Sin Misericordia.. Segovia

Sin Misericordia

Sin Misericordia

Sin Misericordia..

El 8 de Diciembre de 2015, comenzó el jubileo de la Misericordia, anunciado por el Papa Francisco, y llamado popularmente en toda la orbe Cristiana “Año de la Misericordia”.

Absolutamente en todas las ciudades españolas, los cofrades, están organizando unas series de procesiones extraordinarias para celebrar y conmemorar tal acontecimiento. Por citar algunos ejemplos, pues sería larguísimo enumerar todas, el pasado 11 de junio en Valladolid procesionó de forma extraordinaria su Patrona, La Virgen de San Lorenzo, con motivo del año de la Misericordia, en Oviedo el 4 de Junio lo hizo la Cofradía de los estudiantes, en León será la Hermandad de la Redención, en Zamora el 28 de Mayo fue la Virgen de la Concha, en Salamanca el Cristo de la Victoria el 16 de abril, en Madrid la Virgen de la Anunciación, en Sevilla procesionará al Gran Poder en noviembre; Huelva celebra una Magna con 15 Pasos en sus calles en septiembre, en Granada, Córdoba, Toledo, Daimiel…. y para que seguir y aburrir al personal.

¿Todos los lugares? ¡NO!. Existe una aldea castellana con un acueducto romano, en que va a ser que no. Desde la Cofradía de San Millán, se aprobó en su Asamblea General Ordinaria iniciar los trámites para que el Cristo en Su última Palabra, hiciese procesión extraordinaria para el mes de octubre y presidiera en la Catedral segoviana un solemne acto donde participaría la Junta de Cofradías en pleno y que incluso se invitaría a participar a cuantas Cofradías de la provincia tuvieran a bien asistir. ¡Ilusos!.

La idea fue expuesta al Sr. Obispo en una reunión donde participaron tanto la Junta de Cofradías como los Hermanos Mayores de cada una de las diez Cofradías segovianas, nuestro Obispo acogió bien la iniciativa, pareciendole muy buena idea en ese momento. ¡Pero claro! ¡Viene la segunda parte!. Llegada la hora de la verdad y aconsejado por sus asesores (del clero, hemos de suponer), nos encontramos con negación al canto, argumentando algo tan rocambolesco que omito por pudor, y que se resume en la ley del mínimo esfuerzo por parte del Obispado, y para tranquilidad de todos, aclaro que los gastos que conllevaría esta iniciativa, iban a ser sufragados por los propios cofrades.

En esta actitud de ahora si, ahora no, hay algo que no entiendo. Vivimos unos tiempos en los que la Iglesia recibe cada vez mas ataques desde todos los frentes, sin ir mas lejos, opciones políticas que ahí están y que no son nada favorables a la Iglesia ni a los valores que representa, sino mas bien todo lo contrario, y lo que no entiendo, digo, es qué interés puede tener alguien desde la propia Iglesia, en que un grupo de personas que todavía nos consideramos Iglesia y permanecemos fieles a ella, aunque seamos un poco “folcloristas”, y obsérvese que lo pongo este término entre comillas, pues solamente los necios usan la palabra folclore en tono despectivo (el folclore no es mas que la expresión popular de un pueblo, de su cultura y tradiciones), pues bien, qué interés tienen algunos estamentos en saturarnos con sus negativas, en desilusionarnos con sus cortapisas, o lo que es peor, en llegar a aburrirnos para que marchemos solos, dejando atrás, no solo el “folclore”, sino lo que es peor, a la propia Iglesia, porque la fé esta por encima del mundanal ruido, no se abandona, se tiene o no se tiene.

El Santo Padre nos dice “Estoy convencido de que toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo la alegría de redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos somos llamados a dar consuelo a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo. Lo confiamos a partir de ahora a la Madre de la Misericordia para que dirija a nosotros su mirada y vele en nuestro camino”, es esta la razón del Jubileo de la Misericordia, y si una procesión de el Cristo en Su última Palabra no es digna de celebrar y divulgar las palabras de nuestro Papa, solo me queda que pensar que sigan, que sigan así… luego se rasgaran las vestiduras al ver la paupérrima cosecha que disfrutaran gracias a su nula coherencia.

Antonio Cañas Verdugo

Vicepresidente de la junta de Cofradías de Segovia

Sin Misericordia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido esta protegido