Teresa de Jesús, Maestra de Oración

Teresa de Jesús

Teresa de Jesús, Maestra de Oración

LA EXPOSICIÓN

steresa01La nueva exposición de Las Edades del Hombre rendirá homenaje a la mística universal Santa Teresa de Jesús, con motivo de la celebración, en 2015, del V centenario de su nacimiento. Bajo el título de «Teresa de Jesús: maestra de oración» y con Ávila y Alba de Tormes como sedes, pretende recoger la dimensión espiritual, doctrinal y literaria de Santa Teresa. Su vida y obra se mostrarán en la exposición.

En primer lugar, se realizará una introducción audiovisual sobre sus orígenes, para continuar con la reforma del Carmelo, seguirá con la visión de Santa Teresa como maestra de oración y «Estarse a solas», una ambientación de varios espacios y estilos de oración. En el último bloque se expondrán sus obras, sus herederos de espíritu y la evolución de su iconografía.

Desde comprender a Teresa en el contexto cultural de su época hasta su entrada en la Orden del Carmelo, pasando por su experiencia como mujer de oración o como una de las escritoras más audaces, llegamos a sumergirnos en su apasionante mundo de la oración, clave de toda su vida. Así se comprende su inquietud y expansión fundadora, su amor a la humanidad y a la Iglesia. Su atractiva e impresionante biografía hará de Teresa la Santa del Barroco, llenando los espacios de éxtasis y libros, de visiones y caminos. Asomarse a «Las Edades» es dejarse llevar por los aires más sublimes de la creatividad humana, por las genialidades del mejor arte, todo ello de la mano de Teresa de Jesús.

La exposición está dividida en cinco capítulos: Capítulo I, Os conduje a la tierra del Carmelo; Capítulo II, En la España de la contrarreforma; Capítulo III, Las pobres descalzas de Teresa; Capítulo IV, Maestra de Oración y Capítulo V, Hija de la Iglesia.

LOS CAPÍTULOS 

I – OS CONDUJE A LA TIERRA DEL CARMELO

Teresa de Cepeda y Ahumada nace el día 28 de Marzo de 1515 en la ciudad de Ávila. Después de vivir una infancia y adolescencia rodeada del amor de su familia, Teresa decide entrar en la Orden del Carmelo. El descubrimiento de su vocación, de la llamada que el Señor despierta en su corazón, tiene lugar en el monasterio de Santa María de Gracia de Ávila. Allí la lleva el padre durante su adolescencia y allí comenzará a descubrir, como el joven Samuel, que el Señor la llama para sí.

«Los primeros ocho días sentí mucho, y mas la sospecha que tuve se había entendido la vanidad mia, que de no estar allí. Porque yo andaba cansada y no dejaba de tener gran temor de Dios cuando le ofendía, y procuraba confesarme con brevedad. Traía un desasosiego, que en ocho dias y aún creo menos estaba muy mas contenta en la casa de mi padre… holgávame de ver tan buenas monjas, que lo eran mucho las de aquella casa, y de gran honestidad y religión y recatamiento»    (Vida 2,8)

Virgen del Carmen, Protectora de la Orden del Carmelo. Óleo de Juan Carreño de Miranda. Hacia 1655. Iglesia de San Juan Bautista de Almeida de Sayago (Zamora)

Virgen del Carmen, Protectora de la Orden del Carmelo. Óleo de Juan Carreño de Miranda. Hacia 1655. Iglesia de San Juan Bautista de Almeida de Sayago (Zamora)

II – EN LA ESPAÑA DE LA CONTRAREFORMA

La figura de Santa Teresa no puede entenderse al margen de la época que la tocó vivir.
La defensa de la Fe Católica universal requerirá la ayuda de la corona española, mediante la creación de la Santa Liga, reinando Felipe II, para frenar la conquista del impero turco en el Mediterráneo, en la histórica batalla de Lepanto.
Es un momento de esplendor en todos los campos del saber. Pero en el mismo seno de la Iglesia se produce una ruptura sin solución: la reforma protestante propiciada por Lutero.
De entre todos los aspectos de la reforma protestante, como son el rechazo a las Imágenes, a la invocación de los Santos, a la Virgen, el apartado que mas conmocionó a Teresa es el trato que se concedió a la Eucaristía:

«Criador mío, ¿cómo pueden sufrir unas entrañas tan amorosas como las vuestras que lo que se hizo con tan ardiente amor de vuestro Hijo y por mas contentaros a Vos, que mandaste nos amase, sea tenido en tan poco como hoy día tienen esos herejes el Santísimo Sacramento, que le quitan sus posadas y le deshacen las iglesias»   (Camino de perfección 3,8)

En España el concilio de Trento tendrá un eco notable de la mano de figuras como San Juan Ribera. Es el momento de San Ignacio y San Francisco Javier, de San Francisco de Borja, San Juan de Dios, de San Juan de Ávila y de San Juan de la Cruz y Santa Teresa.

Cristo de Lepanto. Anónimo italiano. Mediados del siglo XVI. Marfíl, ébano y plata. Monasterio de Santa Clara de Medina de pomar (Burgos)

Rey Gaspar. Felipe Bigarny (1520 – 1522). Madera de Nogal, dorada y estofada. Capilla Real de la Catedral de Granada

III – LAS POBRES DESCALZAS DE TERESA

Todo lo experimentado por Santa Teresa durante sus años en la Encarnación, las noticias sobre la división de la Iglesia, así como su propio itinerario espiritual con Cristo como su libro vivo, llevarán a esta mujer a emprender una de las tareas mas difíciles para su tiempo, la de ser fundadora.
Una especie de cenáculo formado por Doña Guiomar, Juana Juárez, María de Ocampo, las Tapia, las Cepeda etc. Teresa escribe:

«Pensaba que podía hacer por Dios, y pensé que lo primero era seguir el llamamiento que Su Majestad me había hecho a la religión, guardando en mi Regla con la mayor perfección que pudiere»   (Vida 32, 9)

Ella misma escogería a San Juan de la Cruz como compañero en la reforma de los frailes.

San Pedro de Alcántara confesando a Santa Teresa. Taller Napolitano, siglo XVII. Madera policromada. Santuario del Santo Cristo Ecce Homo de Bembibre (León)

San Pedro de Alcántara confesando a Santa Teresa. Taller Napolitano, siglo XVII. Madera policromada. Santuario del Santo Cristo Ecce Homo de Bembibre (León)

IV – MAESTRA DE ORACIÓN

Santa Teresa de Jesús tiene una palabra de autoridad en la Iglesia para enseñar sobre la oración. No fue fácil, pero ella inició un camino que hoy es senda de perfección para quien quiera encontrarse con Cristo. ¿Qué es lo que define la oración de Teresa?.
Muchas son las influencias y los maestros que le influyeron en su vida de oración, pero solo ella supo darle forma para llegar a esa definición magistral sobre la oración:  «Tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama»   (Vida 8, 5)

Cristo atado a la columna (Detalle). Gregorio Fernández, 1625. Madera tallada y policromada. Monasterio de San José de Calahorra (Logroño)

Cristo atado a la columna (Detalle). Gregorio Fernández, 1625. Madera tallada y policromada. Monasterio de San José de Calahorra (Logroño)

Mi padre Glorioso San José

La experiencia josefina en Teresa es fundamental en la recuperación de la devoción al Santo Patriarca en la edad moderna. La vida de Teresa está marcada por el descubrimiento de la devoción a San José:

«Tomé por abogado y señor al glorioso San Jose´, y encomendéme mucho a él. Vi claro que así de esta necesidad, como de otras mayores de honra y pérdida de alma, este padre y señor mío me sacó con más bien que yo le sabía pedir.
Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo. Y quiere el Señor darnos a entender que así como le fue sujeto en la tierra, así en el Cielo hace cuanto le pide»

San José coronado por Cristo. Francisco de Zurbarán, 1640. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Sevilla.

San José coronado por Cristo. Francisco de Zurbarán, 1640. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Sevilla.

V – HIJA DE LA IGLESIA

Por su fidelidad continua el Señor y a la Iglesia, Teresa pudo exclamar en su lecho de muerte: «Al fin muero hija de la Iglesia»

La Transverberación

Así llegamos a la plenitud de la experiencia orante de Santa Teresa, en el momento de la Transverberación, que tiene lugar en el Monasterio de la Encarnación de Ávila, en 1560. Ella misma nos lo cuenta: «Veía un Ángel cabe mí hacia el lado izquierdo en forma corporal, lo que no suelo ver sino por maravilla. No era grande sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido que parecía de los Ángeles muy subidos que parecen todos se abrasan. Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas; al sacarle me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios»

Transverberación de Santa Teresa. Lucas Jordán, 1664. Óleo sobre lienzo.Convento de la Encarnación de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca)

Transverberación de Santa Teresa. Lucas Jordán, 1664. Óleo sobre lienzo.Convento de la Encarnación de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca)

Glorificación de Teresa: Madre de los Espirituales

Tras su muerte en Alba de Tormes la noche del 4 de Octubre de 1582, pronto se iniciaron los procesos en buena parte de las diócesis españolas. Fue el obispo de Salamanca, don Jerónimo Manrique, el que inició el proceso el 15 de Octubre de 1591.
La Beatificación tuvo lugar el 24 de Abril de 1614 por el Papa Paulo V.
En 1617, toda una Nación postrada a sus pies la declara Patrona de España, después del Apóstol Santiago, en las Cortes celebradas el 30 de Noviembre.
El 12 de Marzo de 1622, Gregorio XV celebra la Canonización mas Española que se recordará en su época: San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, San Felipe Neri y Santa Teresa.

Canonización de Santa Teresa en Roma. Anónimo 1622. Óleo sobre lienzo. Museo Carmelitano de Alba de Tormes

Canonización de Santa Teresa en Roma. Anónimo 1622. Óleo sobre lienzo. Museo Carmelitano de Alba de Tormes

La necesidad de la imagen

Después del retrato que fray Juan de la Miseria le pintó en 1576 en el Convento de San José de Sevilla, o la descripción de María de San José, pronto se difundieron los primeros grabados con las imágenes de la Madre Fundadora.
Para su beatificación, en el año 1614, nacieron las primeras imágenes talladas. Pronto la iconografía escogió los dos mejores asuntos de su rica biografía: escritora y extática. Casi todos los grandes maestros del barroco hispano nos dejaron una visión hermosa de Teresa, la Santa del barroco por antonomasia.

Santa Teresa de Jesús. Gregorio Fernández, 1615. Madera policormada. Santuario de Ntra. Sra. del Carmen de Valladolid

Santa Teresa de Jesús. Gregorio Fernández, 1615. Madera policromada. Santuario de Ntra. Sra. del Carmen de Valladolid

 

EL REPERTORIO

I- OS CONDUJE A LA TIERRA DEL CARMELO

La ciudad de Ávila ve nacer a Santa Teresa y en su convento de la Encarnación da sus primeros pasos conventuales. El disco comienza con dos obras próximas en el espacio de su localidad natal y de su Provincia.

01.- «Reina de Ávila». Compuesta por Héctor Tavera Fresno en el año 2013 para la Virgen de la Esperanza de Ávila. Contiene un Salve para poder ser cantada. Su sede es la Iglesia de San Juan Bautista de Ávila, que es precisamente una de las sedes de esta exposición de las Edades del Hombre.
02.- «La Virgen del Encuentro». Compuesta en 2012 por José Iganacio Cotobal, para la Cofradía del Encuentro de Piedrahíta (Ávila). En sus compases lleva la melodía del cántico del Via Crucis, muy típico de la mañana del Viernes Santo, al menos por la zona de Castilla.

II – EN LA ESPAÑA DE LA CONTRAREFORMA

La época del Concilio de Trento tiene un eco notable de la mano de  Santa Teresa y San Francisco Borja.

03.- «Santa Teresa». Compuesta por «Naya». Poco o casi nada conocemos de esta composición. Ni el año de su creación, ni su autor pues lo de «Naya» es un seudónimo de algún autor anónimo o no identificado a dia de hoy. La recuperó históricamente la Banda del Carmen de Salteras en el año 2001 y no me consta de que sea interpretada en la actualidad en lugar alguno.
04.- «Sant Francesc». Compuesta por Borja Carbonell y Edgar López, para la Imagen de San Francisco de Puebla de Farnals (Valencia) en el año 2014.

III – LAS POBRES DESCALZAS DE TERESA

Santa Teresa comienza sus reformas y escoge a San Juan de la Cruz como compañero en la reforma de los frailes Carmelitas.

05.- «Santa Teresa de Jesús». Compuesta en 1924 por Germán Álvarez Beigbeder. Se trata de una marcha de Gloria con dedicatoria específica para la Santa.
06.- «Noche Oscura». De Gabriel Barbero de la Blanca en el año 1997. San Juan de la Cruz, muere en Úbeda y su cuerpo es trasladado a Segovia. Deja una profunda huella su paso por la localidad Jienense, hasta el punto de que en 1966, se crea una Cofradía Ubetense cuya magnífica Imagen, última obra de Palma Burgos para Úbeda, está inspirada en los dibujos de San Juan de la Cruz. Su título obedece a la poesía de San Juan de la Cruz «Noche oscura del alma».

IV – MAESTRA DE ORACIÓN

Teresa de Cepeda y Ahumada, tomó al Glorioso San José como abogado y se encomienda a El. Funda numerosos Conventos dedicados al Santo Patriarca.

07.- «Cantemos a Teresa«. Se trata del Himno Diocesano Salamantino del IV Centenario de la muerte de Santa Teresa. A la inspirada letra de Antonio Álamo Salazar, natural de Pozaldez (Valladolid) y con familia en Alba de Tormes, puso música mano a mano Constancio Palomo, que fue vicario general de la diócesis. Año 1981
08.-«Himno a San José». De Germán Álvarez Beigbeder, desconociéndose el año de composición. Originalmente era pieza para órgano y coro. En el año 2007, Francisco Hernández Lora, lo instrumentó para banda de música, reestrenándose ese mismo año.
09.- «San José». Marcha de José González García del año 2010 para La Imagen del Patrón de San Fernando (Cádiz)

V – HIJA DE LA IGLESIA

Santa Teresa de Jesús muere en Alba de Tormes (Salamanca) el 4 de octubre de 1582. Al igual que el comienzo del disco que recoge música Procesional de su lugar de nacimiento, finaliza con marchas Procesionales de la localidad donde entrega su vida a Dios.

10.- «Santa Teresa de Alba de Tormes». Compuesta en el año 2009 por Pablo Antonio García Sánchez. La dedicó a la Procesión de la Transverberación de la Santa que se celebra anualmente el 27 de Agosto en esta localidad Salmantina.
11.- «Cristo de San Jerónimo». Se estrena en 2013 y es obra de Jaime Jiménez. Está dedicada al Cristo de la Salud de la Iglesia de San Pedro de Alba de Tormes. Su abuelo, Antonio Macotera, fué presidente de la Cofradía durante muchos años. De él heredó su devoción por el Cristo».
La portada de la partitura es una fotografía que su abuelo guardaba en su armario y donde se leía Cristo de San Jerónimo, año 1941.


EL DISCO

teresa_portada

teresa_trasera

DESCARGA DEL DISCO GRATUITA

bajar

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies