Música para la Asunción de Cantillana | Composiciones

Asunción de Cantillana

Música para la Asunción de Cantillana

Asunción de Cantillana

Las fiestas dedicadas a Nuestra Señora de la Asunción son fiestas que el pueblo de Cantillana (Sevilla) celebra en honor de la Titular de su Iglesia Parroquial encierran un gran atractivo por sus formas estéticas, por lo admirable de su patrimonio, y por conjugar en perfecta armonía, una acendrada devoción con el júbilo, el color, la gracia andaluza, el olor a pólvora que anuncia la fiesta, la música… en definitiva un espectáculo único en el que se pone de manifiesto la cultura de un pueblo y el respeto por sus más arraigadas tradiciones.
El 15 de Agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen, es la fiesta principal de la Hermandad y de la Villa.

 

imagen_asuncion_cantillana

ICONOGRAFÍA

No tiene la Hermandad de la Asunción mayor tesoro, mejor joya, más valioso patrimonio que su Imagen Titular.

Como tal tesoro, luce incomparable, día tras día del año, en el lugar de mayor privilegio del pueblo; el Altar Mayor de su Parroquia, largamente ansiado…
La Asunción de Cantillana llega al corazón de cuantos la contemplan. Su dulce mirada, sus brazos abiertos, sus manos grávidas, sus rodillas postradas, … nos hablan de su glorificación.

Todo aderezo es inútil para resaltar esa belleza que solo es posible en la Madre del Redentor, tan magistralmente representada en esta singular efigie cantillanera.

La Asunción de Cantillana es una maravillosa escultura del siglo XVI, de autor desconocido.

De tamaño natural, está arrodillada, pero no del todo; una de sus rodillas va hincada en la nube. La otra está semilevantada; por todo ello muestra una ligera inclinación al lado izquierdo, llena de naturalidad.

Viéndola de perfil se acentúa esta expresión, pues se nota perfectamente la flexión de su pierna izquierda y el arqueamiento de la espalda. El rostro hermosísimo y lleno de vida, mirando al cielo con arrobamiento. El cuello muestra una garganta encantadora. Los brazos abiertos, con expresión de vuelo y de paz. Toda su actitud es movimiento, anhelo de Dios.

Es la Virgen Asunta en plenitud, ya cercana a la gloria. Como si en sus mismas puertas hubiera quedado extasiada en la contemplación de la divinidad de su Hijo. Por ello su rostro está lleno de una luz interior que irradia felicidad.

El vestido es una verdadera filigrana de oros y flores. El manto azul y oro con cenefas riquísimas del mismo. Y los ángeles del pedestal son cabecitas de querubines que asoman por el ropaje graciosamente. Los pies breves, se le acusan por detrás, a través del espeso manto.

La imagen de la Santísima Virgen ha sufrido dos restauraciones, una a comienzo de la década de los cuarenta, ejecutada por D. José Rivera, en la ciudad de Sevilla, en casa de D. José Arias Olavarrieta, y la otra más reciente en el año 1999, a cargo de D. José Rodríguez Rivero-Carrera.

El venerado simulacro, procedente de la capital hispalense, lo adquirió a sus expensas la Hermandad, con las debidas licencias eclesiásticas, en la primera mitad de la década de los años cuarenta del siglo XIX, ubicándola desde entonces en el Altar Mayor de la Parroquial de su hermoso título. A partir de este momento, la Hermandad anexionó a sus cultos anuales la Solemne Novena que continúa celebrándose en nuestros días.

Tiene la Sagrada Imagen otorgada la primera medalla de oro de la Villa, concedida por la corporación municipal en pleno del 27 de enero de 1995.

trono_asuncion_cantillana

HISTORIA

“El mayor aumento de la devoción a María Santísima y honra de la gloria de Dios, por cuya benigna misericordia merecimos ser preservados de la epidemia, para que al mismo tiempo que le tributamos a nuestra Bienhechora las más rendidas gracias por habernos liberado de tanto peligro, se extendiese y perpetuase tan devoto ejercicio, que en todo tiempo ha manifestado María Santísima serle el más agradable, formalizando unas constituciones que, siendo fácil su observancia, sirva de edificación a los fieles, según nuestro deseo”.

Ese era el deseo que en los albores del siglo XIX pretendía doña María de Cozar y otras devotas cantillaneras enamoradas de la piadosa creencia de la Asunción Gloriosísima de María, y bien lo alcanzaron desde el inicio.

Formaron el Rosario de Nuestra Señora de la Asunción, Titular de la Parroquial de la Villa, y rápidamente se erigieron en Congregación con reglas aprobadas por el Provisor del Arzobispado, siendo la primera Corporación letífica de Cantillana en alcanzar este rango.

En la villa de Cantillana, los testimonios del fervor asuncionista se remontan al periodo de la reconquista, pues hacia mediada la primavera del año 1247 , cuando el Invicto y Santo Rey Fernando III de Castilla, reconquistó para los cristianos esta villa, que, ya en tiempos visigóticos fue digna mención por parte de San Isidoro en sus Etimologías, señalándola como una villa de las más nobles de la región.

Fue este santo monarca quien, apenas entrado en la población, consagra la villa y la Iglesia recién fundada a Santa María en el misterio de su Asunción Gloriosa.

En 1707, en la visita efectuada por la autoridad eclesiástica a la Parroquia de la Asunción, se relata como existía ya el Gran Retablo Mayor, en el cual figuraba una historia del Misterio de la Asunción.  A finales de esta centuria, la comarca de la zona del Guadalquivir, sufrió una terrible epidemia que amenazó de muerte a todos los pueblos del antiguo condado. Cantillana entera peligró ante ella.

La devoción Asuncionista que de una manera latente perduraba en la villa, fue a instancia de tan apremiantes y angustiosos momentos, la que, sobre todas las demás devociones a Nuestra Señora resurgió en el fervor de las oraciones que el pueblo elevó a Dios por medio de su Santísima Madre Asunta al Cielo, protectora en las calamidades que la afligían.

El testimonio de las primitivas Reglas de la Hermandad, que con gran sencillez lo narran de esta manera:”Debemos informar ser cierto que hallándose esta villa en el año pasado de mil ochocientos amagada del contagio que se padeció en la provincia prometió a la Virgen Santísima una señora de esta pueblo promover su devoción haciendo un Simpecado a sus expensas y las otras devotas para que saliesen el Santísimo Rosario constituyendo por su Patrona y Titular la de Nuestra Señora de la Asunción, que por serlo también de esta Iglesia parroquial le pareció más conforme y por lo tanto la tienen colocada en un suntuoso y exquisito Simpecado para cuyo costo han contribuido algunas limosnas de las devotas en general también en constante que la principal de ésta ha franqueado de su caudal una suma considerable para el pago de su valor en cumplimiento de la promesa a la Virgen”. Esta innominada señora no es otra que Doña María de Cózar.

A partir de este momento la recién constituida Hermandad destacó entre las existentes de Cantillana como una de las más celosas del culto a Dios y amor a la Santísima Virgen. Fueron concluidos los trámites oportunos para su aprobación eclesiástica el 6 de abril de 1805, teniendo su sede Canónica en la Ermita de San Bartolomé. No obstante, su primera intención fue el que se erigiera en la Iglesia Parroquial de la Asunción, donde se veneraba su Patrona Titular.

Era importante el coro que cantaba coplillas compuestas ad hoc, acompañado a veces de música instrumental, y un eclesiástico que iba adoctrinando y exhortando al pueblo con sus pláticas en cada misterio. De 1850 tenemos noticia de que en los Rosarios de Gran Gala de Cantillana acompañaban músicos al coro de mujeres, lo que generaba gran expectación, y por ello regresaban los Rosarios a su iglesia a veces entrada ya la noche, lo que no parecía muy oportuno a las autoridades religiosas de la época, que mandaban no se demoraran. En relación al horario e itinerario, fijado el templo al que iban a hacer estación, comenzaban en su sede a prima noche, tras el toque de ánimas, y, posteriormente, también de madrugada, terminando, en este último caso, con la misa de alba en la iglesia estacional. Ya en la segunda mitad del siglo XVIII surgieron los Rosarios de la Aurora, típicamente rurales, que no se desarrollaron hasta el XIX.

Es el caso de esta Hermandad, que escoge el de la Titular de la única Parroquia de Cantillana; Nuestra Señora de la Asunción, y que además es el Cuarto Misterio de Gloria del Rosario, adquiriendo para ello y a su expensa la Sagrada Imagen en torno a 1840 y colocándola con las debidas licencias en el altar mayor parroquial, que desde entonces preside.

Las procesiones de las imágenes Titulares no se generalizan hasta la segunda mitad del siglo XIX, primero de Tercia y posteriormente vespertinas, hasta convertirse con el tiempo en el acto central de la corporación fuera de los muros de su sede canónica. Así ocurre en la Hermandad, que desde 1883 empezó a procesionar la Asunción en la noche del quince de Agosto.

En el periodo de 1936 a 1939, la Imagen fue salvada de la destrucción y quema del templo parroquial por varios de sus fervorosos hijos. Estos la trasladaron en riguroso secreto durante la noche al domicilio en Sevilla, de un devoto y fervoroso hermano, siendo salvada por su hermandad y devuelta a sus hijos de Cantillana cuando el período de la Guerra Civil hubo terminado.

 

procesion_asuncion_cantillana

SU FIESTA – 15 DE AGOSTO

Las fiestas dedicadas a Ntra. Sra. de la Asunción,  son fiestas que el pueblo de Cantillana, celebra en honor de la Titular de su Iglesia Parroquial encierran un gran atractivo por sus formas estéticas, por  lo admirable de su patrimonio, y por conjugar en perfecta armonía, una acendrada devoción con el júbilo, el color, la gracia andaluza, el olor a pólvora que anuncia la fiesta, la música, … en definitiva un espectáculo único en el que se pone de manifiesto la cultura de un pueblo y el respeto por sus más arraigadas tradiciones.

El día 14 de agosto, el pueblo despierta al son de cohetes que anuncian la proximidad de la Fiesta, con ellos se ultiman los preparativos propios de las vísperas. Al caer la tarde varias bandas de música recorren el pueblo en alegre pasacalles, mientras nos dirigimos a la Iglesia Parroquial de Ntra. Señora de la Asunción, donde comienza esa noche la Solemne Novena.

Si el pueblo está engalanado la Iglesia no lo es menos, sus columnas se visten de damasco rojo, su suelo se cubre de alfombras y desde su techo penden lámparas de cristal de roca de sorprendentes tamaños, que alumbran extraordinariamente la Iglesia.

La venerada Imagen sale de su Templo el 15 de Agosto a las 9 de la tarde. Horas antes la iglesia comienza a llenarse de fieles y devotos que se desplazan de las localidades vecinas, y de los distintos puntos geográficos de Andalucía y España.

La Virgen en su paso procesional aparece apoyada sobre una nube que sale de un sepulcro de oro donde parece elevarse al cielo entre el movimiento de la blonda de su toca, de sus pendientes, y sus pulseras, que la hacen más humana y más gloriosa a la vez. Ante tanta belleza, el gentío reacciona con frenético entusiasmo, dando palmas y vítores a su Reina, mientras que el paso avanza hacia las puertas de la Iglesia.

(*) Fuente web de la Hermandad

PATRIMONIO MUSICAL

batuta_nueva

“Marcha Plegaria a la Virgen de la Asunción”. Obra de Manuel López Farfán de 1926. Según se indica en la partitura original: “Marcha Plegaria a la Virgen de la Asunción, que extiende su manto de gracia divina sobre el muy simpático pueblo de Cantillana”. La obra consta de dos versiones, una para voces y banda y otra para voces y armonium. La letra es obra de Raimundo Hernández Gómez.

“La Asunción de Cantillana”. Composición de Pedro Braña del año 1971. Grabada en tres ocasiones en distintos discos por la Banda de música de la Cruz Roja de Sevilla.

“Cantillana en Tu Asunción”. Compuesta por Abel Moreno en 1991. El trío de la marcha se repite dos veces, una primera en piano y la segunda vez en fortísimo. Fué grabada discográfica por la Banda de Música de “Soria 9”.

“Dogma de la Asunción”. En el año 2000 Pedro Morales compuso y dedicó esta marcha con cornetas. Grabada discográficamente por la Banda de Música de Santa Ana de Dos Hermanas (Sevilla), originalmente se compuso bajo el título de Nuestra Señora de la Asunción.

“Asunción Gloriosa”. Composición de Ángel Alcaide Barroso del año 1998. La marcha empieza con un comienzo A que es repetido 2 veces. Tras éste llega el tema B que es repetido dos veces, dando paso al “fuerte de bajos” (tema C). Tras concluir el tema C, vuelve a repetir el tema B dos veces, pasando al trío en el que consta de 2 partes. La primera reposada y en piano y la segunda totalmente diferente siendo más alegre y siendo en fortísimo. No existe de ella grabación discográfica alguna.

“Reina Asunta de Cantillana”. Obra de Juan Manuel Velázquez Ruiz del año 2005. La marcha  fue compuesta para el II Centenario Fundacional de la Hermandad.

 

“Mater Angelorum”. De Carlos José Carvajal Lozano en el año 2008. Discípulo de Grabriel Rios Amores, fundador de la Banda de Música de la Soledad de Cantillana. La Marcha se estrenó el 11 de Agosto de 2008 en un concierto extraordinario organizado por la Hermandad, sin que se tenga constancia de grabación alguna.

“Aniversario Asuncionista”.  Compuesta por Claudio Gómez Calado en 2005, con motivo y conmemoración del II Centenario Fundacional de la Hermandad.

“Costalero de la Asunción”. Compuesta por Juan de Dios Espinosa Ordoñez en 2006. Músico nacido en Cantillana que compuso y dedicó esta marcha con motivo del XXV Aniversario de la Cuadrilla de Costaleros.

 

“Gloriosa Asunción”. De Alberto Barea Tejada en 2012. Ese mismo año es grabada por la Banda de Música de las Cigarreras en su disco “Victoria”.

 

“La sonrisa de Tu Asunción”. Obra de Abraham Pablos Medina y estrenada el 31 de julio de 2015 por la Banda de Música de la Soledad de Cantillana.

 

“Gloriosa y Cantillanera”.  Compuesta en 2014 por Sigfrido Usina Machí, Subdirector de la Unidad de Música del Cuartel General de la Fuerza Terrestre. Se estrenó el 7 de Febrero de 2015 en el Acto de Exaltación del CLXXV Aniversario de la llegada de Ntra. Sra. de la Asunción a Cantillana, celebrado en la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Cantillana.

 

“La Asunción de María”. Marcha de 2015 de Juan de Dios Espinosa Ordóñez. Compuesta con motivo del 175 Aniversario de la llegada a Cantillana de la imagen de la Virgen de la Asunción.

Además se conoce la existencia de marchas como “En el Barandal del Cielo” teniendo como coautores a Carlos José Carvajal, Meguel Ferrera y Sergio Blanco.

“A Tí, Asunción” de David lópez y David Montesinos.

El 31 de julio de 2016, en la Parroquia de Cantillana, el Pregón de las Glorias de la Asunción, tendrá lugar el estreno a cargo de la Banda de Música de la Soledad de Cantillana, la marcha de Carlos Puelles Cervantes titulada “Surge Gloriosa María”.

Parte importante del patrimonio musical de la Hermandad de la Asunción de Cantillana, son la Coplas e Himnos que posee.

“Hoy el Mundo contempla a María”.  Es el canto más emblemático y que más fervor popular despierta. Es una de las coplas más conocidas que tiene la Hermandad,un verdadero Himno de la Coronación de la Virgen. Cuando a una imagen de la Virgen se corona, entre los actos que las hermandades programan está el de componer un himno de la coronación. Y alguien puede preguntarse ¿cómo la Asunción de Cantillana no ha sido coronada todavía? La respuesta es bien sencilla: la Asunción es coronada todos los años cuando sube gloriosa a su trono en el Altar Mayor, mientras un coro de voces angelicales, acompañados por una banda de música, entonan vibrantes: “Coronada de estrellas al cielo subir”.

 

“Miradla que Hermoca camina”. De autor anónimo, contiene unos rreglos para poder ser tocados por bandas de música de Ángel  Alcaide. Está escrita en compás de compasillo, comenzando en la cuarta parte.

 

“Himno de Nuestra Señora de la Asunción”. El Himno de Nuestra Señora de la Asunción tiene música del Padre Legarra y la letra parece que la escribió una monja de clausura de Madrid, y está cargado de un elevado sentido mariológico. Fue compuesto en el año 1900. Su estructura es muy compleja pues, a pesar de estar escrito en Re mayor, va cambiando constantemente de tonalidad. Por esta razón resulta sorprendente como es capaz todo un pueblo de cantar sin equivocarse algo tan complicado.

Música para la Asunción de Cantillana

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido