del Hospicio anteriormente. Este momento sería el que habría quedado grabado en la tradición zamorana.

Paso Camino del Calvario
Foto: Anate PR

Partitura para bombardino de la marcha fúnebre de Thalberg

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngTras la muerte en 1956 de Inocencio Haedo, dejó de tocarse su versión instrumentada por otra mas sencilla, hasta principios de los años 90. No tengo muy claro de quien era esa nueva instrumentación pero bien podría corresponder al Maestro Nacor Blanco.

Versión que posiblemente podría corresponder a la instrumentación de Nacor Blanco

Partitura para oboe de la marcha fúnebre de Thalberg

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngA principios de los años 90, siendo director de la Banda de Zamora, Carlos Cerveró Alemany, introdujo la versión instrumentada por Ricardo Dorado Janeiro, que había sido publicada en la revista Harmonía por lo que esta versión obtuvo una mayor difusión y es la que actualmente se suele escuchar en la Semana Santa de Zamora.

Versión instrumentada por Ricardo Dorado

Partitura para trompeta de la marcha funbre de Thalberg

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngLa última instrumentación corrió a cargo de Abel Moreno Gómez, que la incluyó en el año 2002 en el disco «Pasión en Salamanca», de la Banda de Música del Inmemorial del Rey nº 1 y que en un principio no cuajó demasiado en cuanto a su interpretación en la Semana Santa zamorana.

Versión instrumentada por Abel Moreno

Partitura para trompa de la marcha funebre de Thalberg

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngNos encontramos pues ante la marcha procesional con mayúsculas de una de las mejores Semanas Santa de España, como es la de Zamora. y que incluso está considerada como el Himno oficioso de la ciudad.
Una Semana Santa que se caracteriza por su sobriedad y austeridad, y por algunos «elementos» tradicionales y únicos en ella como el Barandales, el Merlú y su música procesional fúnebre y característica.
Los antecedentes inmediatos a la introducción de bandas de música en Zamora son las orquestas que formaban algunos devotos y aficionados a la música «jóvenes distinguidos y señores de campanillas» que completaban el número necesario con algunos músicos profesionales. Estas orquestas asistían a los solemnes cultos de la Catedral y acompañaban también a los pasos procesionales, estando conformadas por un núcleo de violines y flautas a los que se sumaba algún clarinete, fagot y bombardino. (*) (Anselmo Allúe Horna, médico zamorano e integrante en su juventud de estas orquestas).
Sus composiciones fúnebres casi se pierden en los tiempos, teniéndose constancia de algunas que ya se interpretaban a comienzos del siglo XX, como la «Marcha Fúnebre» de Felipe Gorriti; «La Solemne» y » Cuatro notas a la memoria de Gayarre» compuesta en 1890 por Leopoldo Martín Elexpuru. (*) Heraldo de Zamora. 14/04/1900.
«El Nazareno», «Las Tres Cruces» «Lágrimas de Madre» de Inocencio Haedo.
«Ha Muerto», «Fe, Esperanza y Caridad» «La Santa Cruz»…. de Eduardo López Juarranz.
«El Dolor de una Madre», «La Cruz», «Último Homenaje», Camino de las tres Cruces»…… de Ángel Rodríguez Miguel.
Composiciones de Mariano San Miguel, Ángel Peñalva, Hilario Goyenechea, Milpager… y tantos otros… algunas olvidadas en el tiempo, otras felizmente recuperadas hoy dia y una siempre viva y presente como la Marcha Fúnebre de Thalberg.

Papel para bombo y platos de la marcha fúnebre de Thalberg

 

Fuentes de información: David Marrero y Banda de Música Nacor Blanco.

Las fotos de las partituras corresponden a la instrumentación de Ricardo Dorado.


Marcha Fúnebre de Thalberg

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido