Cofradía Virgen del Coro (San Sebastián)

Nuestra Señora del Coro

Nuestra Señora del Coro

Cofradía de Nuestra Señora del Coro | Patrona de San Sebastián

San Sebastián/Donostia

Nuestra Señora del Coro

Foto: mublanc

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFundación:   En 1637 consta que era ya conocido su culto en San Sebastián.

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngImagen:   Está esculpida, de pie, en caoba, bien aparejada y pintada con muestras de anterior dorado. Su rostro óvalo perfecto, de expresión dulcísima, de serena atracción, la cabeza coronada. Está de pie, el Niño lleva una de las manitas a la boca, exactamente igual que las Vírgenes de Donatello.
La cubre desde el cuello una chapa de plata, destacándose en esta laminilla dibujos hechos a punzón en estilo floreado, menos el busto y manos de la imagen que, así como todo el cuerpo del niño, están desprovistos del revestimiento metálico. Lleva un sencillo manto. En su cabeza y en la del niño hay una punta saliente que sirve para sujetar en ella las correspondientes coronas. La imagen fue colocada en el retablo y camarín actual en el año 1750 y fue recubierta en plata en 1756. En 1960 el decorador Lizarraga practicó algún trabajo de consolidación en la sagrada talla, carcomida lamentablemente por la polilla. Mide 40 cms. de altura, 8 de ancho en los hombros, y 14 en la base por lo que muy bien puede caber dentro de una manga un poco holgada. Cuenta 12 mantos, de diversos colores y riqueza, según los días litúrgicos. Para que tales vestiduras le caigan mejor, tiene por el contorno la imagen un aro. Se alza esta estatua en una peana que encaja en una cuña del trono sobre el que descansa. En este basamento se lee la siguiente inscripción: A devocion de D.ª M.ª IPHA DE AYERDI = PHELIP- BY- FECIT- 1756. 

Foto: alianzajm.org

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngSede:   Basílica de Santa María del Coro.

Situada junto a la ladera sur del monte Urgull, en el corazón de la Parte Vieja, la Basílica de Santa María del Coro se construyó en el siglo XVIII, siguiendo el diseño de Pedro Ignacio de Lizardi.
La inauguración de este templo se realizó en 1774, aunque hacía diez años que habían terminado de construir la parte más importante. De estilo barroco, tiene elementos góticos, churriguerescos y neoclásicos y posee un bello pórtico plateresco. El edificio es de planta rectangular, con ábside semicircular y otras dependencias secundarias. La nave central, de gran altura, está cubierta con bóvedas de crucería y el coro se sitúa al final de la misma.
En el exterior, la fachada principal es la única que pueden ver los visitantes, debido a que en el resto de los lados tiene pegadas otras construcciones de la Parte Vieja. La portada se estructuró y decoró como si fuera un retablo, siguiendo la línea de las iglesias coloniales de América Latina. De hecho, la financiación de esta iglesia corrió a cargo de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, por lo que en algunos aspectos se aprecian influencias llegadas del otro lado del Atlántico.

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngLa Medalla de la Hermandad

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngCoronación Canónica:   8 de Septiembre de 1940

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFestividad:   8 de Septiembre

La imagen de la Virgen del Coro, que durante todo el año preside el interior de la iglesia desde su camarín, situado detrás del altar mayor, es descendida a primera hora de la mañana y se coloca delante del Altar para la veneración de los fieles. Por la tarde tiene lugar una procesión por el interior del templo con la imagen de la Virgen.

Foto: Diario Vasco

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngReseña Histórica:

  • Consta que en 1637 era ya conocido su culto en San Sebastián. Antes no, porque la referencia de que Felipe IV, cuando visitó la ciudad, en 1615, pidiera un manto de la Virgen del Coro, no está avalada en la meticulosa crónica que fray Tomás de Lasarte escribiera, como testigo de vista del viaje de aquel monarca.
  • Antes de la nueva edificación ya se veneraba en Santa María una Virgen María llamada popularmente Belt za, pero que fue sustituida por la imagen de la Virgen del Coro. Se dice que esta estatuilla puede pertenecer a algún taller italiano, y que su llegada a San Sebastián se produciría antes del siglo XVII, estando colocado en un segundo lugar en la iglesia.
  • Desde 1540, los dos cabildos de las Parroquias de Santa María y de San Vicente se reunían en el coro de la primera de las iglesias citadas, teniendo en él un magnífico facistol y sobre él, la Virgen. Era la iglesia mencionada de estilo gótico. El coro se hallaba en el crucero, ya que no se construían coros en los presbiterios, ni en lo alto, al fondo del templo, como después.
  • Haciendo honor a la leyenda de que un fraile, encariñado con la imagen chiquita del Coro, la quitó del gran atril para llevársela a su celda, algo así como para tener egoístamente a su exclusiva merced a María, entendemos que se debió realizar algún hecho prodigioso para que empezara a merecer tal imagen, sin gran valor aparente, la aceptación que tuvo por encima de las otras que antiguamente fueron veneradas en Santa María. A este respecto, dice la tradición que el fraile aludido, después de sustraída la estatua, no pudo seguir camino de su convento porque aquélla adquirió tal peso que era imposible cargarla. Esto, unido al sobresalto de tropezar con los beneficiados que se dirigían al coro a Vísperas, fue causa de que los clérigos del s. XVI -antes tampoco, pues no hubo frailes ni conventos masculinos en San Sebastián- arrebataran al fraile la imagen hurtada y comenzasen a honrarla con el extraño atractivo que la anécdota arrojaba sobre la hasta entonces inapreciable imagencilla.
  • Que la Virgen del Coro fue primeramente venerada tan sólo por los clérigos y que éstos fomentaron su devoción entre el pueblo, se colige de la costumbre remota de que sean únicamente sacerdotes quienes la llevan en andas en las procesiones.
  • En 1688 estalló un polvorín en el castillo de la Mota, produciéndose desperfectos considerables en la iglesia de Santa María que se alzaba a su pie. El cronista de la época olvida a la Virgen del Coro como una de las imágenes que se desalojaron de la iglesia en trance de ruina y que pasaron al Convento de las Carmelitas. No existía, pues, en el vulgo todavía la devoción a Nuestra Señora del Coro. Pero es presumible que uno de los sacerdotes devotos de la misma influyera en más de un dirigido espiritual suyo, hasta obtener un clima de fervor en torno a la graciosa imagen de María, la del Coro.
  • Por ello, la Real Compañía de Caracas al ofrecer su ayuda económica para la reconstrucción de la iglesia de Santa María que no se culminaría hasta 1764, puso como condición para cooperar a dichas obras el que puesto que la titular del templo continuaría siendo «Santa María», fuese a su vez la imagen del Coro la que ocupara el puesto de honor en el retablo del nuevo altar mayor. En realidad, cabe añadir que las demás imágenes marianas disponibles estaban ligadas a diferentes Cofradías ajenas a la Compañía de Caracas. Y ésta deseaba singularizarse con una imagen afecta a los clérigos, con lo cual se congraciaban con quienes en definitiva habían de resolver del que su Compañía patrocinase gallardamente y con honorables condiciones la reconstrucción que comentamos.
  • Las relaciones mantenidas entre la mentada Compañía de Caracas con la Virgen del Coro son muy manifiestas, hasta el extremo de que la misa que cada sábado se decía con esplendor ante su imagen era designada por la de «Caracas» ya que de esta forma lo canta una coplilla del s. XVIII. La Compañía de Caracas tenía asignado a esta Virgen un canon por cada fragata propia que de Venezuela llega a los puertos de San Sebastián, Pasajes o Cádiz. Aparte tenía una asignación fija de mil pesos anuales.
  • Don Manuel de Lecuona compuso en vasco los primeros Gozos oficiales aparecidos acerca de la Virgen del Coro. Los tradujo al castellano D. Juan José Pérez Ormazábal. La música es de D. Juan Urteaga.
  • Hasta el año 2003 la Corporación municipal acudía a la misa solemne con su comitiva de gala y arropada por la Banda Municipal de Txistularis.

Fuente de información: aunamendi.eusko-ikaskuntza

Nuestra Señora del Coro

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido