Hermandad Virgen del Prado (Ciudad Real)

Santa María del Prado

Santa María del Prado Coronada

Ilustre Hermandad y Corte de Honor de Nuestra Señora del Prado | Patrona de Ciudad Real

Ciudad Real
Santa María del Prado

Foto: Diócesis de Ciudad Real

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFundación:   Los orígenes de las Hermadades antecesoras a la actual son anteriores al año 1600.

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngImagen:  Desaparecida la antigua Imagen de la Virgen del Prado, en 1936 junto al rico ajuar que poseía, la actual talla es una obra de 1950 de los escultores valencianos José María Rausell Montañana y Francisco Lloréns Ferrer, es de talla completa con ricos adornos dorados y cincelados a mano en los moldes tanto de la túnica como en el manto.
Así quedo configurada la imagen visual de la Patrona de Ciudad Real, que permite que la silueta de una ráfaga, identifique de inmediato la figura de la Reina de Ciudad Real y evoque el universo de piedad, de fe y de emociones que la rodea.
La primitiva talla completa del siglo XIV sentada en un trono dorado, con el niño sentado en la rodilla izquierda de la madre, ligeramente ladeado y con un globo en la mano. Desde su iconografía primitiva como Virgen Hodegetria, pasó a la configuración de Imagen de vestir, como Virgen Majestad, con el Niño entronizado en su pecho.
En 1574, la primitiva talla sufrió una drástica intervención por el escultor Francisco Carrillo quien la corto primero con un hacha y terminó devastándola con otras herramientas adaptándola para ser vestida. Así paso de Virgen conductora a Virgen Majestad, que, en hierática frontalidad y en eje vertical sostiene al niño con ambas manos delante de si, patentizando la centralidad del misterio de Jesucristo.

Obstenta el título de: Reina y Soberana de los Reyes de Castilla.- Celestial Protectora de los ejércitos cristianos contra los moros.- Triunfadora y Restauradora de las dos Castillas.

Foto: facebook de la Hermandad

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngSede:  Santa Iglesia Prioral Basílica Catedral de las Órdenes Militares de Nuestra Señora Santa María del Prado de Ciudad Real.

Iniciada en el siglo XV, es de estilo gótico, aunque posee elementos anteriores de estilo románico tardío pertenecientes al precedente de la catedral: la iglesia parroquial de época de Alfonso X el Sabio. Sobre esta se construyó la catedral, la cual se terminó a mediados del siglo XVI tras la construcción de las cubiertas de las bóvedas.
la Iglesia de Santa María, la cual fue mandada construir por el rey Alfonso X el Sabio en el año 1255, cuando concedió el título de villa al núcleo de Pozuelo Seco de Don Gil con la intención de potenciar las tierras de La Mancha como alternativa a la ya abandonada Alarcos, en el marco del proceso de Reconquista y Repoblación de la península Ibérica por parte de la Monarquía Castellana.
Posteriormente, ya en el año 1420, Villa Real pasó a disfrutar del título de «ciudad» (Ciudad Real), que fue concedido por el rey Juan II de Castilla en agradecimiento a los lugareños por su lucha a favor de la Monarquía Castellana contra el poder de las Órdenes Militares, en concreto la de Calatrava. Fue a partir de este hecho cuando se decidió dotar de una catedral a la villa, acorde con su nueva condición de «ciudad».
Por tanto, a principios del siglo XV, ya se había empezado la construcción de la catedral gótica, en concreto el ábside y la cuarta bóveda. En el año 1514 la tercera bóveda de terceletes ya estaba terminada y hacia 1580 la segunda y primera bóveda son un hecho. Las dos torres proyectadas se están construyendo en torno a 1550, pero solo una será terminada, de la otra solo se construirán los dos primeros cuerpos y se utilizará para albergar la Sacristía Vieja y la Capilla de los Treviño, ya en estilo renacentista. La cubierta de las bóvedas fue un trabajo de Antonio de Écija, que debido a una demora en las obras, se realizó ya a mediados del siglo XVI tras la licencia de construcción por parte del Cardenal Arteaga en 1553. En el siglo XVII se construyeron el Camarín de la Virgen del Prado y la Sacristía nueva, de estilo barroco.
En 1875, por Bula del papa Pío IX, la hasta ese momento iglesia parroquial de Santa María, pasó a ser la Santa Iglesia Basílica Prioral de Santa María del Prado de Ciudad Real y por tanto a tener el cargo de Obispado del Priorato de las Órdenes Militares.
La planta es basilical, de nave única y de grandes proporciones. Es la segunda catedral más ancha de España de estas características, tras la catedral de Gerona y las medidas concretas de la nave son: 34 metros de altura, 53 metros de longitud y 18 metros de anchura. Posee cuatro tramos con bóvedas de crucería estrellada con terceletes y un ábside poligonal cubierto con una bóveda ojival. El ábside contaba en cada uno de sus cinco muros, con una ventana ojival con vidireras, de las cuales ya solo quedan las dos laterales, pues las otras tres son arcos ciegos. El ábside, aparte del retablo, posee el Coro Capitular que fue tallado en 1960 por los hermanos Cruz Solís . Está situado donde en su momento estuvo la sillería churrigeriesca y el Sillón Prioral de Uclés, desaparecidos en 1936. La nave debió tener varias capillas laterales, de las que subsisten dos de construcción moderna en estilo neogótico que forman el crucero. A los pies de la iglesia se encuentra el Coro Alto de los Cantores. Está sostenido por tres arcos: el central, que comunica con la Puerta del Perdón, es de tipo carpanel y ojivales los dos laterales. La sillería es también parte del Coro Capitular, pero estas de un estilo gotizante. El Órgano, que también se encuentra en el Coro Alto, sustituyó al desaparecido en 1936 y es de fábrica española. Posee dos teclados de manos y uno de pedales y 2000 tubos sonoros. Fue inaugurado en 1946 con un concierto a cargo del maestro Jesús Guridi.
A mediados del siglo XVI se construyó la torre de la catedral, la cual se destruyó a causa del terremoto de Lisboa de 1755. Sin embargo, las fuentes se contradicen, pues algunas afirman que la construcción de la actual torre fue iniciada en el año 1625, es decir, antes del terremoto. Sea como fuere, la actual torre fue finalizada entre 1827 y 1835 y posee cuatro cuerpos prismáticos rematados por uno ochavado y mide 62 metro altura. Está rematada por una cúpula de escamas de colores y una linterna construida en 1901, que sustituyó al chapitel clásico de pizarra. Fue restaurada entre 1983 y 1986 por la Dirección General de Bellas Artes.

Foto: retalesdemitierra.blog

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngCoronación Canónica:  28 de Mayo de 1967.

La entrada de la carroza de la Virgen en el recinto de la Plaza Mayor de Ciudad Real fue a las once menos cuarto de la mañana, entre la emoción y los vítores de la muchedumbre. Las crónicas de la época recogen que a las 12 y cuarto del mediodía el Obispo Juan Hervás Benet y el Alcalde de la Ciudad Luis Martínez Gutiérrez, impusieron las Coronas a ntra. Sra. del Prado y al Niño Jesús. El momento fue de gran emoción, La Banda Municipal interpretó el Himno Nacional y se disparaban gran número de cohetes, agitándose los pañuelos desde el paseo y las calzadas, balcones y azoteas, que estaban materialmente atestados.
Seguidamente se organizó la procesión de regreso de la imagen, luciendo ya su rica corona, al templo, en la que formaron la Ilustre Hermandad, Cabildo y Clero, prelados oficiantes, Ayuntamiento en Corporación y bajo mazas con el pendón de la Ciudad.

Foto: web de la Hermandad

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngFestividad y Procesión:  15 de Agosto.

Procesiona el día de su fiesta principal y el 22 de Agosto en lo que se denomina «Procesión de la Octava».
El 31 de Julio se celebra en honor de Ntra. Sra. del Prado la fiesta denominada «La Pandorga».

Foto: Cifuentes

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngEl Paso:  El primitivo paso fue destruido en 1939 y sustituido por uno de escaso valor artístico construido en Barcelona.
En 1954 se estrena el actual elaborado en la prestigiosa «Casa Meneses» de estilo renacentista. El palio es todo de orfebrería llevando en el frontal una cartela con el escudo de Ciudad Real y en la trasera otra cartela con las Órdenes Militares Españolas, siendo sujetado por ocho varales en bronce sobredorado con remates de plata y fue lo único que se salvo del antiguo paso de la Virgen del Prado. La mesa del paso está cubierta toda con planchas de plata de Meneses con relieves y sobre ella se encuentra la peana de la Virgen rodeada de una balaustrada y sobre esta cuatro esculturas de los evangelistas en metal dorado. También hay cuatro candelabros de siete luces con ángeles en los pies en metal dorado.
El respiradero del paso se prolonga hasta abajo, lo que hace también la función de faldón en orfebrería plateada. Este presenta una serie de paños de plata que albergan unos medallones con relieves sobrepuestos dorados cincelados con símbolos alusivos a la Virgen María, y en las esquina del paso una cabeza de ángel y en la parte trasera del mismo una gran barra con dragones para empujar el paso.
El techo y las bambalinas del paso fueron bordados en oro por las religiosas Adoratrices de Ciudad Real, llevando como gloria en el techo del palio el anagrama mariano del Ave María. Este techo y bambalinas fueron sustituidos por las actuales que están bordadas en oro de recorte por el ecijano Joaquín Ojeda Osuna, ofrenda de los señores Henríquez de Luna-Medrano en 1988 con motivo del IX Centenario de la aparición de la Virgen.

Foto: web de la Hermandad

 

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngAcompañamiento Musical:  Banda de Música de la Agrupación Musical de Ciudad Real y Agrupación Musical Santa Cecilia de Calzada de Calatrava.

Foto: ciudad_real.es

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngReseña Histórica:

  • En el año 1013, Mosen Ramón Floraz, caballero aragonés, gran servidor y privado del rey don Sancho el Mayor, de Navarra, al llegar a las cercanías de Velilla de Jiloca, lugar de Aragón, el caballo en donde venía, se le hundió una pata junto a una fuente en donde había llegado a beber. Queriendo Mosen Ramón ayudar a su brioso corcel, vió cómo el caballo con sus patas había dejado a descubierto un gran hueco. Extrañado el caballero, quitando con su daga las piedras de alrededor descubrió una gran cueva como edificio antiguo. Atraído por la curiosidad penetró en el subterráneo encontrándose, en un nicho en la pared, una preciosa imagen de la Virgen María, sentada a forma de matrona romana, con un Niño sobra las rodillas y con un pergamino escrito en latín antiquísimo en donde se decía qué imagen era aquella y en qué tiempo se había puesto en aquel lugar. Se trataba de la imagen de la Virgen de los Torneos que había sido soterrada, tres siglos antes, por devotos cristianos, para librarla de la invasión agarena.
  • Cuando Alfonso VI ocupa el trono de Castilla, realiza, de triunfo en triunfo, varias empresas guerreras contra los infieles, llevando consigo la venerada imagen, llamada entonces la Virgen de las Batallas. Así sucedió con la nobilísima ciudad de Toledo, empresa de las más gloriosas y célebres de aquella época.El rey don Alfonso VI, para vengar un ultraje de su suegro, rey de Sevilla, organiza una expedición guerrera contra la morisma y marcha con su ejército hacia Andalucía. Al llegar a Zalanca, provincia de Badajoz, el ejército cristiano es sorprendido por los almohades, sufriendo espantosa derrota las huestes de don Alfonso. Inmediatamente ordena a su capellán Marcelo Colino vaya a la ciudad imperial, recoja la venerada imagen y la traslade al campamento cristiano. A mediodía del día 25 de mayo, año 1088, festividad de San Urbano, llega la comitiva real a un pequeño caserío, llamado Pozuelo Seco, término de Alarcos, situado en el camino que une la ciudad del Tajo con Andalucía. Viendo la gente del cortijo la calidad de los viajeros, el cuidado que todos ponían en la caja que conducían, la cual por su riqueza exterior publicaba el tesoro que guardaba, preguntaron los labriegos y el capellán mostró la imagen que transportaba. El fervor de estos humildes labriegos, primeros pobladores de Ciudad Real. conmueve a los de la comitiva real.
  • En 1244,la Imagen de Ntra. Sra. del Prado, recibe el regio homenaje del rey Fermando III el Santo, su esposa, la reina doña Juana y doña Berenguela, madre de monarca.
  • Anterior al año 1600 ya estaba fundada la primitiva Hermandad «Cofradía de la Cera o de las Hachas». Tambien existe documentación sobre la existencia de la Archicofradía de Nuestra Señora del Prado y de San Bernardo.
  • El día 9 de diciembre de 1866, vinieron a Ciudad Real y visitaron el Templo de Santa María del Prado, la Reina Isabel II, su augusto esposo y sus egregios hijos, el Smo. Príncipe de Asturias, que luego fue, don Alfonso XII, y S. A. R. la Infanta doña Isabel. Les acompañaba, entre otras altas personalidades, el Padre Claret. La Real familia y comitiva subieron al Camarín de la Virgen donde estuvieron largo tiempo orando.
  • En el año 1931, en tiempos de la II Repúbica, muchas iglesias fueron saqueadas y quemadas, no se salvó Ciudad Real de estos hechos y en Noviembre de 1936 ya en plena Guerra Civil, cuentan los que lo vieron: «Tiraron a la Virgen del Prado al suelo y quedó enganchada en los candeleros, que volvieron a empujarla y calló al suelo desecha en pedazos, menos el Niño que quedó intacto, indignados lo destrozaron y quemaron todos los restos en el garaje de Solís». Ciudad Real no tuvo nueva Imagen hasta el primer día de Junio de 1940, tallada por el escultor catalán Vicente Navarro y policromada por Carlos Vázquez Ubeda, pero en 1949 la carcoma empezó a invadir la Imagen por lo que hasta el 5 de Abril de año 1950 no se realizó la nueva talla por los escultores valencianos José María Rausell Montañana y Francisco Lloréns Ferrer, que es la que actualmente se venera.
  • El 30 de Marzo de 1967, el Papa Pablo VI, firma la Bula mandando Coronar la Imagen de la Virgen del Prado. La Coronación se produce el 28 de Mayo de 1967. El Papa Pablo VI, manda Coronar en su nombre la Imagen de la Virgen del Prado, al Obispo-Prior, D. Juan Hervás y Benet. Ciudad Real vivió el domingo una jornada realmente grandiosa, con motivo de la coronación canónica de su Excelsa Patrona, Nuestra Señora del Prado. Unas veinticinco mil personas presenciaron la emotiva ceremonia, llenando por completo la Plaza del Generalísimo y buena parte de las calles de Carlos Vázquez, María Cristina y Mercado Viejo. El tiempo nublado y con ligero airecillo, contribuyó a hacer más tolerable la larga permanencia a cielo descubierto. Bandas de música recorrieron las calles de la capital, desde primeras horas de la mañana, dando a la jornada un carácter de día de autentica fiesta.

Fuente de información: Hermandad Virgen del Prado de Ciudad Real

https://i1.wp.com/tabernacofrade.net/imagen/led.pngDentro de su patrimonio musical, destaca el «Himno de la Virgen del Prado»,  compuesto   en 1924.  Fue encargado por el Beato Narciso de Estenaga y Echevarría, siendo la letra de María Cristina de Arteaga y música de Julio María Vicente Valdés Goicoechea.

El Himno se estrenó la tarde del 15 de Agosto de 1924 en la Plaza Mayor de Ciudad Real. Fecha histórica para la Hermandad de la Virgen del Prado, porque fue en este año cuando el paso de la Virgen dejaría su itinerario procesional de siglos alrededor del Prado, para procesionar por las calles del centro de Ciudad Real. Cuando su paso se detuviera en la Plaza Mayor delante del Ayuntamiento, desde cuyo balcón el prelado, D. Narciso de Estenaga, pronunciaría una emocionante alocución, leyendo la consagración a la Santísima Virgen del Prado. Una vez terminada la consagración, la capilla de la Santa Iglesia Prioral, estrenó y cantó por primera vez el himno de de la Patrona de Ciudad Real.

Santa María del Prado

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido