Vuelta a las andas

La vuelta a las andas en la Semana Santa de Segovia *

(*) Artículo de Daniel Cuesta Gómez en colaboración con tabernacofrade. Publicado en el Adelantado de Segovia en 2012.

La Semana Santa de 2012 será sin duda recordada en Segovia por el hecho de que en ella se seguirán dando pasos adelante para abandonar las frías ruedas sobre las que desfilan la mayoría de las imágenes de nuestras cofradías.

Muchos piensan que esto es algo nuevo y rompedor en Segovia. Sin embargo el hecho de llevar los pasos en carrozas con ruedas no es algo ni tan antiguo ni tan típico de nuestra Semana Santa. No hay más que echar una mirada a la historia para ver que las grandes cuestas de nuestra ciudad no eran inconveniente para portar las imágenes a hombros.

En 1628 aparece documentada por primera vez la salida procesional del Cristo de los Gascones, aludiendo al hecho de que los cofrades habían hecho “unas andas nuevas para llevar al Santo Cristo en procesión en Viernes Santo y las dieron al Santo Cristo para que en ellas estuviese con más decencia”. De este testimonio podemos sacar dos datos interesantes para el tema que nos ocupa: en primer lugar, que el Cristo de los Gascones subía a la Catedral a hombros de sus cofrades y por otro lado que ésta era la forma habitual de sacar en procesión la imagen en años anteriores a la fecha.

 

urna_gascones

Cristo de los Gascones

Otros documentos antiguos (como los de la desaparecida Esclavitud de Nuestra Señora de la Soledad) aunque no aluden directamente al tema de las andas, nos hacen pensar que éste era el modo habitual de portar los pasos durante la Semana Santa. La razón es bien sencilla, y es que en ellos se habla de la salida de las imágenes de iglesias cuyas puertas están precedidas de escalinatas por las que difícilmente podía transitar una carroza con ruedas. Esperemos que pronto podamos disponer de todos estos datos históricos en una publicación seria sobre la Semana Santa de Segovia.

Más cercanas en el tiempo son las crónicas que El Adelantado publicó con motivo de la primera Procesión de los Pasos en el año 1907. En ellas se pone atención en las nuevas andas, indicando que “éstas constituyen una novedad en Segovia, a pesar de haberse construido por obreros segovianos. Son muy artísticas, con pedestal imitando jaspe rosa, sobre basamento muy bonito, achaflanado de color rojo y adornos de oro, ocho grandes tulipas y colgaduras de terciopelo carmesí, con franja de oro para ocultar los hombres que las conducen, colocados en el interior, pues estas andas no tienen palos o brazos”. De este escrito también podemos sacar el dato de que las andas eran el modo habitual de las procesiones segovianas, y además, que éstas hasta la fecha eran andas con varales exteriores.

Puede parecer extraño, pero lo cierto es que el paso de los “hombros” a las “ruedas” se lo debemos principalmente a la película norteamericana Orgullo y pasión, estrenada en el año 1957. La producción se ambienta en la Guerra de la Independencia, y una de las escenas rodadas en Segovia representa el momento en que los pasos llegan al Acueducto. Para llevar a cabo dicha escena se construyeron imágenes de cartonpiedra (algunas de las cuales se conservan en la Catedral o en San Miguel) y cinco carrozas con ruedas que tras el rodaje se quedaron en el Obispado. No es difícil imaginar que las cofradías vieron en ellas tanto un alivio para los hombros de sus hermanos, como un avance o un signo de modernidad, por lo que tomaron la fatal decisión de abandonar las andas para utilizar las frías ruedas.

 

orgullo_y_pasion

Rodaje de “Orgullo y Pasión” en el Acueducto

Con el resurgir de la Semana Santa tras la crisis de los años 70, no se planteó la posibilidad de la vuelta a las andas, pues siempre se juzgó complicado el reunir el número de personas necesarias para ello. Sin embargo, casi de manera espontánea fueron fundándose las bandas de cornetas de tambores de las cofradías, quizá formadas por aquellas personas que en otras ciudades se hubieran ofrecido para llevar los pasos sobre sus hombros.

En los noventa, algunas cofradías hicieron tímidos intentos de llevar pequeñas imágenes a hombros en los Vía Crucis, el caso más reseñable es el de la Procesión de los Cinco Misterios de la Cofradía del Recogimiento. Pero sin duda, el paso al frente lo dio la Feligresía de San Andrés cuando con un enorme esfuerzo material y personal, en la Semana Santa de 2007 sacó a la calle al Cristo de la Paciencia a hombros de dieciséis feligreses. No hace falta decir que a partir de ese año, un Vía Crucis que era considerado un acto menor de la Semana Santa segoviana, pasó a ser una de sus procesiones más bellas y características.

 

cristo_pacienciaCristo de la Paciencia de la Feligresía de San Andrés

Pero quizá lo más bonito del hecho es el contagio que se ha producido entre las demás cofradías y que esperemos que siga adelante en los próximos años. Así, en este año serán tres pasos más los que abandonarán las ruedas en sus salidas procesionales: el Cristo de la Esperanza de la Cofradía del Recogimiento, el Cristo del Mercado, de la Esclavitud del Cristo de la Cruz y la Virgen de la Hermandad Rociera.

 

cristo_esperanzaCristo de la Esperanza

cristo_mercado

Cristo del Mercado

virgen_rocio

Virgen del Rocío

Ojalá que estemos sólo ante el principio de una nueva época en nuestra Semana Santa, la de la vuelta a las andas. Y sobre todo, ojalá que por el camino no perdamos de vista ni nuestra rica tradición, ni nuestros orígenes dentro de la solemne, seria y austera Semana Santa Castellana.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies