Archicofradía Virgen de la Sierra (Cabra)

María Santísima de la Sierra

María Santísima de la Sierra

Real Archicofradía de María Santísima de la Sierra | Patrona y Alcaldesa Perpetua de Cabra

Cabra (Córdoba)

María Santísima de la Sierra

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFundación:  Las primeras noticias que se tienen de la Archicofradía son de principios del siglo XVI.
Los orígenes de la advocación se remonta a los comienzos del cristianismo. Se conserva en Cabra un ara con inscripciones que testimonian la dedicación de una Basílica a Santa María del año 650.
Tras ser ocultada durante la invasión Musulmana, Nuestra Señora de la Sierra pudo ser encontrada por un cautivo cordobés que había escapado de su cautiverio hacia el año 1240.

Foto: la Archicofradía

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngImagen:  Tallada en madera policromada, de estilo gótico arcaico, de finales del siglo XIII o principios del XIV.
La estatura de esta Imagen es algo menos que la natural. Se muestra en una postura hierática, regida por la frontalidad. Su rostro es agradable, su frente espaciosa y serena; su nariz agraciada, su boca muy pequeña y perfecta; sus ojos azules o garzos, pintados, que parece miran con expresión amorosa. Representa a la Madre de Dios de pie, cubierta con túnica roja y manto azul ceñidos a la cintura, siguiendo en la policromía la línea tradicional del estilo gótico, y mostrando uno de sus pies calzado bajo los pliegues.
El color de su rostro es blanco en extremo y algo sonrosado; la barba, muy graciosa; las manos pequeñas y del mismo color del rostro y garganta, y todos sus miembros muy proporcionados y conformes entre sí.
Su vista infunde un gran respeto y veneración, pues parece que la envuelve un no sé qué de misterioso y sagrado que dispone santamente al ánimo e inspira al que la contempla los más elevados y celestiales pensamientos.
El Niño Jesús que sostienen las manos de la Virgen no corresponde al estilo de ésta sino que es posterior, tratándose de una talla en madera policromada de estilo barroco fechado en el siglo XVIII.

Foto: José Luis Osuna

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngSede:   Santuario de Nuestra Señora de la Sierra de Cabra.

Se comenzó su construcción a poco tiempo después del acontecimiento del hallazgo de la Santa Imagen, , en el siglo XIII, como fecha de construcción de la primitiva pequeña ermita, que sufriría diversas reconstrucciones y modificaciones, siendo destacada la gran ampliación iniciada en 1591, que le daría buena parte de su actual fisonomía. Desde ahí hasta el siglo XVIII, la iglesia se enriquecería notablemente con retablos como el mayor, de Melchor de Aguirre, y otros laterales en los que trabajaron maestros tallistas como Pedrajas. A la par, las dependencias anejas irían creciendo para dar cobijo a santeros, capellanes, peregrinos, caballerizas…
El edificio es de cruz latina, de única nave cubierta con bóveda de cañón y el crucero con casquete semiesférico. El camarín ochavado se completa con un grupo de edificios como la sacristía, la hospedería, la casa del capellán y la casa del santero. Estas dependencias se distribuyen alrededor de un claustro porticado.​
El retablo mayor es una singular pieza de la retablística marmórea de finales del siglo XVII, obra de Melchor de Aguirre utilizando mármoles rojos y negros en su ejecución. El camarín central acoge la venerada imagen de Nuestra Señora de la Sierra. Su interior es un ornamentado camarín de mármol y aplicaciones de bronce, proyectado en 1927 por el arquitecto Enrique Daverio y costeado por la Excma. Sra. Dña. Carmen Giménez Flores, Vizcondesa de Termens. En el lado del crucero se sitúa un retablo en madera tallada, dorada y policromada, que da cobijo a la imagen de Santa Ana. Este retablo de Santa Ana es obra de Francisco Javier Pedrajas.
A la izquierda en la nave se ve una moderna imagen de crucificado llamado Cristo del Picacho, de madera barnizada en su color, de cuatro clavos, tallado por Miguel Arjona en 1980. En 2013 se incorporó la imagen de San Agustín, obra del cordobés Jose Antonio Cabello Montilla. Con esta imagen se inicia la recuperación de las tallas de los fundadores de los conventos egabrenses, que de antiguo se ubicaban en retablos que había en las capillas laterales.

Foto: Andalucía rústica

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngPatronazgo y Condecoraciones: Es declarada Patrona de la Ciudad de Cabra el 11 Agosto de 1908 por Decreto de su Santidad Pío X.
El 8 de Septiembre de 1958, la Corporación Municipal la nombra Alcaldesa Perpetua de Cabra. Acto que se celebró dentro de la conmemoración de las bodas de oro de su patronato de la Ciudad.

Foto: Edu Vera

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngCoronación Canónica:  4 de Junio de 2005.

Se celebró en la Ciudad Deportiva de la Juventud y presidida por el Obispo de Córdoba Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina.
La parte musical corrió a cargo de la Coral Ramón Medina, la Orquesta de Cámara de Córdoba, la Coral del Centro Filarmónico Egabrense, el Grupo de Cámara del Centro y la Banda de Música de Cabra.
La Imagen, una vez concluido el pontifical, regresó procesionalmente a la parroquia de la Asunción y Ángeles, a donde llegó bien entrada la madrugada entre el fervor y el entusiasmo de miles de egabrenses. Para la coronación, Cabra entera se hallaba engalanada y las calles y las plazas estaban exornadas con banderas, colgaduras y símbolos de la devoción a la patrona.

Foto: Muñoz

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngMedalla de la Hermnadad:

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFestividad y Procesión:   8 de Septiembre.

Anteriormente, el día 4 de Septiembre se produce la tradicional procesión de la “Bajá” desde su Santuario hasta la Ciudad de Cabra. Tras varias paradas en “la Viñuela”, “los Colchones”, “la Salve” y “Góngora”, la Virgen arropada por su pueblo y con numerosos caballistas, llega hasta el “paso a nivel” donde la gente espera impaciente la llegada de su Patrona hasta la Parroquia de la Asunción y Ángeles.
María Stma. de la Sierra permanece en la Parroquia hasta el primer Domingo de Octubre en el que regresa a su Santuario.

La Bandera y el tambor que acompañan a la Virgen en sus traslados constituyen la ofrenda y el privilegio que el Rey Fernando III, el Santo, otorgó a la Señora, ofreciéndole el pendón de combate y la caja guerrera que había arrebatado a los moros en la batalla.

Foto: Raul Cejas

Foto: cabraenelrecuerdo

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngAcompañamiento Musical:  Banda de cornetas y tambores de Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora de la Fuensanta de Córdoba, encabezando la Procesión. Banda de Música de Cabra tras el Paso.

Foto: facebook de la Archicofradía

Foto: facebook de la Archicofradía

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngReseña Histórica:

  • Cuenta la tradición, en los albores del cristianismo, el Santo Hissio o Hesiquio, discípulo del apóstol Santiago y primero de los obispos que hubo en Egabro, entregó una imagen de la Santísima Virgen, que labrada por el propio evangelista San Lucas le había dado San Pablo, recibiéndola los habitantes de Egabro con gran alegría. Al décimo obispo de la sede episcopal egabrense, Arcesindo, se le atribuye la ocultación de la Santísima Imagen de la Virgen en una cueva de la Sierra cuando ante la invasión musulmana, en la batalla de Guadalete, cayó la monarquía visigoda con su último rey Don Rodrigo en manos del Islam.
  • En 1240, la Imagen de Nuestra Señora de la Sierra pudo ser encontrada por un cautivo cordobés que había escapado de su cautiverio al proponerle insistentemente su amo que renegara de su fe católica y abrazara el islam. El lugar del hallazgo fue una gruta que está situada en lo alto de la más escarpada cara del picacho de la Sierra de Cabra. La misma cueva donde fue ocultada en siglos anteriores. El 15 de agosto de 1240 las tropas de Fernando III el Santo recuperan la villa de Cabra para la corona castellano-leonesa, es entonces cuando el cautivo se apresura a bajar a la villa recién conquistada para contar al rey lo que le había sucedido. En vista de lo que le habían contado el Rey consultó al obispo de Córdoba, Lope de Fitero y decidieron encaminarse en comitiva al picacho a orar ante la Virgen. Una vez habían orado ante la Sagrada Imagen le ofrecieron la bandera de combate y la caja guerrera que habían arrebatado a los moros en la batalla.
  • En cuanto a la devoción a la Virgen como Santa María, se conserva en Cabra un ara con inscripciones que testimonian la dedicación de una Basílica a Santa María, por el Obispo Bacauda, en las (I)II kalendas iunias de la era DCLXXXVIII, que se correspondería con el 31 de mayo del año 650. Se trata de una de las manifestaciones epigráficas más antiguas de Andalucía en la que se nombra expresamente la dedicación a Santa María y se conserva en la Iglesia de San Juan Bautista de Cabra.
  • De la Archicofradía se tienen noticias al menos desde los primeros años del siglo XVI cuando se reciben visitas pastorales que dejan constancia documental de la Hermandad, Santuario y devoción. A lo largo de tantos años, la historia de la Virgen de la Sierra ha dejado importantes acontecimientos que se recogieron en diversos relatos de los que se conservan originales tanto en los archivos locales (municipal y de la parroquia de la Asunción y Ángeles), en el archivo provincial de protocolos notariales, en el archivo del obispado de Córdoba, en el de la propia Archicofradía y en un buen número de artículos y trabajos que han visto la luz en revistas, libros y otras publicaciones, fruto de la labor investigadora que ha permitido contar con un importante legado historiográfico.
  • El 11 de Agosto de 1908 por Decreto de su Santidad Pio X, es declarada Patrona de la Ciudad de Cabra.
  • En 1958 se cumplieron cincuenta años de la proclamación canónica de la Virgen de la Sierra como Patrona de Cabra, título con el que venía siendo venerada desde muy antiguo. Con tal motivo la Corporación Municipal de aquellos días, presidida por el Alcalde Don Luis Gallego Carrasco, en la noche del 6 de Agosto de dicho año, acuerda “por aclamación nombrar Alcaldesa Perpetua de Cabra a María Santísima de la Sierra, para conmemorar las Bodas de Oro de su Patronato. El acto tiene lugar en la mañana del día 8 de Septiembre de 1958 en el Salón del Parque “Alcántara Romero”.
  • El 4 de Junio de 2005 tuvo lugar la Coronación Pontificia de María Santísima de la Sierra tras varios intentos no consensuados a inicios y mediados del siglo XX. Fue pues Coronada Canónicamente con carácter Pontificio, por privilegio otorgado por S.S. el Papa Juan Pablo II.

Fuente de información: Archicofradía María Stma. de la Sierra de Cabra

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngDentro de su amplio Patrimonio Musical nos encotramos con las conocidas y afamadas “Coplas a la Virgen de la Sierra”. Su estilo se asemeja a los populares Gozos que tienen su origen en las cantigas de Alfonso X o en los compuestos por Gonzalo de Berceo. Los Gozos se caracterizan por la narración, concisa y continuada, de los episodios gaudiosos de la vida de la Virgen. En el caso de las Coplas a la Virgen de la Sierra, la narración se refiere a la historia de la imagen y sus hechos milagrosos. De manera concisa, cuenta hechos que tuvieron lugar a lo largo de la historia devocional en torno a Ntra. Sra. de la Sierra. Parece que en algunas de las composiciones musicales tuvieron que ver también, en cuanto a la literatura, el Beato Fray Diego José de Cádiz, que solía venir a predicar y se alojaba en el antiguo convento de Capuchinos de Cabra. Y también el sacerdote Pedro Pedrosa que en los primeros años del siglo XX impulsó la devoción a la Virgen y en 1904 escribió el libro Mes de mayo a la Virgen de la Sierra. Las coplas fueron adaptadas en su día por el Maestro Rodríguez quien mantuvo ese posible origen musical que, como la Salve Popular, podría responder a las formas del medioevo con notables dejes de ancianas modalidades eclesiásticas.

 

  • En el año 2005, Manuel González Rubio, Director de la Banda de Música de Cabra, compuso el “Himno de la Coronación” con motivo de dicha Solemnidad.

 

  • En 2010, el propio Manuel González Rubio, compuso y dedicó la marcha titulada “Aniversario de Nuestra Señora” con motivo de los cinco años de la Coronación.


 

A nuestro gran amigo y mejor persona Antonio Nazareno Blanco

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies