Hermandad Virgen de Villaviciosa (Córdoba)

Actualizado el lunes, 10 diciembre, 2018

Nuestra Señora de Villaviciosa

Nuestra Señora de Villaviciosa

Centenaria, Piadosa, Ilustre y Primitiva Hdad. de Ntra. Sra. de Villaviciosa y Beato Cristóbal de Santa Catalina

Patrona de Enfermería

Córdoba
Nuestra Señora de Villaviciosa

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFundación:   Anterior a 1479.

La leyenda sitúa la aparición de la Imagen en la villa portuguesa de Vila Viçosa, en la segunda mitad del siglo XIV. Tras decaer el culto a esta Imagen aparecida, un vaquero de nombre Hernando traslada a tan celestial Señora a esta tierra. Emplazada en la ermita de la sierra de las Gamonosas, actual emplazamiento del pueblo de Villaviciosa cuyo nombre tomó de la venerada Virgen, Córdoba la hizo suya.

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngImagen:  Talla en madera realizada en 1961 por Antonio Rubio Moreno para albergar en su interior a la primera Imagen (copia de la que se venera en la Catedral) del siglo XVI y que se conserva perfectamente. Difiere en su mayor tamaño, en la postura del Niño que lo presenta de perfil, en brazos y no de frente y al hombro. Bendecida en Agosto de dicho año por don Julián Aguilera Luque.
La primera copia que fue realizada sobre esta Imagen original, no documentada en su autoría ni en la fecha de la misma, es la realizada por la Primitiva Hermandad en la primera mitad del siglo XVI, para que, en las largas ausencias de esta cuando se trasladaba a la sierra, los fieles y cofrades de Córdoba tuvieran la dicha de rendir culto a la Santísima Virgen de Villaviciosa, en su parroquia.
Esta copia de la Imagen original tiene unos veinte centímetros de altura y hoy día se encuentra colocada en el interior de la actual Imagen, a la que la Hermandad rinde culto, por hallarse en el año 1961 muy deteriorada, año en el que la Hermandad decide encargar al escultor D Antonio Rubio Moreno otra Imagen mayor de Ntra. Sra. y en su interior colocar la anteriormente citada.

Foto: web de la Hermandad

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngSede:  Real Parroquia de San Lorenzo Mártir de Córdoba.

Es una de las denominadas Iglesias fernandinas que se encuentra en el barrio de la Ajerquía. Se fundó en una mezquita del arrabal de Almunia de al-Muguira que reemplazó una Iglesia visigótica más antigua. La Iglesia, fue construida durante la segunda mitad del siglo XIII, probablemente entre 1244 y 1300, en plena transición del románico al gótico, en la misma época que otras Iglesias similares que se conocen como fernandinas o más apropiadamente, por la época en que se levantaron, reinando Fernando III el Santo, englobadas dentro de la Arquitectura alfonsí.
Con el paso del tiempo el edificio fue transformándose con añadidos y reformas, presentando actualmente, tras un largo proceso de restauración iniciado en 1956, una estructura gótico-mudéjar compuesta de tres naves. La capilla mayor presenta dos tramos, uno recto y otro poligonal, cubierto con bóvedas de crucería con espinazo. Posiblemente, el elemento más significativo de la Iglesia, y el que le sirve de identificación, sea el último cuerpo de su torre, realizado por Hernán Ruiz «el Joven», en 1555.
En el ábside, en un primer registro, entre las ventanas, aparecen, en falsas hornacinas polilobuladas, los Santos y Profetas. Entre ellos se encontraba San Lorenzo, desaparecido al ampliarse la ventana central en una de las restauraciones efectuadas en el edificio. En el registro superior se desarrolla el Ciclo de la Pasión con las escenas del Prendimiento, Juicio ante el sumo sacerdote, Jesús con la Cruz a cuestas, Crucifixión, Entierro de Cristo y Resurrección. A estas hay que unir, las pinturas existentes en la bóveda que cubre dicho espacio, pobladas de Ángeles y Serafines, en un magestuoso rompimiento de gloria.
También es importante el gran rosetón gótico-mudéjar, uno de los mejores de las Iglesias de la época, que decora la parte superior del hastial. El artesonado es de lacería mudéjar y posteriormente, renacentista. Cabe destacar el antiguo retablo mayor del siglo XVII que se adorna con lienzos que representan la vida de San Lorenzo.
La Iglesia de San Lorenzo de Córdoba está declarada Bien de interés cultural en la categoría de monumento desde el año 1985.

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngCoronación Canónica:  En el pueblo de Villaviciosa de Córdoba, de donde es originaria la Imagen, se venera desde 1763 un copia de la de la Catedral de Córdoba, que fue Coronada el 7 de Septiembre de 1988.

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFestividad y Procesión:  Domingo posterior al 8 de Septiembre (Natividad de María).

El paso procesional, consta de una mesa que calza 16 costaleros, revestida con faldones adamascados azules, rodeada por baquetones de orfebrería con maniguetas, obra de Angulo de Lucena en el año 2003.
En el centro, se alza la peana procesional que porta a la titular, obra de Orfebrería Andaluza de Sevilla de 1996. En ella, se representan a los pies de la Virgen a dos de los personajes de la leyenda que narra la venida de la Virgen desde Vila-Viçosa de Portugal a Córdoba: Hernando, el protagonista y amante de la Virgen, y el portugués, representante de la justicia portuguesa. Ambas imágenes son terracotas policromadas de Manuel Luque Bonillo en el año 1995.
El llamador fue realizado en el año 2009 por Orfebrería Andaluza (Sevilla) y representa las ciudades, en sus escudos, de Córdoba y Vila Viçosa. En la calle central del paso, se encuentra una reliquia del Beato Cristóbal de Santa Catalina, titular de la Hermandad.

Foto: ABC Córdoba

Foto: portalcofrade

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngAcompañamiento Musical:  Banda de Música de María Santísima de la Esperanza de Córdoba.

Foto: facebook de la Hermandad

Foto: diario de Córdoba

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngReseña Histórica:

  • La tradición nos habla del hallazgo de la Sagrada Imagen de Ntra. Sra. de Villaviciosa en el Alentejo portugués, concretamente en Vila Viçosa. Cuéntase que unos trabajadores estaban dedicándose a replobar los hermosos viñedos de la zona, descubrieron una caja de plomo, de cortas dimensiones, enterrada desde remota época. Tras a la apertura de la citada caja, todos pudieron contemplar en su interior una bella Imagen de la Virgen. Comenzaron a darle culto solemnemente primero en la Iglesia del pueblo y después en un pequeño santuario que en su honor edificaron en el mismo viñedo donde apareciera.
  • Transcurridos los años, el mismo pueblo que de manera elocuente demostró su acendrado amor a la Reina del Cielo, fue poco a poco abandonando la ermita hasta el punto de extinguir prácticamente el culto a la Stma. Virgen aparecida.​ Por su asiduidad y fervor, un pobre vaquero castellano llamado Hernando, llevado por el intenso afecto que sentía, tomó la Imagen y, metiéndola con el mayor respeto en el interior de su zurrón, emprendió el camino de Córdoba. Tras detenerse en la sierra cordobesa llamada de las Gamonosas en la amplia concavidad del tronco de un frondoso alcornoque encontró el nuevo lugar de culto para la Imagen.
  • Cuenta la leyenda que un numeroso cortejo de caballeros portugueses lograron encontrar el paradero del vaquero y lo que codiciosamente buscaban: la desaparecida Imagen de la Virgen. A pesar de no hacer resistencia, lo apresaron con grandes precauciones y emprendieron el viaje de regreso. Hernando fue encarcelado y procesado siendo condenado a pena de muerte en la horca. Hernando imploró siempre a la Virgen bendita de Villaviciosa y llegada la mañana de la ejecución, el calabozo estaba desierto. Hernando, milagrosamente había sido liberado de la cárcel y la milagrosa imagen restituida al alcornoque de la sierra cordobesa.
  • Los portugueses, recorrieron de nuevo el camino y, llegando a las Gamonosas, descubrieron a Hernando, que delante de la Virgen entonaba sus cantos pastoriles, burlando a la justicia portuguesa. Maniatado, tomaron camino de regreso hacia Portugal, con la Imagen bendita. Tras varios días caminando sin por las ya conocidas sendas, comprobaron que, después de tan largo recorrido estaban en el mismo lugar de partida. Tomando por milagro lo sucedido determinaron, que la Sagrada Imagen de la Virgen de Villaviciosa no quería abandonar aquel altar de la sierra cordobesa. Disculpándose una y mil veces del apenado vaquero, entregáronle sus armas, caballos, alhajas, etc., para que con el producto de su venta comenzase a labrar un pequeño templo. Tan grande fue la expansión de la devoción a la citada Imagen que la ciudad de Córdoba tomó por suya la causa, prendiendo la gran llama de la devoción a la Virgen de Villaviciosa.
  • Comenzó pues la nueva era que bien pudiera llamarse la edad de oro de la devoción de la Virgen de Villaviciosa, que comprende principalmente los siglos XVI y XVII. Para confirmarlo, basta decir que fueron 22 las veces que la imagen fue traída de su serrana ermita a la ciudad, celebrándose multitud de fiestas y procesiones en su honor, con motivo de públicas calamidades y graves necesidades.
  • Después del hurto de Antequera, como es Llamado, la primera traída fue en el ario 1529 y la Ultima en 1698, fecha desde la cual la imagen es custodiada por el Cabildo de la Santa Iglesia Catedral.
  • La primera copia que fue realizada sobre esta Imagen original, no documentada en su autoría ni en la fecha de la misma, es la realizada por la Hermandad, al parecer hacia el año 1525 y quizás a raíz del robo a Antequera de la Imagen original. Para que, en las largas ausencias de esta cuando se trasladaba a la sierra, los fieles y cofrades de Córdoba tuvieran la dicha de rendir culto a la Santísima Virgen de Villaviciosa, aquí en la parroquia. Esta copia de la Imagen original tiene unos veinte centímetros de altura y hoy día se encuentra colocada en el interior de la actual Imagen, a la que la Hermandad rinde culto.
  • Otra talla de la Virgen fue realizada en el 1763, después que el pueblo de Villaviciosa esperara pacientemente su vuelta desde finales del siglo anterior. Para compensar esta pérdida, el Cabildo ordenó realizar una copia ante la cual los fieles de aquel pueblo pudiesen acudir a sus pies en busca del consuelo que siempre les había proporcionado.
  • La Hermandad se fundó con anterioridad a 1479 en la Real Parroquia de San Lorenzo. Sus objetivos son la organización de los cultos anuales a la Virgen en su santuario y en dicho templo para festejar la Natividad de María y la organización de los traslados de la imagen de la sierra. Se fusionó con la hermandad de San Juan de Letrán y obtuvo, en 1598, bula del Papa Clemente VIII, agrgándola a la Basílica Mayor de San Juan de Letrán de Roma. Permaneció en dicha ermita hasta 1974 en que se traslada al lugar de su fundación: la parroquia fernandina.

Fuente de información:  Hermandad Ntra. Sra. de Villaviciosa de Córdoba

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngEn su Patrimonio Musical encontramos al menos un par de marchas procesionales.

En el año 2011, Alfonso Lozano Ruiz, compone y dedica la marcha «Villaviciosa» que se estrenó el 8 de Septiembre de dicho año. La obra comienza con unos motivos del Himno de Portugal, en alusión al origen de la advocación de la Virgen.

 

El 15 de Julio de 2012, se estrenaba la marcha «Hágase en Mi», de José Ramón Rico Muñoz. El título obedece al lema de la Hermandad que es la frase de María Santísima dicha en la Anunciación “Hágase en mí según tu palabra”. El autor tiene en cuenta el origen portugués de la advocación e introduce en sus primeros compases una introducción basada en el Fado.

Nuestra Señora de Villaviciosa

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies